Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | José Luis Bonet

"El coronavirus hará daño, pero no provocará ningún colapso económico"

"Brexit', proteccionismo o cuestión catalana, aun siendo importantes, han pasado a ser ahora riesgos secundarios", señala el presidente de la Cámara de Comercio de España

5

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio de España

¿Cuánto daño económico va a hacer el coronavirus?

Ya lo ha hecho y va a seguir haciéndolo, pero todavía no es ningún desastre. No se producirá el año récord que estaba previsto pero sí que será positivo.

La Semana Santa está ahí.

Efectivamente, y el riesgo de que esta situación no mejore para entonces es muy cierto, lo que acentuará el daño. Pero tampoco eso provocará ningún colapso, aunque habrá empresas que tengan un año con pérdidas. Más allá, ya no sé qué decir, ¿quién sabe lo que ocurrirá en verano?

¿Qué puede pasar?

Como tiendo al optimismo, pienso que hasta ahí llegará todo. Espero que para entonces quede controlado, como dicen y parece que empieza a ocurrir en China. Parece que el verano es la manera de acabar con ese virus.

Por el calor. ¿Eso da ventaja a Canarias?

Tener calor lo es.

Sin embargo, comienza a afectar a la circulación de las personas. ¿Es para preocuparse en una comunidad que depende de la llegada de turistas?

El riesgo está en todas partes, pero incluso diría que en los lugares a los que acude la gente porque hay mucho sol, el riesgo es menor. Dicho esto, afecta a todo el mundo. Estamos viendo lo que pasa en Italia, lo que ha pasado en China o en Corea.

¿Qué hacer entonces para aminorar el impacto?

Estamos en el tiempo de, con el menor daño posible, seguir las indicaciones del Ministerio de Sanidad, que está teniendo una actuación correcta. A partir de aquí, insisto, esperar que la situación se arregle para el verano.

Llueve sobre mojado: brexit, guerra comercial, Cataluña... ¿Hasta dónde llega la resistencia?

Mire, ahora todo eso, aun siendo muy importante, ha pasado al cajón de los riesgos secundarios. Brexit, proteccionismo o cuestión catalana, no es en este momento lo que preocupa a la gente. Hemos tenido tiempos de viento de cola y ahora viene de frente, pero hay que decir a los empresarios que no hay que amedrentarse, hay que salir adelante y aprovechar todas las oportunidades posibles dentro del potencial empresarial que tiene España, que es muy grande.

¿En qué sentido?

El país no ha hecho más que comenzar a posicionarse en el mundo desde el punto de vista empresarial y hay que consolidarlo. El empresario que ya ha salido de España, no parar, y el que lo ha decidido pero aún no lo ha hecho debe dar el paso.

¿Qué opina en este contexto de un eventual incremento de la presión fiscal?

Siempre hay que ser prudente con subir los impuestos, pero según están las cosas, ya no cabe hablar de prudencia. No deben aumentarse los obstáculos que han de superar los empresarios.

Está aquí por un encuentro que había organizado la Cámara de Comercio de Gran Canaria con homólogas del oeste africano y que precisamente se ha aplazado por el coronavirus. ¿Por qué mantiene su agenda?

En primer lugar para estar con mis compañeros de las cámaras canarias. He tenido una muy interesante visita a Casa África. En la Cámara de España vamos a tener dos proyectos prioritarios. El primero, ya comenzado, es el iberoamericano, porque tenemos que aprovechar nuestra cercanía y el ser quienes tenemos la llave para una alianza entre Europa e Iberoamérica. El segundo, del que hemos comenzado a hablar, es africano, porque ese es un continente de futuro.

¿Qué papel reservan a Canarias en este proyecto?

El Archipiélago es clave. Le estamos dando forma pero estamos decididos a llevarlo a término. Canarias es una plataforma fundamental para la relación con África.

¿Le preocupa que sigan sin celebrarse elecciones en esta y otras instituciones camerales?

No, las cámaras canarias están bien servidas. No hay un vacío. Es conveniente normalizar la situación, pero no nos preocupa.

Fue un Gobierno del PSOE, el de Rodríguez Zapatero, el que puso fin a las cuotas camerales obligatorias. Vuelve a haber un Ejecutivo socialista. ¿Ha tomado contacto con él?

Hemos hablado pero no hemos abordado el asunto de la financiación de una manera decisiva, la semana próxima lo pondremos sobre la mesa. El Gobierno de Zapatero cometió un error, dejó al pairo el sistema cameral español, que es importantísimo. Además de los vientos de cola de los que le hablaba, salimos de la crisis por, entre otras cuestiones, ir el exterior y las cámaras de comercio españolas entre 2008 y 2018 han realizado 763.000 acciones de servicio para la internacionalización de las empresas. Junto a esta, la digitalización y la formación son claves para llevar al país a la modernidad y el progreso.

¿Ve posible que se deshaga ese, como usted lo llama, el error?

El Gobierno se equivocó. ¿Querían poner orden y que fuera más eficiente? De acuerdo, pero no dejarlo al pairo. Una nueva Ley de Cámaras de Comercio dio unas funciones obligatorias pero sin financiación. Si te dicen que tienes que hacer algo, deben darte el mínimo necesario para poder acometerlas.

Compartir el artículo

stats