Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La visión sindicalista

Esther Martín: "No se puede garantizar que ningún isleño se vaya a quedar en la cuneta"

"No se puede garantizar que ningún isleño se vaya a quedar en la cuneta", explica la secretaria de Acción Sindical de CCOO en Canarias

La secretaria de Acción Sindical de CCOO en Canarias, Esther Martín. LP / DLP

Durante los primeros compases de la emergencia sanitaria

Valoramos positivamente las medidas que ha adoptado el Gobierno de España de paralizar aquellas actividades económicas que no sean esenciales a través de los permisos retribuidos. Lo que se pretende es que dejen de morir personas y desde nuestra organización siempre vamos a poner por delante las vidas a la economía, entendiendo que esta es totalmente fundamental.

¿Es una medida arriesgada?

Creemos que el permiso retribuido recuperable es positivo porque, al final, las empresas van a poder recuperar ese tiempo. Estamos hablando de apenas ocho días laborables. Las empresas van a poder recuperar estos permisos que están adelantando a las personas trabajadoras, bien llegando a pactos a través de las vacaciones o ampliando luego las jornadas de trabajo. Esto no va a ser a fondo perdido para las empresas.

Pero los empresarios se preguntan cómo van asumir los permisos retribuidos si se restringe su actividad y no tienen ingresos.

Tenemos que poner en una balanza para ver qué es más importante ahora: parar durante ocho días laborales la actividad o salvar miles de vidas; si están las vidas por encima de los beneficios empresariales. No me voy a cansar de decir que entendemos que lo primordial es salvar vidas y poner herramientas para luego, por su puesto, salvar la economía.

Los sindicatos se habían quejado de abusos de los despidos. La prohibición de los mismos mientras dure la alerta los atajará ahora, ¿pero cuál será luego el efecto?

Estamos denunciando a aquellas empresas que están aprovechándose de esta situación para descargarse de personal y, curiosamente, del más antiguo. No se establece que no se pueda despedir, lo que se establece es que no podrán ser considerados despidos objetivos. O sea, que lo que viene es a encarecer el despido. Hemos defendido desde el minuto uno que la vía son los ERTE, que permiten a las empresas mantenerse y que los trabajadores puedan cobrar a través del Gobierno.

¿Confía en que se recuperará todo ese empleo? Ya se han presentado más de 15.000 ERTE.

El 93% de los presentados ha sido por fuerza mayor. Eso implicará que estos trabajadores no podrán ser despedidos en los seis meses posteriores a que finalice el estado de alarma y nosotros confiamos en que poco a poco se estabilice y se recupere la economía. Para eso es fundamental las medidas del Gobierno. Aunque consideramos que siguen siendo insuficientes, al menos van en la línea de poder proteger a las personas más vulnerables y garantizar que se pueda recuperar la actividad.

¿Qué va a pasar cuando se superen esos seis meses o con los trabajadores afectados por un ERTE por causas productivas?

Todo dependerá de cómo vaya evolucionando la economía. Tenemos que ser prudentes. Vamos a trabajar para intentar solventar esto de la mejor manera posible, pero no me atrevo a aventurar lo que pueda pasar a seis meses vista. Trabajamos para que no se queden empleos por el camino. Es nuestra función y nuestra idea.

¿Se puede hacer un paréntesis en la economía y volver a la normalidad después?

No queremos dar falsos datos, pero entendemos que va a ser una recuperación paulatina y vamos a trabajar para que toda la actividad se active al 100% en el menor tiempo posible.

¿Qué riesgo existe en Canarias de que se produzca una fractura socioeconómica? ¿Está garantizado que nadie se vaya a quedar en la cuneta?

No, desgraciadamente eso no se va a poder garantizar. En Canarias vivimos fundamentalmente del turismo. Por tanto, no solo van a afectar las medidas que esté llevando a cabo nuestro Gobierno, sino también las medidas que estén adoptando otros países. Lo que ocurra en esos países también va a afectar a Canarias.

¿Qué papel está jugando la Unión Europea (UE)?

Las medidas por las que está apostando la UE son sumamente insuficientes, incluso ineficaces. Es el momento de que la UE ponga a las personas en el centro de sus políticas y permita que salgamos de esta crisis provocada por la pandemia de la mejor manera posible. Si la UE no se implica, las dificultades van a ser superiores. No depende solo de España.

Compartir el artículo

stats