Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 'brexit' restará a los productores de tomate 3,5 millones cada año en ayudas

El Gobierno cifra en 17 céntimos por kilo el perjuicio que ocasionará la desaparición de las compensaciones de la UE | El sector suma también el descenso de ventas

El 'brexit' restará a los productores de tomate 3,5 millones cada año en ayudas

El sector tomatero de Canarias ha sido señalado desde el primer momento como uno de los más afectados por el brexit, pero es ahora cuando se concreta la factura que tendrá que pagar. En el caso de que no den resultado las negociaciones entre Canarias y Madrid con Bruselas para reorientar las ayudas comunitarias a la comercialización y el transporte, los productores del Archipiélago tendrán vedado el acceso a estas compensaciones, y eso les ocasionará una pérdida de 0,174 euros -algo más de 17 céntimos- por cada kilo exportado a Gran Bretaña e Irlanda del Norte . El dato revelado en el Parlamento regional por la consejera de Economía del Gobierno canario, Carolina Darias, supondría un perjuicio económico de casi 3,5 millones de euros si se atiende a las cantidades de tomate que salieron el año pasado con destino al Reino Unido, el principal mercado de las Islas..

El Instituto de Comercio Exterior y ahora España Exportación e Inversiones (ICEX) cifra en 20,13 millones los kilos de tomate que Canarias exportó a tierras británicas en 2018, mientras que en los primeros siete meses de este año han sido 12,7 millones de kilos.

El cálculo de los 0,174 euros por kilo ha sido realizado por los técnicos de la Consejería de Agricultura con la participación de los propios productores y exportadores. El proceso para determinar la pérdida de competitividad del sector, si finalmente se produce el brexit, arrancó el 12 de junio y ha culminado hace unos días, indicó Darias en una comparecencia ante la Cámara regional.

Para tratar de que los peores pronósiticos no se hagan realidad, el Gobierno canario ha puesto en marcha, desde la legislatura anterior, una estrategia dirigida a reformular las líneas de ayudas con las que la Unión Europea compensa el sobrecoste que representa para las empresas de isleñas enviar el producto al Reino Unido, en peligro si este deja de formar parte del espacio comunitario y pasa a ser considerado tercer país.

Lo que el Ejecutivo autonómico ha planteado al central -y este ha trasladado ya a Bruselas- es, en primer lugar, que una parte de las ayudas a la comercialización que reciben los tomateros canarios como parte del Programa Comunitario de Apoyo a las Producciones Agrarias de Canarias (Posei) se reorienten a las ayudas a la producción, que también forman parte del programa gestionado por la Comisión Europea. Se trata de unos dos millones de euros, correspondientes a la comercialización en el Reino Unido, aproximadamente la mitad de los que perciben por este concepto (3,9 millones). Canarias argumenta para ello el impacto que se derivaría de las dificultades que entrañaría el brexit para vender el producto en el que hasta ahora ha sido el mercado más importante para el sector del tomate.

Un segundo frente en esta estrategia lo constituye el intento de los gobiernos canario y español de enarbolar la condición del Archipiélago como región ultraperiférica (RUP) para que las autoridades de la UE consientan en mantener las ayudas de Estado al transporte del tomate, que en el caso de los envíos a los países que integran el Reino Unido ascienden a 1,9 millones de euros.

A las asociaciones canarias de productores y exportadores de tomate el cálculo efectuado por la Consejería de Agricultura les parece correcto, pero también advierten de que las pérdidas irán más allá de las que tengan lugar como consecuencia de la imposibilidad de beneficiarse de las compensaciones, pues a estas habrá que sumar las ganancias 4,5 euros por cada bulto de seis kilos que dejen de percibir al disminuir las ventas, precisa Gustavo Rodríguez, portavoz de la Federación Provincial de Asociaciones de Exportadores de Productos Hortofrutícolas de Las Palmas (Fedex). "El brexit es un ingrediente más de la indigesta sopa en la que estamos", advierte Rodríguez. El sector se encuentra ya "muy tocado" por la dura competencia que plantean los productores de terceros países.

Compartir el artículo

stats