Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleados de Jesuman aseguran que Cerca era solo un comprador más

El responsable de compras de Comercial Jesuman visitaba semanalmente los supermercados grancanarios "para supervisar la situación de los productos"

Empleados de Jesuman aseguran que Cerca era solo un comprador más

El responsable de compras de Comercial Jesuman, Elías Mendoza Rodríguez, y su subordinado, Miguel González Gómez, declararon ayer en la sección segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas como testigos llamados por la acusación en el caso Jesuman. Ambos empleados de la empresa de distribución de productos de gran consumo negaron que hubiera ningún tipo de relación o trato especial entre los supermercados Cerca y el Grupo Jesuman, más allá de la de comprador y proveedor.

Elías Mendoza, que forma parte de la compañía desde 1988, afirmó durante su declaración que se está enterando de lo que sucedía en la empresa por lo que está leyendo en la prensa y explicó que, en su momento, le comentaron la existencia de un proyecto para abrir establecimientos en Gran Canaria que se llamarían Cerca, liderado por Iván Hernández Perera, pero que desconocía los asuntos relacionados con el accionariado.

Aún siendo empleado de la empresa distribuidora, Mendoza aseguró que viajaba semanalmente a Gran Canaria entre 2004 y 2005 -no recuerda las fechas con exactitud- para visitar los supermercados Cerca y supervisar "en qué situación estaban los productos y aconsejar sobre su colocación", entre otras recomendaciones. Este trabajo lo realizó, según explicó al tribunal, a petición de José Manuel Hernández -otro de los acusados y padre de Iván-, que "era el más preocupado porque el negocio de su hijo fuera bien", por lo que la información de su visita se la reportaba a él. Además, afirmó que antes de regresar a Tenerife le entregaban un sobre cerrado que "quizás contenía los albaranes confirmados" para que lo entregara en las oficinas de Jesuman.

Limite de crédito

Una vez comenzaron los problemas de pagos a los proveedores de supermercados Cerca, parte de los afectados visitaron las instalaciones de Jesuman en Tenerife para reclamar el cobro de los pagarés. Ante las preguntas de los letrados de la acusación sobre este asunto, Mendoza sostuvo que "algunas personas me comentaron que tenían dificultades en los cobros con Cerca, pero José Manuel Hernández me dijo que no teníamos que hacernos cargo de esos problemas" y, seguidamente, se limitó les el crédito a 300 mil euros. "Yo no controlaba la facturación de la empresa, solo que el crédito a Cerca no superara ese importe", añadió.

Entre los denunciantes se encuentra Juan Pablo Castillo Bailador, a quien Iván Hernández Perera no le reconoce la deuda de 3,67 millones en cuatro pagarés. Hernández Perera expuso que solía tener pagarés en blanco firmados para pequeños pagos cuando estaba ausente y que, quizás, Juan Pablo Castillo rellenó esos documentos con sumas que alcanzaban los 3,67 millones. En este sentido, Mendoza reconoció que Castillo le comentó que tenía problemas de cobro pero le dijo que "ese era un tema entre él e Iván". Aún así, Castillo le entregó un sobre con los pagarés pero responsable de compras de Comercial Jesuman afirma que no los recogió porque "no era nuestra responsabilidad". Del mismo modo, Mendoza aseguró que "la forma en la que se gestionaban los supermercados Cerca no tenía nada que ver con la de Jesuman" y señaló a Iván Hernández como el responsable de marcar los precios y la política de Cerca.

Por su parte, Miguel González Gómez, quien comenzó a trabajar para Jesuman en 2000 dando de alta a los artículos en el sistema informático bajo la tutela de Elías Mendoza, explicó al tribunal que Cerca hacía pedidos por vía telemática, como los demás establecimientos que no forman parte del grupo empresarial. Además, apuntó que el responsable de esa cadena era Iván Hernández, quien iba "esporádicamente" por las oficinas de Jesuman, por temas personales.

Otro de los testigos solicitados por la acusación fue Agustín Sánchez Talavera, de la distribuidora cárnica Antonio Sánchez Romero, quien aseguró ante el tribunal que Iván y José Manuel Hernández le ofrecieron una quita del 50% de la deuda a amortizar en cinco años, si empezaban a vender su materia prima en Tenerife, pero la empresa se negó porque "no tenía capacidad técnica". Además, el testigo afirmó que hasta 2008 quien pagaba era el grupo Jesuman a través de transferencia y que después llegaron los pagarés. "Nosotros le vendíamos a Iván Hernández, que era de la familia de Jesuman, esto nos ofrecía una garantía y no podíamos dudar de su capacidad económica", sostuvo Sánchez Talavera.

Por último, David García Zamora, asesor fiscal de S&S Consultores, declaró que en agosto de 2011 José Manuel Hernández solicitó los servicios de su empresa para un procedimiento de inspección tributaria, pero no le facilitó la documentación suficiente para poder afrontarla. Entre los documentos que sí le facilitó Hernández, Zamora aseguró que "podía ser un contrato de venta de participaciones", pero no lo recordaba con total seguridad.

Compartir el artículo

stats