Más de tres centenares de propietarios de apartamentos y bungalós de las zonas turísticas de Gran Canaria se manifestaron este viernes frente a la sede de Presidencia de Las Palmas de Gran Canaria para protestar contra leyes en vigor e iniciativas legislativas que han quedado sobre la mesa.

Señalan a parte de la clase política como culpable de no poder disponer de sus propiedades como gusten y acusan al "lobby turístico" de "instigar" a los representantes públicos a generar un marco normativo que preserve su negocio por encima del "derecho constitucional" a la propiedad privada.

"Algunos despistados creen que solo estamos aquí por el alquiler vacacional", expresó desde la improvisada tribuna el presidente de la Plataforma de Afectados por la Ley Turística (PALT), Blas Padrón. La regulación de las viviendas turísticas ha quedado para la siguiente legislatura después de que el Consejo Consultivo informara en contra de la reforma que impulsaron Nueva Canarias (NC) y Coalición Canaria (CC) con el apoyo del PSOE. Las tres formaciones fueron blanco de las críticas de Padrón, aplaudido por los concentrados.

No fueron los únicos, también el alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez (Partido Popular-Agrupación de Vecinos) recibió el abucheo generalizado por haber firmado convenios de PMM (Plan para la Modernización, Mejora e Incremento de la Competitividad) con empresas que pretendían convertir en hoteles complejos de apartamentos.

"Eso requiere de la unanimidad de los propietarios", explicó Padrón. Es decir, si el dueño de uno solo de los inmuebles se opone, es suficiente para que no puede realizarse la operación. "Pues el Ayuntamiento los firmó", lamentó el representante de los propietarios, "obligando a los propietarios a acudir a los tribunales, que, como era evidente, han fallado a nuestro favor", expuso añadiendo a NC y Unidos por Gran Canaria al bloque municipal que apoyó la firma de convenio.