Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El Círculo de Empresarios rechaza que se prohíba el despido y pide flexibilidad

La asociación sostiene que "las empresas, pymes, autónomos e inversores no son el problema, sino la solución"

Trabajadores de la construcción en la calle Venegas, en Las Palmas de Gran Canaria. ANDRÉS CRUZ

El Círculo de Empresarios de Gran Canaria rechaza la imposición de medidas laborales por parte del Gobierno de España sin un acuerdo previo con las organizaciones patronales y ha propuesto siete medidas para superar la crisis sanitaria del coronavirus, comenzando por recortes selectivos en el gasto público y prórrogas en el cobro de impuestos y las cotizaciones de la Seguridad Social.

Esta asociación, que aglutina a empresas grancanarias de dan empleo a más de 15.000 personas, también reclama prórrogas de los impuestos de las personas físicas, que permitirían conservar dinero en los bolsillos del tejido empresarial y social. Esta liquidez, a su juicio, apoyaría un menor descenso del consumo y también permitiría el despegue empresarial.

Además, el Círculo plantea modificar los plazos de uso de la Reserva de Inversiones de Canarias RIC; permitir la dotación del 100% de la propia Reserva de Inversiones en la compra de deuda pública con la que ayudar a la financiación de nuestras Administraciones; y modificar la regla de gasto, lo que permitiría a las Administraciones usar los recursos, producto de superávit de años anteriores, que están en las cuentas corrientes de entidades bancarias.

Por último, reclama una vigilancia especial del abastecimiento de materias primas y productos perecederos. "Debemos cuidar que las restricciones al transporte o la dinámica del comercio nacional e internacional comprometan el necesario abastecimiento de Canarias", aboga el Círculo de Empresarios en un manifiesto titulado El Día después, en el que sostiene que "el camino no es la imposición de medidas sin acuerdo previo en el ámbito laboral" y asegura que "las empresas, las pymes, los autónomos y los inversores no son el problema; son la solución".

En su manifiesto, el Círculo resalta que "la respuesta de la sociedad al drama que ha planteado la crisis sanitaria está siendo admirable", y que será esta actitud de fortaleza, serenidad y solidaridad la que nos permitirá que esta página de la historia sea escrita de manera positiva".

"El Círculo de Empresarios de Gran Canaria -añade- se suma al agradecimiento a todas las personas que están trabajando por el bien de la sociedad: personal sanitario, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Fuerzas Armadas y a todas las personas y entidades que están en primera fila o cercanas a la atención de los enfermos. A todos ellos gracias y ánimo. Minuto a minuto les alentamos para que no les falten las fuerzas".

La asociación contempla la gravedad de la situación mirando con esperanza el día después. "Estamos aprendiendo a un ritmo inaudito y ya pensamos en las oportunidades de ese mañana, pero antes debemos recorrer un camino pedregoso lleno de dificultades", subraya.

Para ello, según el Círculo, resulta urgente proporcionar medios de protección y respiradores a las personas que están en primera fila de la gestión de la crisis sanitaria y a las personas que se defienden de ella, "pensando que más allá del aislamiento forzoso de 30 días debemos seguir afrontando la existencia del virus hasta que exista un medicamento o vacuna eficaz; la lección está aprendida, en el futuro debemos disponer de reservas suficientes para hacer frente a circunstancias similares y que no se repita lo ocurrido".

"De igual forma", apunta el manifiesto, "debemos aprovechar al máximo la infraestructura sanitaria existente, pública y privada. Aunque vemos que en otras latitudes la crisis ha desbordado el sistema, en Canarias afortunadamente estamos lejos de esa situación y, de todas formas, la lección nos dicta que debemos diseñar para el futuro una infraestructura capaz de hacer frente a este tipo de contingencias".

El impacto del Covid-19 sobre las familias afectadas "está siendo duro y será más duro", advierte el Círculo, por lo que augura que esta pandemia "marcará un antes y un después en el ánimo y el sentimiento de la sociedad, dada la amplitud de su impacto en la población".

Objetivos

La asociación entiende que "todos tenemos un objetivo común, superar la crisis sanitaria y afrontar la crisis económica y social que se nos viene encima", pero considera que para ello se hace necesario salvar a los empleados y a los empleadores y para conseguirlo se debe definir una táctica y una estrategia común. "Afortunadamente existen experiencias en otros países; no nos enredemos en planteamientos ideológicos, afrontémoslo con unidad de acción y determinación", apunta.

El Círculo rechaza el Real Decreto Ley 9/2020 aprobado por el Consejo de Ministros del pasado viernes 27 de marzo y sostiene que el camino no es la imposición de medidas sin acuerdo previo en el ámbito laboral. "Las empresas, las pymes, los autónomos y los inversores no son el problema; son la solución. No es bueno sembrar desconfianza en los pilares de la economía y menos la inseguridad. El empleo es la consecuencia de la actividad económica y no al revés. Recuperemos la unidad de acción y determinación para relanzar la económica de este país", insiste.

"El día después", título del manifiesto del Círculo, "será otro en el tejido empresarial y no conviene ponerlo más en peligro". En ese sentido, considera necesario aportar la opinión de sus asociados para paliar los cuantiosos efectos que se esperan. "Si cae la actividad económica -y está cayendo de forma vertiginosa- faltará liquidez en todos los ámbitos, desde las Administraciones hasta las familias, pasando por las empresas", concluye.

Mario Romero Mur, presidente del Círculo, declaró a este periódico que el decreto del Gobierno central, que entre otras medidas impide los despidos asociados a la crisis del coronavirus y limita los ERTE al tiempo que dure el estado de alarma, "no facilita las cosas al mundo empresarial y puede generar más desempleo, porque es una pérdida de confianza".

"El objetivo debe ser generar empleo y quien crea los puestos de trabajo son las empresas; hay salvarlas como sea, tener la flexibilidad suficiente para que salgan adelante", abogó Romero Mur, quien opinó que, ante la prohibición de los despidos, muchas empresas se verán abocadas a plantear un concurso de acreedores y los empleados tendrán que ir al fondo de garantía salarial.

Jóvenes empresarios

Por su parte, los Jóvenes Empresarios de Canarias (JEC) consideran que "o se toman las medidas necesarias ahora o destruiremos de forma irreversible gran parte del tejido productivo de nuestra región y de nuestro país", al tiempo que lamentó que las recientes decisiones del Gobierno de España "desatienden de forma grave esta realidad".

"Como agentes económicos de la comunidad canaria, pedimos al presidente Ángel Víctor Torres que ejerza su papel de interlocutor con el Gobierno de España para que dé marcha atrás a medidas contraproducentes para el futuro del empleo, como la decisión unilateral de prohibir los despidos, que, lejos de beneficiar a los trabajadores, llevará a muchas pequeñas empresas a cerrar para siempre".

Para la JEC "resulta urgente que se decrete la exoneración de cuotas a 3,2 millones de autónomos y pide a Torres que haga suya esta demanda y defienda a los cerca de 130.000 autónomos del Archipiélago, pues "no es lógico que se pague una cuota cuando no se está ingresando nada".

Compartir el artículo

stats