Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patronal y sindicatos discrepan sobre el origen del creciente absentismo laboral

CEOE y CCE alertan del impacto en la productividad, que aseguran es la más baja de España l Los representantes de los trabajadores temen un recorte de derechos

Un trabajador de la construcción desarrolla su labor en un andamio.

Un trabajador de la construcción desarrolla su labor en un andamio. JUAN CASTRO

El absentismo laboral es uno de los campos de batalla en el que más complicado resulta hallar puntos de encuentro entre empresarios y sindicatos. Mientras los primeros denuncian que las bajas por contingencias comunes (las que no se derivan de la actividad profesional) costaron en las Islas el año pasado 665,5 millones de euros a la Seguridad Social y las sociedades mercantiles, las organizaciones de representación de los trabajadores exigen la apertura de un debate amplio y advierten de una ofensiva que busca erosionar derechos.

El dato expuesto lo dio a conocer recientemente la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT) y supone un incremento del 12,12% con respecto a 2017, ocho décimas más de la evolución experimentada en el conjunto del Estado. "Es preocupante", señala sobre el crecimiento el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García.

Siempre según los datos que maneja la AMAT, durante el pasado ejercicio se contabilizaron en el Archipiélago "225.252 procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes", un 13,61% más que en el año anterior. También en este capítulo el crecimiento supera la media estatal (12,70%), como también lo hace la duración de las bajas; de 51 días, en las Islas y 42, en todo el país.

Tanto García como su homólogo en CEOE-Tenerife, Eduardo Bezares, ponen el acento en el impacto que tiene la ausencia de los trabajadores de sus puestos de trabajo para la productividad. "Nadie habla de eso", lamenta Bezares, que suma a ello que el aumento del absentismo se produzca en un contexto en el que se "reivindican aumentos" de las retribuciones. En su queja subyace la subida del salario mínimo interprofesional decretada por el Gobierno central recientemente.

Desde el punto de partida

Las discrepancias quedan claras desde el mismo punto de partida. Los sindicatos están dispuestos a que se abra un debate, pero "amplio", recalca la secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO-Canarias, Carmen Marrero. "Lo primero que queremos es que nos digan de dónde salen esos datos para poder contrastarlos", añade.

Las organizaciones de representación de los trabajadores quieren que se acote el alcance del absentismo. "La patronal llama así a cualquier ausencia: permisos de maternidad y paternidad, vacaciones...", se queja Mari Paz Vázquez, técnica de prevención de UGT-Canarias.

En su opinión, los empresarios pretenden demostrar con los datos que aportan la necesidad de que las mutuas -"entidades sin ánimo de lucro que pagan las empresas y reciben dinero público por colaborar con la Seguridad Social",apunta- "gestionen más servicios". Incluso que estas "puedan firmar el alta" de los trabajadores que están enfermos. "Un facultativo te da la baja y un señor de una mutua, que siempre te va a mirar con criterio crematístico, dice que vayas a trabajar", enfatiza Vázquez.

En la misma línea, Carmen Marrero considera que se intenta "crear la sensación de que el trabajador busca el fraude por naturaleza" y así "obligar a los gobiernos a restringir sus derechos". Coincide con Vázquez en la necesidad de definir bien lo que es el absentismo y lo entiende como las ausencias que no están previstas. Además, incide en que la salud de los trabajadores también depende de la organización del trabajo y de que las empresas "no defrauden contratando por cuatro horas y obligando a trabajar ocho".

En mayo del año pasado, el Instituto Canario de Salud Laboral -depende del Gobierno autonómico- emitió un informe en el que analizó la evolución del absentismo en las Islas entre 2007 y 2017. Como conclusión final, resaltó la complejidad del escenario y recomendó "mejoras en muchos ámbitos y con la colaboración de todos los agentes". De las empresas demandó "políticas de recursos humanos adaptadas al nuevo contexto social y económico".

Eduardo Bezares señala "el exceso de regulación y las bajas" como elementos que ralentizan la economía, mientras se coloca a "los empresarios como enemigos de lo que llaman", en alusión a los sindicatos o el actual Gobierno de Pedro Sánchez, "salarios dignos". En su opinión, comunicar los datos "resulta clave" para que todo el mundo los conozca y "tome conciencia".

En la misma línea, José Cristóbal García apunta a la vertiente "cultural" del absentismo, demostrada por la mayor incidencia "en unos países que en otros". El secretario general de la CCE alude a un estudio que realizó la patronal hace años y en el que podían observarse patrones como "el aumento de las bajas los lunes y los viernes".

Las patronales de las dos provincias abogan por eliminar de los convenios los complementos que permiten a los trabajadores cobrar su salario íntegro cuando están de baja. Una medida que critican desde las organizaciones sindicales. "No es de recibo que el trabajador esté enfermo y encima cobre menos, los salarios ya son bajos de por sí", expone Mari Paz Vázquez.Presencia en el puesto

La secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO Canarias, Carmen Marrero, se muestra en desacuerdo con la práctica de medir el absentismo laboral a través de las bajas por enfermedad. Contrapone a ella "el primer barómetro" sobre la materia que promovió la Unión Europea (UE). "Se construyó midiendo la presencia de los trabajadores en su puesto de trabajo" , explica y los datos "no coinciden" con la mayor cantidad de incapacidades temporales por contingencias comunes (bajas por enfermedad) que se dan en España en comparación con el conjunto de los estados miembros de la UE. Los españoles estaban al pie del cañón el 79% del tiempo, porcentaje que supera en siete puntos la media europea. El dato expuesto por la sindicalista contradice asimismo la percepción generalizada de que los trabajadores españoles son más proclives a escapardel puesto encomendado con mayor asiduidad que los de otros países.

Compartir el artículo

stats