Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caída de temperaturas acaba con las cosechas plataneras de récords

El sector platanero del Archipiélago registró 390.925 toneladas en 2018, un 7,21% menos que un año antes l Casi el 90% de la producción se vendió en la Península

Imagen de archivo de varias empleadas en la Cooperativa Costa Caleta, en Gáldar, en plena faena.

Imagen de archivo de varias empleadas en la Cooperativa Costa Caleta, en Gáldar, en plena faena. quique curbelo

La bajada de temperaturas y el mal tiempo frena las superproducciones de la actividad platanera en Canarias. La cosecha de plátanos cayó el pasado ejercicio un 7,21% tras dos años récord. A cierre de 2018, el sector sumó 390.925 toneladas, 30.372 menos que un año antes. El descenso de la producción no preocupa al sector, que regresa a sus niveles habituales, pero mira con recelo el avance de la banana americana y africana en los mercados español y europeo porque puede generar tensiones y provocar caídas de precios.

En 2016 y 2017 el Archipiélago superó las 400.000 toneladas de plátanos. Los operadores registraron, en concreto, 417.495 y 421.297 toneladas, respectivamente. Unos volúmenes nunca vistos en las Islas y que fueron consecuencia de la subida de temperaturas y de las mejoras implementadas en las explotaciones. El presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), Domingo Martín, indica que parte de la producción que debió recogerse el año pasado se adelantó a 2017 por las altas temperaturas. Este año, en cambio, la fría primavera y los destrozos que ocasionó el viento en varios momentos del año ocasionó una reducción de la cosecha.

Ante el temor a que se produjese un hundimiento de precios, el sector optó por abrir nuevos mercados en el extranjero para evitar y reducir el volumen de las picas, término con el que se denomina las retiradas de plátanos de la comercialización que se destinan, entre otros fines, a bancos de alimentos y alimento para ganado.

Nuevos mercados

Martín subraya que el sector solo acudirá a otros países en épocas de sobreproducción, pues la Península continúa siendo el principal mercado del plátano canario. De las 390.925 toneladas que se cosecharon el pasado año, 386.218 se comercializaron. De éstas, el 89,81% (346.848 toneladas) se vendieron en la Península y Baleares mientras que 37.644 toneladas se distribuyeron en Canarias. Las 1.726 toneladas restantes se exportaron a otros países. El plátano canario se pudo comprar, en concreto, en Francia, Marruecos, Mauritania y Suiza. A estos países se podrá sumar pronto Alemania, pues ya se están realizando pruebas en este mercado.

Pese a la reducción de la producción durante el último ejercicio, el volumen de ésta sigue siendo mayor que el registrado en ejercicios anteriores al 2016 y 2017. La tendencia ha sido ascendente desde 2011, año en el que se registraron 346.440 toneladas. Desde entonces, el sector encadena seis años de crecimiento, una tendencia que se truncó el pasado año. Aun así, en 2015 se cosecharon 381.968 toneladas, 8.957 menos que en 2018.

Los buenos resultados en las cosechas han motivado una ligera recuperación en la superficie dedicada a este cultivo. Si en 2012 se contaban en el Archipiélago 9.151,2 hectáreas destinadas a las plataneras, en 2017 éstas ocupaban 9.074,1 hectáreas de terreno, según los últimos datos publicados por el Instituto Canario de Estadística (Istac). La caída no es significativa, pero desde ese año el descenso ha sido continuo hasta que en 2017 volvió a crecer la extensión de terreno destinada al plátano, al pasar de 9.038,4 a 9.074,1 hectáreas.

El liderazgo de Canarias en el sector platanero es más que evidente. No en vano, el Archipiélago acapara el 50% del empleo que generan el plátano y la banana en las regiones ultraperiféricas.

Compartir el artículo

stats