Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reunión urgente de Ángel Víctor Torres con los cabildos para afrontar la crisis

El Gobierno y Protección Civil aconsejan a los turistas afectados que permanezcan en los hoteles y no acudan a los aeropuertos en busca de un vuelo de regreso

Reunión urgente de Ángel Víctor Torres con los cabildos para afrontar la crisis

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, que ayer estuvo en permanente contacto todo el día con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tiene previsto celebrar hoy una reunión urgente con los presidentes de los cabildos para afrontar la grave crisis económica y laboral ante la quiebra de Thomas Cook. La suspensión de pagos del principal turoperador británico no solo genera un problema logístico para repatriar a los miles de turistas que pasan sus vacaciones en la Islas, sino también un grave problema económico en plena temporada alta con miles de puestos de trabajo afectados. En la operación para rescatar a los turistas que contrataron sus viajes con Thomas Cook, el Gobierno de España, el de Canarias y Protección Civil aconsejan a todos los vistantes que permanezcan en sus hoteles y no acudan a los aeropuertos en busca de un vuelo de regreso.

El sector hotelero de Canarias está muy preocupado por la grave situación financiera en la que se encuentra la compañía de viajes Thomas Cook, cuya quiebra podría anunciarse en las próximas horas si no se asegura un paquete de rescate en las reuniones de emergencia que se están manteniendo. Tanto la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht) como Ashotel (Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro) apuntan que la quiebra de Thomas Cook, uno de los principales operadores turísticos del Archipiélago, supondría un "duro golpe" para el turismo en las Islas.

El presidente de Ashotel, Jorge Marichal, advirtió ayer de que para Tenerife, la bancarrota de la compañía de viajes Thomas Cook supondría "un auténtico problema, pues se trata de uno de los turoperadores que más turistas nos envían". "Estamos hablando de una pérdida muy importante para esta Isla, pero también para toda Canarias. Numerosos establecimientos turísticos no podrían cobrar grandes cantidades de dinero que aún están pendientes, a las que se sumarían las que dejarían de ingresar por la pérdida de clientes en este invierno. La verdad es que estamos muy preocupados", manifestó Jorge Marichal.

Por su parte, el presidente de la Feht, José María Mañaricua, apuntó que, de confirmarse, la quiebra de Thomas Cook supondría un duro golpe para el sector, que "llegaría a ser dramático para aquellos establecimientos hoteleros y complejos de apartamentos que dependen solo de esta compañía de viajes".

"El mercado británico, alemán y escandinavo se vería muy afectado, el cual tiene un peso fundamental en nuestro negocio", añadió. En este sentido, Mañaricua también instó al Ejecutivo canario a poner en marcha medidas alternativas, sobre todo en relación a la conectividad, "con el fin de que Canarias no pierda el liderazgo con el que cuenta en la actualidad".

El tinerfeño Héctor Gómez, director general de Turespaña en funciones, aseguró ayer: "Existe una comunicación constante entre el Estado, el Ejecutivo canario, los cabildos y la patronal, y se está trabajando en alternativas que den respuesta a una posible situación negativa. También se está hablando con otros turoperadores", asegura, "con el fin de poder actuar de manera urgente y contrarrestar los efectos negativos. El objetivo es minimizar el impacto si se da la quiebra, y en eso puedo asegurar que se está trabajando".

La diputada nacional de Coalición Ana Oramas recordó ayer que desde hace una semana reclamaba al Gobierno de España y al de Canarias que tomaran las riendas ante lo que considera una situación crítica debido a los problemas de conectividad. "Desgraciadamente, los acontecimientos se han precipitado sin que se haya trazado una estrategia conjunta entre las administraciones", lamenta.

"Aún estamos a tiempo de activar planes de contingencia ante los distintos escenarios que se podrían producir. Londres ya ha activado los suyos y aquí no sabemos nada sobre las previsiones del Gobierno", señala la diputada en un comunicado.

También el senador y ex presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, expresaba ayer su preocupación ante la situación. Según Clavijo, la quiebra del grupo británico supondría una sacudida para el principal sector de la economía canaria, la pérdida de miles de empleos vinculados a los hoteles y aumentaría la incertidumbre sobre el futuro que espera a Canarias.

Al expresidente canario lo que más le preocupa es que en este escenario de inquietud, con el próximo cierre de las bases de Ryanair y Norwegian, no exista una estrategia del Gobierno de España con las comunidades autónomas "para hacer frente a los reveses que tendrá que afrontar el turismo en Canarias".

Compartir el artículo

stats