Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Medidas privadas contra la crisis

Los empresarios impulsan una emisión de bonos para ayudar a la reactivación

Pymes y autónomos proponen prestar 2.000 millones al Gobierno de Canarias a interés cero a cambio de deducciones fiscales

8

Desescalada en Canarias | Así vive Las Palmas de Gran Canaria el segundo día en la fase 0 del desconfinamiento

Los empresarios de las Islas están empeñados en sacar al Archipiélago de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus, que se ha materializado en el cero turístico, la destrucción temporal de empleo y una sobrecarga económica para la Administración, obligada a sustentar a los ciudadanos más vulnerables. Para aliviar esta pesada losa, las pequeñas y medianas empresas (pymes) y los autónomos proponen impulsar el bono canario, es decir, la emisión de títulos de deuda pública valorados en 2.000 millones de euros que prestarían al Gobierno de Canarias para destinarlo a inversión pública.

Las patronales presentan de manera atractiva este préstamo, pues tendría un tipo de interés cero y, por lo tanto, ningún coste para el Ejecutivo regional, que además dispondría del amplio plazo de cuatro o cinco años para devolverlo. ¿Qué ganan entonces los empresarios? Deducciones fiscales a través de la Reserva para Inversiones en Canarias (RIC), que solicitan materializar en su totalidad y no sólo en el 50%, como está establecido ahora para las emisiones de deuda pública. En el caso de autónomos y personas físicas -pues el objetivo de este bono es ampliarlo a toda la sociedad-, las patronales proponen que esta aportación económica desgrave en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Tal y como explica el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, el bono canario se ofrece como una herramienta de liquidez para que "se destine a infraestructuras públicas productivas, multiplicadoras de actividad económica y generadoras de empleo porque no hace falta señalar la imperiosa necesidad que tiene Canarias de crear puestos de trabajo no sólo para aliviar la situación personal de miles de familias, sino también para fomentar el consumo". Un segundo efecto de estos títulos, a medio y largo plazo, consistirá en la reactivación del sector turístico por ser el motor que tira de la industria, la construcción o el comercio.

La propuesta incluye que un Comité de Inversiones asesore al Gobierno canario a la hora de decidir qué infraestructuras públicas deberían acometerse, siempre huyendo de las pequeñas actuaciones y pensando en grandes partidas. La mejora de las playas, la creación de parques en espacios turísticos, la intervención en viales, rotondas y accesos serían algunas de las prioridades. Aunque se incluyan otros sectores, para los empresarios la mayor parte de las actuaciones tendrían que enfocarse a la actividad turística. "Es la que debe concentrar la mayor parte de los recursos económicos porque también el retorno que produce es mayor", recuerda el presidente de la CCE.

Además, al establecer un amplio plazo de devolución, se logra que "las finanzas del Gobierno canario no se vean atenazadas por la prisa y que, durante este tiempo, pueda destinar sus recursos propios al sostenimiento de servicios sociales básicos y a las medidas paliativas de los efectos de la crisis sanitaria en la sociedad", asegura Manrique de Lara.

La decisión la tiene el Estado

A priori, los trámites para poner en marcha el bono no deberían resultar complejos porque la emisión de deuda pública no es una herramienta anómala. Ya se ha echado mano de ella en anteriores ocasiones, con títulos encaminados a materializar la RIC tanto por parte del Ejecutivo autonómico como por los cabildos. Sólo sería necesaria la aprobación del Gobierno de España "que no debería tener ningún problema en reconocer que las Islas han sufrido el impacto de esta crisis de manera especial, con un paro que dobla la media nacional, por lo que lo lógico es que fuera generoso con aquellas medidas que no afectan negativamente a los Presupuestos Generales del Estado sino que, por el contrario, son capaces de generar recursos derivados de la recaudación, pues el turismo es el sector que más aporta a las arcas del Ejecutivo autonómico y reactivarlo es recuperar la capacidad de recaudar".

Si el Estado da el visto bueno, los títulos de deuda pública estarían listos para junio "porque tanto los pequeños y medianos empresarios como los autónomos han demostrado su compromiso con la sociedad canaria y están dispuestos a renunciar a proyectos privados para que el Gobierno canario lidere esa macroinversión pública". Según el presidente de la CCE, la medida ha sido bien recibida tanto por el Ejecutivo autonómico como por el resto de actores económicos y sociales, que no se extrañan de una fórmula recogida por el Régimen Económico y Fiscal (REF) y que ahora se plantea como una salida para la recuperación.

Compartir el artículo

stats