Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los incumplimientos de MSC ponen al límite la exportación de tomate canario

Fedex asegura que la falta de regularidad de MSC provoca tensiones con los clientes por superar las fechas de entrega pactadas

Carga de tomate en el Muelle León y Castillo.

Carga de tomate en el Muelle León y Castillo. QUIQUE CURBELO

Los problemas con su transporte a Europa están marcando la campaña del tomate y el pepino de exportación canarios. Sobrecostes, mercancía estropeada y tensiones con los clientes británicos y centroeuropeos son el resultado de los cambios que, según sostiene la Federación Provincial de Asociaciones de Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Las Palmas (Fedex), introduce sobre la marcha la naviera MSC, encargada desde la temporada 2017-2018 de poner en el continente el grueso de la producción hortofrutícola del Archipiélago.

"Somos clientes cautivos", resumió ayer el presidente de Fedex, José Juan Bonny, para explicar la ausencia de alternativas. Desde la federación se han puesto en contacto con el resto de compañías de transporte marítimo de mercancías que cubren la ruta entre África y Europa por la vertiente occidental del continente vecino, pero "a ninguna le compensa hacer escala en las Islas", afirmó Bonny.

Hasta hace un par de años, los productores de tomate y pepino gestionaban en primera persona el transporte. Se encargaban de fletar los barcos que alquilaban, y el absoluto control de la operativa les garantizaba que el género llegaba a tiempo y en perfecto estado a manos de sus clientes. Un carguero estaba en Gran Canaria; otro, en ruta, y el tercero, en el destino final.

Sin embargo, la zafra ha mantenido una línea descendente en los últimos años hasta superar el umbral que permitía continuar con ese modelo de traslado deltomate y el pepino a los mercados europeos. Tocó en la campaña 2017-2018 "dejar el taxi y pasar a la guagua", explicó gráficamente el presidente de Fedex. Es decir, terminó el tiempo de salir del Puerto de La Luz en el momento en que decidían los productores, y llegó el de subir la mercancía a bordo de los buques de MSC cuando estos atracan en el puerto de la capital grancanaria.

Esta naviera, que tiene sede central en Ginebra (Suiza), presta el servicio con dos líneas. Una cubre la ruta entre Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Róterdam, y recala en La Luz los martes. "Esto es lo que pusieron sobre la mesa cuando negociamos, pero de repente una semana cancelan su paso por aquí", lamentó José Juan Bonny.

El aviso suele llegar con cierta antelación y toca entonces correr para intentar colocar el tomate y el pepino en barcos que unen el Archipiélago con Cádiz y Huelva. Desde allí, se continúa el viaje hasta el Reino Unido y los Países Bajos por carretera. El precio del traslado llega entonces a triplicarse, con lo que es imposible "cubrir los costes", expuso el presidente de Fedex. "No podemos perder los clientes. Están esperando el cargamento y tenemos que hacerlo así", añadió.

Tampoco que el momento de la partida se produzca el martes garantiza un transporte correcto. En ocasiones, "avisan a mitad de trayecto de que en lugar de ir primero a Londres", que era lo previsto, "continúan hasta Róterdam y después, de vuelta" recalan en la capital de Reino Unido.

"Nosotros llevamos todo empaquetado y etiquetado, con lo que nos obliga a volver a realizar todo ese trabajo", recalcó Bonny. Eso cuando no directamente se estropea parte del envío. Sobre todo el pepino, que cuenta con una resistencia menor al paso del tiempo.

La otra ruta que opera MSC parte de Costa de Marfil y llega a Gran Canaria los viernes, "pero no siempre", apuntó el presidente de Fedex. La carga principal del barco es cacao africano, y esa es también su prioridad. De tal manera que, según relató el representante de los productores hortofrutícolas, se producen retrasos en la descarga de los contenedores procedentes de Canarias.

En semanas se conocerán los datos de la campaña 2018-2019. La meterología ha acompañado en esta ocasión al tomate canario y se han cubierto con creces los parámetros de calidad y cantidad de fruta. "De poco sirve si después la logística no ayuda", lamentaron en Fedex. El pepino ha tenido un mal año por la sobreproducción de final del año pasado.

"En la sede de Las Palmas [de MSC] hay buenas palabras, pero las decisiones se toman en Ginebra", lamentó Bonny. La solución se antoja complicada, "a no ser que aparezca otra compañía", remató el presidente de Fedex.

Compartir el artículo

stats