Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los ganaderos luchan ante el virus

Las fincas continúan elaborando productos lácteos, a pesar de la crisis del coronavirus

En la imagen una vaca en la finca de la ganadera Herminia Suárez.

En la imagen una vaca en la finca de la ganadera Herminia Suárez. JOSÉ CARLOS GUERRA

Los ganaderos de la Isla siguen en pie lucha por mantener al sector primario y, de esa manera, llevar los alimentos a la mesa de los habitantes del Archipiélago, ante la crisis sanitaria que vive el país y pese al estado de alarma decretado hace dos semanas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con el fin de contener la propagación del virus. En este momento, para muchos productores es "un compromiso con la sociedad" seguir firmes, aunque tengan miedo de ser contagiados por el coronavirus.

Es por ello que se han centrando en reforzar la higiene de todo el personal que trabaja en estas fincas, aunque muchos de ellos ya seguían las establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como protocolo higienización antes de la crisis del coronavirus. Entre las normas está el uso de guantes, mascarillas, mantener una distancia de un metro entre cada persona, agua caliente para lavarse las manos después de utilizar los guantes y, además, implementan la desinfección del calzado.

Sin embargo, esto no hace que desaparezca la preocupación de un posible contagio o de tener que echar el cierre por falta de ventas. "Hay algo de salida de quesos en los comercios y con eso vamos compensando. Se vende menos y hay que intentar mover la leche por otro lado, aunque al final sigue sobrando", apunta la ganadera Rita Naranjo de Quesos Naranjo.

La quesera cuenta que están curando queso para evitar perder la menor cantidad posible de leche. Con respecto a la carne, Naranjo sostiene que, debido al cierre de restaurantes y bares, ha dejado de seguir con "la cadena de consumo" de sus animales y por ello, "siguen aquí cuando no deberían". "Vamos sobrellevando la situación", manifiesta la mujer.

A su vez, Herminia Hernández Suárez de Comercial Hernández Suárez detalla que han cambiado varias cosas en su finca producto de la pandemia, entre ellas las normas de seguridad que se han extremado por el bien de la propietaria y, en especial, de sus empleados. "Seguimos ordeñando", afirma. Pese a eso, reseña que han "invertido en la compra de novillas productoras y ahora hemos ido para atrás", lamenta.

Hernández Suárez destaca que en este momento "hay que darle prioridad, además de la sanidad, al sector primario ya que surte el alimento. Nosotros seguimos con sacrificio", asegura la ganadera. "No queremos sacar nada de esto, nos mantendremos unos con otros, es una cadena. La ganadería y la agricultura son importantes para que los demás puedan salir adelante", asevera.

"Ahora mismo esto está empezando, todo lo iremos viendo con el día a día, batallando con nuestros animales y evitaremos echar a nuestros empleados a la calle", sostiene Hernández Suárez. A su vez, hace énfasis en que "tenemos que prepararnos y ser positivos. En nuestro caso, los mataderos están con cupos para llevar uno o dos animales por cada ganadero y eso nos afecta, pero seguimos para adelante", afirma. "Con fuerza todos saldremos para adelante, aprendamos y valoremos las cosas más esenciales de la vida", destaca la mujer.

La ganadera agrega que además de que ella y su personal acatan las medidas de seguridad de la OMS, también lo hacen quienes les surten mercancía como la comida de las vacas. Esto no evita que el miedo se haga presente, "en especial la preocupación por los empleados". "Son siete familias las que dependen de mi empresa", revela.

"Todo lo que hacemos es por la sociedad", narra. "No siempre vamos a estar bien y hay que aprender a valorar lo principal de la vida, si lo hacemos podremos ser más felices, pero si solo luchamos cinco o seis personas y nos mal pagan y nos tratan como brutos, esto no funcionará", comenta con preocupación.

Asimismo, hace un llamamiento a las personas para que tengan precaución y se resguarden mientras la pandemia siga haciendo estragos en el país. "Tenemos que cuidarnos los unos a los otros. Vamos a salir adelante, seremos fuertes. En este momento, los soldados somos nosotros", insiste la ganadera.

Igualmente, solicita al Gobierno de Pedro Sánchez que "se deje de invertir en armamento militar. Al final de todo nos van a matar los virus y para eso no estamos preparados". "Tenemos que invertir en sanidad, en crear vacunas y en el sector primario", reflexiona la ganadera.

Por su parte, el maestro quesero y técnico de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, Isidoro Jiménez, señala que "no hemos parado en la administración porque aparte de que nuestros ganaderos tienen que dar de comer a sus animales, también necesitan hacer trámites como identificarlos y llevarlos a los animales al matadero", informa Jiménez.

El maestro quesero relata que los ganaderos que producen queso los han madurado y los que no pueden los venden a los maduradores ya que no tienen capacidad para aguantar tanta producción. "Más o menos van funcionando", explica a la vez que manifiesta que los vendedores de leche siguen trabajando y produciendo.

Jiménez aclara que estudian "cómo evolucionará esta situación. Hay queserías que vendían a hoteles y restaurantes, pero los supermercados siguen funcionando, algunos más que otros. Con las carnes es lo mismo", apostilla.

De igual forma, cuenta que las cadenas de supermercado siguen trabajando igual, aunque no sube el volumen de queseros que están vendiendo sus productos. Pese a esto no se han parado. Los más afectados ante esta situación, a su juicio, pueden ser los pequeños productores del sector primario. "Los queseros son los que pueden verse más perjudicados", lamenta el técnico.

En el caso de los que fabrican queso para madurar, Jiménez expresa que lo están guardando. "Hay quesos con plazos de caducidad y con esos productores han cambiado un poco la técnica para evitar que se caduquen", añade.

El maestro quesero cuenta que varios ganaderos le han preguntado si siguen trabajando, ya que necesitan algunas cosas para sus animales lo que significa que siguen produciendo. En este sentido indica que "nosotros seguimos funcionando desde la consejería, no dejarán de tener sus animales identificados".

El técnico recalca que, al ser productos de primera necesidad, seguirán trabajando, porque "al final, la gente come". Entre los más afectados también se encuentran los que surten a hoteles y restaurantes. "Aquí vemos lo importante que son los productores, que no han dejado de trabajar pese a lo que está sucediendo", asevera.

"En Canarias nos hemos dedicado mucho al cemento y turismo y abandonamos el sector primario. Pasa esto para que nos demos cuenta de eso que tienen y que no le da importancia", concluye.

Compartir el artículo

stats