Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo Feria Internacional de Madrid, Fitur 2019

La retracción de los mercados alemán y nórdico siembra la inquietud

El retorno de los competidores se deja notar principalmente entre germanos y escandinavos

La retracción de los mercados alemán y nórdico siembra la inquietud

Los empresarios turísticos canarios sabían que el retorno de los mercados competidores traía consigo una mayor dificultad para llenar sus hoteles y apartamentos. Ya al final del pasado año las estadísticas desvelaron la alta incidencia que este factor tenía en los mercados germano y nórdico. La Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) ha servido para confirmar la tendencia a la baja.

El sector alojativo había descontado de manera anticipada el fin de ciclo, pero la inquietud existe después de constatar que dos de los caladeros de turistas más importantes (en 2018 Alemania fue el segundo y los países nórdicos, el cuarto) tienden a retraerse con mayor velocidad de la esperada y nadie es capaz de atisbar el suelo de esa caída. La Feria de Turismo de Berlín (ITB) de marzo se convierte en una cita clave.

En palabras del presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricua, existe "una lógica preocupación", si bien exenta de "alarmismo". Opinión que constata su homólogo en la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Fuerteventura (Aehtf), Antonio Hormiga: "Lo de Alemania es un poco preocupante".

Existía la duda de si el mal arranque de estos mercado en la temporada invernal se debía a la prolongación del buen tiempo en el continente. Noviembre, último mes para el que hasta la fecha existen datos de la Encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur), despejó las dudas. La llegada de alemanes con respecto al mismo mes de 2017 cayó un 4,3%, la de nórdicos lo hizo un 8%.

"El precio", apunta la directora gerente de Promotur, María Méndez, es uno de los factores fundamentales que lleva a los germanos a decantarse por destinos que se habían contado entre sus predilectos, casos de Turquía y Egipto. Además, Hormiga incide en "el interés" que tienen los grandes turoperadores por llenar los hoteles que mantienen en propiedad en esos dos países.

Para terminar de cerrar el círculo nocivo, alemanes, suecos, noruegos, finlandeses y daneses se cuentan entre los que antes se retraen ante el anuncio de una desaceleración de la economía. También se protegen de los efectos con los que el brexit puede regar a los países de la Unión Europea.

Ahora bien, esa puerta que se entorna abre la posibilidad a que otros mercados ocupen las plazas que van a quedar libres. "En 2017 querían venir más peninsulares de los que recibimos, pero no teníamos disponibilidad", explica Mañaricua. El propio presidente de la FEHT señala que los alemanes y los nórdicos compran sus vacaciones con más anticipación que los españoles y cuando estos se decantaban ya no había plazas o quedaban tan pocas que sus precios eran muy elevados.

Ahora no ocurrirá así. Habrá camas por ocupar y los precios se irán moderando a pesar de que hasta el momento los hoteleros de las Islas se mantienen en sus posiciones. María Méndez recuerda que las Islas aún están lejos de los "2,7 millones de turistas nacionales" que se llegaron a recibir. Existe un importante margen de mejora.

La duda estriba en si, como señala Mañaricua, el 75% de descuento, "justo y necesario", en los billetes no provocará que los residentes canarios copen los aviones, lo que trasladaría al transporte el problema que existió con el alojamiento.

Compartir el artículo

stats