Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus El mundo busca fórmulas a la crisis económica del coronavirus

La falta de una respuesta nítida de la UE contra el virus bloquea la cumbre

España e Italia se 'atrincheran' frente al bloque del Norte y exigen una actuación conjunta y contundente para combatir la crisis económica

La falta de una respuesta nítida de la UE contra el virus bloquea la cumbre

La falta de una respuesta nítida de la UE contra el virus bloquea la cumbre

El Consejo Europeo (cumbre de jefes de estado o de gobierno de los 27 países de la UE) se estancó anoche por el bloqueo impuesto por el presidente español, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. Los dos países europeos más afectados hasta ahora por el coronavirus exigen a los otros 25 líderes un compromiso mucho más contundente y nítido que garantice una actuación mancomunada de los socios más ambiciosa para combatir el daño económico. Anoche se pactaba un texto para reanudar la cumbre en 15 días.

La presión sobre los líderes europeos persistió a lo largo del día en demanda bien de coronabonos (títulos de deuda mutualizada y compartida por todos), un mayor activismo del Banco Europeo de Inversiones o líneas de apoyo a los estados por parte del fondo de rescate (MEDE) pero sin condicionalidad, en contra de lo que ocurrió con los rescates de la última crisis.

A la carta de anteayer de los primeros ministros de España, Italia, Luxemburgo, Portugal, Eslovenia, Bélgica, Francia, Grecia e Irlanda en demanda de una mayor actuación conjunta (que rechazan Alemania, Países Bajos, Finlandia y Austria, entre otros) y a las demandas en los últimos días y en mismo sentido de Christine Lagarde y Luis de Guindos (presidenta y vicepresidente del BCE) y de la propia presidenta de la Comision Europa, Ursula von der Leyen, ayer se sumaron en defensa de la posición de los países del Sur el presidente del Parlamento Europeo (David Sassoli), el expresidente del BCE Mario Draghi y el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, como ya había hecho la víspera la autoridad bancaria española en su informe trimestral.

Pese a que no se barruntaba un acuerdo rápido satisfactorio de la cumbre europea (que comenzó por la tarde mediante videoconferencia), los mercados se vieron impulsados al alza por tercera jornada consecutiva.

En ello fue determinante el pacto de los republicanos y los demócratas anteayer en el Senado de EE UU para lanzar el mayor plan de estímulo fiscal de la historia del país por un importe de dos billones de dólares (10,26% del PIB de la mayor potencia del planeta), el compromiso ayer de las grandes economías mundiales durante la cumbre virtual del G20 (en la que también participó el presidente español) de inyectar en conjunto cinco billones de dólares (4,53 billones de euros) y aumentar la fabricación de productos sanitarios (aunque no desvelaron medidas distintas a las conocidas) y la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de suspender (como ya había aventurado el día 19) las normas que limitan el porcentaje máximo de deuda adquirible por país y otras restricciones, cuyo levantamiento otorgará a la autoridad monetaria una mayor discrecionalidad en el uso de los 1,1 billones que se comprometió a emitir este año para garantizar la estabilidad financiera y aplacar tensiones en las primas de riesgo.

Todo esto impulsó las bolsas por tercer día consecutivo (pese a las pérdidas en Asia) con una recuperación muy fuerte sobre todo en Nueva York: el Dow Jones subió el 5% y suma en tres días la mayor remontada desde 1931. La acumulación de las acciones beligerantes en EE UU y otros países (caso de España), del G20, del BCE y antes de la Fed (con su compromiso de expansión monetaria ilimitada) crearon una atmósfera favorable que terminó por contagiarse a Europa pese a las incógnitas poco optimistas sobre la cumbre europea y a pesar del mal dato del paro en EE UU, que se disparó al alza, según se supo ayer, a causa del impacto del coronavirus en la economía de la mayor potencia del planeta, lo que llevó a 3,28 millones de estadounidenses a apuntarse al paro en los últimos siete días.

En España, el Ibex 35 avanzó por tercer día, con una ganancia en la sesión del 1,31% que le permitió reconquistar el nivel de los 7.000 puntos. En el resto de grandes plazas del continente la subidas fueron del 0,73% en Milán, 1,28% en Fráncfort, 1,7% el índice Eurostoxx, 2,24% en Londres y 2,51% en París. Las primas de riesgo retrocedieron tras el anuncio del BCE (la española cayó 98 puntos básicos, equivalentes a 0,98 puntos porcentuales) y los tipos de interés de los bonos a diez años también se relajaron: hasta el 0,52% en el caso español.

Compartir el artículo

stats