Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Declaración del IRPF de 2019

Arranca la campaña de la Renta más inoportuna

Casi 920.000 contribuyentes presentarán la declaración del IRPF en Canarias, donde se devolverán 507 millones en plena crisis económica

Cuatro personas circulan por la céntrica calle General Bravo. JUAN CASTRO

Hoy arranca una campaña de la Renta anómala, inmersa en plena crisis ocasionada por el coronavirus, con el país confinado, las empresas cerradas y los despidos al orden del día. A pesar de este incierto panorama, la Agencia Tributaria respeta los plazos y sigue marcando el calendario ajena a las turbulencias económicas en las que se ve inmerso el país. En Canarias, casi 920.000 contribuyentes están llamados a presentar antes del 30 de junio la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) correspondiente a 2019, es decir, un 3,1% más que en el anterior ejercicio. Hasta tres cuartas partes de estas declaraciones saldrán a devolver y 692.083 contribuyentes de las Islas recibirán una media de 732 euros cada uno, lo que sumará un total de 507 millones que regresarán a los bolsillos canarios en plena pandemia mundial.

En España, está previsto que se presenten 21 millones de declaraciones, un 1,6% más que el año anterior, de las que 14,5 millones tendrán derecho a devolución, casi el 70% del total, por un importe estimado de 10.686 millones de euros. Es precisamente ese alto porcentaje de devolución el que argumenta el Gobierno central a la hora de seguir adelante con la campaña de la Renta, así como el hecho de que el 88% de los contribuyentes presenta sus declaraciones por internet, lo que salvaría el obstáculo marcado por el estado de alarma, con las restricciones de movimientos y la obligatoria distancia social como principales ejes.

Además, para aquellos contribuyentes que no se manejen bien con las nuevas tecnologías, especialmente los de edad más avanzada -que además constituyen el principal grupo de riesgo en el contagio del coronavirus-, este año se reforzará la atención telefónica. Mediante el plan Le Llamamos, a partir del 7 de mayo se podrá comenzar a presentar la declaración a través del teléfono. Un servicio que, tal y como prevén desde el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda Gestha, no podrá dar respuesta a todos los casos. "Casi dos millones de personas acudieron el año pasado a las oficinas de la Agencia Tributaria, muchas de ellas mayores a quienes no les va a resultar sencillo el proceso de hacerlo por teléfono", explica el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, que añade que aquellos jubilados que tengan una segunda residencia en alquiler para completar sus pensiones o que hayan percibido ganancias patrimoniales no podrán realizar sus declaraciones de esta manera porque tendrán que presentar documentos que acrediten sus ingresos. "Por este motivo, planteamos a la Agencia Tributaria que amplíe la campaña presencial hasta septiembre, pues consideramos que se trata de un tiempo prudencial en el que el contagio ya se habrá superado", explica Mollinedo, que está convencido de que la propia realidad provocará que el Ministerio de Hacienda acabe flexibilizando sus plazos.

Además, Ghesta alerta contra la impulsividad de muchos contribuyentes -que se acrecienta ante los problemas económicos-, que confirman el borrador para así recibir las devoluciones en 48 horas sin analizar bien el documento y sin añadir deducciones que el propio sistema no puede incorporar porque la Agencia Tributaria desconoce si el hijo pequeño va a la guardería o si se ha realizado un gasto un dentista privado, por ejemplo. Además, hay que tener en cuenta las bonificaciones fiscales de cada comunidad autónoma, que en el caso de Canarias son 23. Entre ellas, se encuentra la devolución del 10% de los gastos médicos, que este año se limitará según los ingresos -39.000 euros para declaraciones individuales y 52.000 euros para las conjuntas-. Además, se mantienen las deducciones en la compra de material escolar, transporte y comedor, que se amplía de los 100 euros para el conjunto de los hijos que había en 2018 a los actuales 100 euros para el primero de los descendientes y los 50 euros para el resto.

Compartir el artículo

stats