Gran Canaria rompe la barrera de los 600.000 turistas nacionales. La Isla cerró el año pasado con un fuerte incremento del 12% de visitantes procedentes del resto del país y el verano ya apunta a subidas del 6%. Se mantiene, así, la línea ascendente iniciada tras varios ejercicios de resistencia, por lo que el objetivo del Cabildo grancanario en Fitur 2020 es consolidar la buena marca de este mercado.

El turismo nacional es de especial interés para Gran Canaria porque solo el 20% viaja con paquete turístico. El resto, en cambio, organiza la visita por su cuenta y se inclina por recorrer la isla, disfrutar de la gastronomía y aprovechar los eventos culturales. El Cabildo destaca, en un comunicado, que es un visitante que huye del todo incluido y distribuye la riqueza por los distintos rincones de Gran Canaria.

El turismo nacional ya supone el 15% de la "tarta turística" y el 12% del gasto, según indicó el presidente insular, Antonio Morales, quien participa en esta primera jornada de la feria turística madrileña junto al consejero insular de Turismo, Carlos Álamo, y el equipo del Patronato de Turismo, que mantendrá más de cuarenta reuniones de trabajo para proseguir con la senda de promoción y diversificación iniciada hace apenas unos años, cuando este turismo -que ayuda a desestacionalizar el destino- se encontraba en torno a los 400.000 visitantes y en la actualidad ya supera los 600.000.

Gran Canaria contabilizó en 2018 a 573.083 turistas nacionales, lo que ya supuso un incremento del 4,5%. En el último ejercicio, la Isla llegó a noviembre con 607.951 visitantes nacionales. Pese a que los datos definitivos del cierre del año se conocerán en las próximas semanas, la perspectiva es que se alcance, al menos, un 12%.

Con respecto al turismo internacional -la caída del turismo alemán ha sido significativa-, Morales señaló que el mercado presenta incertidumbres, pero aseguró que se trata de un panorama que lejos de ser desmoralizante debe ser un "acicate" para proseguir con el trabajo de promoción y diversificación de la industria.

Aunque el sol y la playa es el mayor potencial de Gran Canaria, la Isla persiste en su labor de enriquecer el destino con su oferta de turismo activo, de las estrellas, de deporte al aire libre todo el año, y arqueológico, máxime ahora que su cumbre ha sido declarada Patrimonio Mundial y en breve inaugurará la réplica exacta de Risco Caído.