Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo Balance de llegadas y gasto en 2019

Gran Canaria y Fuerteventura acaparan el 80% de los turistas extranjeros perdidos

Canarias, con 15,11 millones de visitantes en 2019, anota el tercer mejor registro de su historia pese a la caída libre del mercado alemán y al notable descenso del nórdico

Gran Canaria y Fuerteventura acaparan el 80% de los turistas extranjeros perdidos

Gran Canaria y Fuerteventura acaparan el 80% de los turistas extranjeros perdidos

La llegada de turistas a Canarias a cierre de año ofrece dos caras y dos lecturas. Canarias perdió el pasado ejercicio 676.943 turistas extranjeros y, aun así, cerró el tercer mejor año de su serie histórica en lo que a la recepción de visitantes se refiere con 15.110.866 turistas, solo un 2,9% menos (-448.921) que un año antes. En un entorno negativo, marcado por la quiebra de Thomas Cook -que era el segundo turoperador turístico en importancia para las Islas-; las idas y venidas con el recién consumado brexit o el fenómeno de la vergüenza a volar en los mercados nórdicos, el sector turístico canario muestra, en términos regionales, una imagen de fortaleza y resistencia que dista mucho de la situación particular que experimentan algunas islas. Las peor paradas son Gran Canaria y Fuerteventura, que pierden visitantes en todos los mercados y acaparan algo más del 80% de visitantes de otros países que pierde el Archipiélago. O lo que es lo mismo, asumen la pérdida de 543.391 turistas foráneos: 294.449 y 248.942, respectivamente.

La evolución del pasado año arroja una progresiva caída del turismo extranjero en el Archipiélago, que terminó el ejercicio con un retroceso del 4,9% y 13.147.476 visitantes internacionales. En comparación con 2017, año en el que Canarias batió todos sus récords y rozó los 16 millones, el volumen de turistas extranjeros bajó un 8,13%, por lo que se contabilizaron 1,16 millones menos. En esos mismos doce meses el turismo nacional confirmó la tendencia alcista que comenzó en 2018, al aportar 228.018 turistas más (13,1%) y alcanzar los 1.963.390 visitantes peninsulares -aún lejos de los 2,7 millones de 2007-, según los datos publicados ayer por Promotur. Nueva cara y cruz de un sector que lucha por no ceder terreno ante el fuerte empuje de sus competidores del Mediterráneo.

La mayor dependencia al mercado alemán de Fuerteventura y Gran Canaria conduce a estas dos islas a obtener los peores resultados de la región y sus hoteleros, con pérdidas de beneficios que oscilan entre el 20% y 10%, dan cuenta de ello. Fuerteventura recibió 162.092 visitantes germanos menos (-19,1%) mientras que Gran Canaria perdió 112.231 (-11,6%). La caída del mercado alemán no solo se explica por la pérdida de conectividad tras la quiebra de varias aerolíneas, como Air Berlin o Germania, sino que también subyace, según expone la directora gerente de Promotur, María Méndez, la fidelidad del turista germano hacia destinos competidores -reincorporados recientemente al tablero de juego- como Egipto y Turquía, que ofrecen precios más bajos.

La Asociación de Empresarios Turísticos de Fuerteventura (Asofuer), muestra cautela. "Debemos hacer un análisis con profundidad porque en algo hemos fallado", indica su presidente, Antonio Hormiga, que aunque ya atisba una tímida recuperación para este año no esconde su preocupación. La Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht) tampoco oculta su inquietud ante las cifras de Gran Canaria y Fuerteventura. No en vano, su presidente, José María Mañaricua, indica que es necesario la celebración de una reunión en la que estén presentes la Consejería de Turismo y Promotur y estas dos patronales turísticas para atajar estos retrocesos.

Tenerife y Lanzarote, dentro de este contexto, muestran una mayor fortaleza. La primera isla, pese a recibir un 15,5% menos de alemanes, apenas registra una caída del 0,5% en el cómputo global gracias al aumento de la llegada de franceses, irlandeses y británicos. Una situación similar a Lanzarote, única isla que anota un incremento del 1,1% al sumar 32.778 turistas más.

Y pese a las turbulencias del brexit y la quiebra de Thomas Cook, el mercado británico resiste. El Archipiélago solo dejó por el camino a 62.226 visitantes procedentes de Reino Unido, un 1,2% menos en comparación con 2018. La recuperación de buena parte de la conectividad perdida y la subida de la ocupación de los vuelos disponibles ha aminorado el descenso temido en un principio. Eso sí, en términos absolutos vuelven a ser Gran Canaria y Fuerteventura quienes registran las mayores caídas en este mercado. Los países nórdicos, por su parte, también experimentan un significativo bajón, al aportar 100.437 turistas menos (-6,1%).

En lo que al gasto de turistas extranjeros se refiere, Canarias anota en 2019 una caída del 1,44% al perder 245,88 millones y quedarse en 16,87. En cambio, el gasto medio por persona creció un 3,1% hasta alcanzar los 1.283 euros.

Compartir el artículo

stats