Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 60% de la inversión extranjera en las Islas no genera ni un euro de riqueza

Los inversores foráneos han empleado 'holdings' establecidos en el Archipiélago para mover más de 1.300 millones de euros sin tener que pagar impuestos

Contenedores en La Luz, uno de los centros de la actividad económica.

Contenedores en La Luz, uno de los centros de la actividad económica. YAIZA SOCORRO.

Canarias no es una de las comunidades autónomas predilectas de los inversores extranjeros. Más bien al contrario, el Archipiélago figura entre las regiones que menos capital foráneo reciben. Este escaso atractivo en la carrera por captar fondos del exterior se agrava, además, por una realidad no tan conocida. Porque las Islas no solamente arañan poco dinero fuera de las fronteras nacionales, al menos en comparación con el grueso de las restantes autonomías, sino que, por si fuera poco, la mayor parte de lo que arañan apenas genera riqueza. Así lo ponen de manifiesto los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, de los que se desprende que prácticamente un 60% de la inversión extranjera que Canarias ha recibido a lo largo de la década no ha servido ni para crear un solo puesto de trabajo. Tampoco para desarrollar proyecto alguno, montar un negocio o inyectar fondos en alguna empresa puntera del Archipiélago. En definitiva, seis de cada diez euros de todo el capital foráneo que ha llegado a la región desde 2011 no han redundado en beneficio de la economía y la sociedad isleñas. Más de 1.300 millones que han servido, eso sí, para que los inversores se ahorren dinero en el pago de impuestos. Y, además, legalmente.

Según la estadística del Ministerio que dirige en funciones Reyes Maroto, la inversión extranjera en Canarias a lo largo de la década llega a 2.292 millones de euros. Una suma que dejaría a las Islas en el undécimo puesto del particular ranking autonómico. Lo cierto, sin embargo, es que el Archipiélago no ocupa el undécimo lugar de la clasificación, sino el decimotercero. Y en realidad la inversión no asciende a esos casi 2.300 millones, sino a mucho menos, a menos de 964,5 millones de euros. ¿Por qué? Porque esta última cantidad es la que queda al quitar la parte que corresponde a operaciones meramente fiscales, es decir, operaciones con las que los inversores simplemente persiguen pagar menos impuestos. Así que la mayor parte de esos 2.292 millones de euros, exactamente 1.327,6 millones, es capital foráneo que se canalizó a través de holdings establecidos en las Islas (por eso cuenta como inversión extranjera en la región) pero que no le reportó a Canarias ningún beneficio. ¿Cómo es esto posible? Gracias a las Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros.

Las polémicas ETVE, que pese a la controversia que las rodea están perfectamente amparadas por la legislación nacional, se conocen comúnmente fuera del país como "los holdings españoles", y su actividad en el Archipiélago, aunque se ha debilitado en los últimos ejercicios, ha sido notable, tal como evidencian los datos de la Secretaría de Estado de Comercio.

Estas entidades están sujetas a un régimen fiscal especial que las exime de tributar por los dividendos o plusvalías de las acciones o participaciones que tengan en sociedades extranjeras. Son así un instrumento de mucha utilidad para los inversores foráneos, que canalizan su dinero mediante el holding radicado en España, esto es, mediante la ETVE, y que luego llevan a cabo la verdadera inversión allí donde consideren sin tener que pagar impuestos por las rentas que les reporte la operación. Es más, otra de las grandes ventajas de las ETVE es que están exentas del pago por el Impuesto sobre la Renta de los No Residentes (IRNR), con lo que las ganancias que sus socios obtienen por las desinversiones o el reparto de beneficios quedan intactas. Así pues, y según explica en un artículo para el despacho Mariscal & Abogados la experta en Derecho Societario Rosario Rodríguez, "el inversor extranjero puede invertir y desinvertir en la ETVE sin preocuparse por la tributación en el IRNR español". Las ETVE se crearon en 1995 a semejanza de las figuras ya existentes en otros países europeos como vehículo para captar capital foráneo.

La entrada de capitales en Canarias se desploma

  • La inversión extranjera en Canarias se desplomó en 2019. Cuando menos entre enero y septiembre, que es hasta donde abarca la estadística de la Secretaría de Estado de Comercio y a falta, por tanto, de los datos de cierre de ejercicio. En los nueve primeros meses del año pasado, las Islas captaron un total de 39,9 millones de euros de capital foráneo. Se trata en este caso de inversión productiva, es decir, de la suma resultante una vez descontadas las operaciones de los holdings o Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros, que por otra parte se redujeron en esos meses a tan solo 2.000 euros. En el mismo período de 2018, la Comunidad Autónoma había sido capaz de arañar 100,1 millones, esto es, más del doble que en los tres primeros trimestres de 2019. En otras palabras: la inversión extranjera en el Archipiélago ha caído la friolera de un 60% en el último año.Como también ocurre si se toma como referencia toda la década, esos casi 40 millones que Canarias logró captar en 2019 colocan a la región en el vagón de cola del país, concretamente en el decimotercer puesto del ranking nacional. O lo que es lo mismo: tan solo hay cuatro comunidades autónomas menos atractivas que las Islas a ojo del inversor extranjero. Son los casos de Castilla-La Mancha, adonde llegaron algo menos de 19 millones de euros entre enero y septiembre del año pasado; La Rioja, que recibió cerca de 9,3 millones; Extremadura, con casi 8,5 millones; y la Cantabria de Miguel Ángel Revilla, donde casi no hubo inversión extranjera con unos exiguos12.000 euros.

Compartir el artículo

stats