Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desescalada en Canarias La reconversión empresarial

La protección contra el Covid-19, una tabla de salvación para las pymes

Imprentas y laboratorios fabrican viseras y geles hidroalcohólicos como antídoto a la crisis sanitaria y económica

Juan Chico, dueño de Laboratorios Kosei.

Juan Chico, dueño de Laboratorios Kosei.

La frase "la crisis es una oportunidad" puede rechinar en los oídos, pues aparece como el manoseado cliché de un inútil libro de autoayuda o el momento estrella del discurso de un coach Sin embargo, muchos emprendedores la han convertido en realidad en plena pandemia mundial, un escenario dantesco que se ha convertido en el perfecto trampolín para que los negocios se reconviertan, para que muchos propietarios acomodados se modernicen para así no echar el cierre y para que otros vayan más allá y realicen donaciones o incluso trabajen de manera totalmente altruista para no caer en el desánimo y además salir de esta anómala situación lo antes posible.

La empresa Aloe Plus Lanzarote eligió la opción de poner a la venta nuevos productos, como el gel hidroalcohólico e higienizante de manos, elaborado con jugo de aloe vera ecológico, además de echar mano de la responsabilidad social corporativa. "Donamos mil unidades al Cabildo, que a su vez entregó 600 a familias necesitadas y las 400 restantes a residencias de mayores", explica la responsable comercial, Cristina Guillén.

De todas formas, esta reinvención y la apuesta por la venta a domicilio no impidió que el negocio se viese resentido, con el cierre de las tiendas, el museo y el centro de interpretación, lo que provocó que se tuviese que aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) al 80% de los 64 trabajadores. Y eso a pesar de que la propia crisis sanitaria ha provocado un crecimiento de las ventas online, sobre todo en los productos relacionados con la salud "como el gel puro o el jugo de aloe, que tiene que ver con el aumento de defensas y el reforzamiento del sistema inmunológico", explica Guillén, y también de los productos de higiene, como las pastillas de jabones artesanales.

Los voluntarios 3D

Si algo se echó en falta en el inicio de la crisis fue el material de protección en hospitales y centros de salud. Las mascarillas, EPIs y respiradores se convirtieron en la necesidad más imperiosa para comenzar a vencer al virus. En ese momento, la tecnología y el altruismo de un ejército de voluntarios resultó esencial. El lanzaroteño Javier Ortega es uno de los coronavirusmaker canario que se unió a este equipo que comenzó a fabricar el material con sus impresoras 3D de manera gratuita. Viseras, pantallas y hasta un respirador fueron creados por grupos de personas repartidas por todas las Islas y mucho más allá, pues el movimiento canario ha llegado a Cuba, Venezuela o Brasil, tal y como explica Ortega, que añade que en el Archipiélago colaboran de manera altruista hasta unas mil personas , que han elaborado y entregado 25.000 viseras.

Ortega es socio de la empresa de rótulos y vinilos Efímera Publicidad, que se vio obligada a aplicar un ERTE a sus dos empleados y que ahora empieza a vislumbrar la recuperación con las mamparas de metacrilato que se prevé que empiecen a utilizar bares, cafeterías y restaurantes para garantizar la distancia social y la protección de sus clientes. " Coronavirusmaker ha sido una manera de salir adelante, de conocer a gente y de seguir trabajando juntos para intentar salir antes de esta crisis, así que hasta tiene algo de egoísta, pues el objetivo es recuperar cuanto antes la normalidad", explica con modestia el empresario.

Más suerte laboral han tenido los tinerfeños Laboratorios Kosei, que nacieron en 1994 de la mano de Juan Chico y María José Tous, y que han conseguido mantener intacta a toda su plantilla, formada por 14 trabajadores. Todo un mérito ya que la pandemia paralizó casi totalmente su mercado tradicional, basado en distribuir productos cosméticos a farmacias, peluquerías y centros de estética.

"Nosotros teníamos la posibilidad de fabricar el gel higienizante de mano, con un 70% de volumen de alcohol", explica Chico. Aun así, para poder hacerlo a un precio competitivo, tuvieron que vencer dos obstáculos. El primero, poder comprar este compuesto químico sin pagar sus elevados impuestos, un escollo que superaron gracias a la agilidad de la administración. El segundo, la escasez de envases en toda Europa, que paliaron con su propio ingenio. "Usamos los recipientes de nuestros propios productos, del champú y la leche corporal que no íbamos a vender, y luego optamos por acudir a productores locales para no vernos desabastecidos".

Estas empresas y muchas más aparecen en el portal todosprotegidos.camara.es, puesto en macha por el Ministerio de Industria, y las cámaras de comercio para facilitar la información sobre la oferta y la demanda de equipos de protección. Las pymes que fabrican estos productos pueden no sólo ofrecerlos en esta web, sino también dejar clara su capacidad de producción y distribución, así como los plazos de entrega, mientras que las empresas demandantes informan de sus necesidades en cada momento.

Compartir el artículo

stats