El Grupo Anfi acaba de lanzar una campaña de prevención contra el coronavirus de cara a evitar posibles contagios, al igual que hizo en el pasado en casos similares como la Gripe A.

La compañía, que cuenta con mil trabajadores y tiene 2.000 clientes alojados por semana en sus complejos, ha puesto en marcha, de forma inmediata, la campaña preventiva: 'Sin contacto, no hay contagio'. A través de esta iniciativa, se recomienda a los empleados que eviten cualquier tipo de contacto físico como darse la mano al saludar, besos o abrazos, tanto entre compañeros como con terceros, según un comunicado.

Este consejo se hace extensible a aquellos trabajadores que tengan un trato directo con los clientes, en la manera de lo posible. Anfi, incluso, continúa el comunicado, ha iniciado la instalación en diferentes puntos del complejo de dosificadores de gel hidroalcohólico y carteles informativos para incrementar la higiene como medidas de prevención.

Asimismo, la compañía ha comenzado a impartir sesiones de formación de la mano del Grupo Hospiten para trasladar medidas preventivas a la plantilla y enviar un mensaje de máxima tranquilidad a los empleados.

El Grupo Anfi realiza charlas en los diferentes departamentos con el fin de trasladar calma y resolver cualquier duda que pueda surgir.

Esta formación, en la que ha estado muy involucrada la dirección del Grupo Anfi, ha tenido una especial incidencia en el colectivo de camareras de piso y en el personal que tiene contacto directo con los clientes.

El objetivo de estas charlas didácticas es hacer llegar cualquier novedad respecto a la emergencia epidemiológica del coronavirus y descartar "alarmas innecesarias que solo llevan a confusión". El comunicado insiste en "la importancia de evitar la intranquilidad, en muchos casos, infundada y en descartar alarmismos que no llevan a ninguna parte".

En caso de producirse algún caso positivo de coronavirus, continúa el comunicado, no hay que entrar en pánicos estériles sino que ya hay un protocolo establecido para atender al afectado y que conlleva la coordinación y supervisión de las autoridades sanitarias.

El comunicado resalta que todas las medidas de prevención (limpieza de manos, airear habitaciones€etc) siempre son importantes, al tiempo que destaca que la utilización de mascarillas tiene un efecto más psicológico que efectista, ya que a la postre no sirven para nada. Solo las mascarillas hospitalarias, que no se pueden adquirir en el circuito comercial habitual, las únicas que servirían para evitar contagios, según información proporcionada por el centro hospitalario.

El objetivo de la campaña es educar para convivir con unas nuevas normas de cortesía que serán el pilar básico para evitar contagios. Medidas que buscan anular cualquier contacto al saludar y, por supuesto, mantener la más estricta higiene en manos y cara.

Por ello, se ha implementado una campaña de información a los clientes en las que se educa a todos, clientes y empleados con nuevos comportamientos sociales sin necesidad de ningún tipo de contacto. La compañía está convencida que esta nueva manera de interactuar con los turistas será bienvenida tanto por los propios clientes como por los empleados.