20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Consecuencias en el mercado laboral

Uno de cada tres canarios en edad de trabajar está en paro o en un ERTE

Canarias, que lidera la destrucción de empleo en abril, pierde casi el triple de los puestos de trabajo que generó en 2019

Uno de cada tres canarios en edad de trabajar está en paro o en un ERTE

Uno de cada tres canarios en edad de trabajar está en paro o en un ERTE Efe

Los estragos de la crisis del coronavirus en el mercado laboral del Archipiélago son más que evidentes. Canarias destruyó en abril casi el triple de empleo que creó en todo 2019. La región lideró la pérdida de puestos de trabajo el pasado mes, que cerró con una media de 759.346 afiliados a la Seguridad Social; 38.831 menos frente a los 14.441 sumados durante el pasado ejercicio. O lo que es lo mismo, las Islas perdieron un 4,87% de cotizantes, la mayor tasa de retroceso de todo el país. A un año vista las estadísticas no arrojan datos mucho más favorables, pues Canarias es la segunda comunidad, tras Baleares, donde más empleo se destruyó al quedar por el camino 50.776 puestos de trabajo (-6,27%). Las cifras del paro, junto con los afectados por los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), no hacen más que ahondar en la herida. El desempleo creció un 12,01% en abril -la tercera subida más alta anotada tras Baleares (15,6%) y Cataluña (12,2%)- hasta sumar 254.981 parados. Si se suman los 231.537 afectados a cierre de mes por los despidos temporales, que no computan como desempleo, se tiene que en el Archipiélago hay 486.518 personas sin trabajo o que están bajo el paraguas de un ERTE. En otras palabras: uno de cada tres canario en edad de trabajar -o dos de cada cinco activos de las Islas- está en paro o afectado por un expediente de regulación temporal de empleo.

Las cifras confirman lo que desde el principio del estado de alerta sanitaria advertían patronales, sindicatos y el propio Gobierno canario. El Archipiélago, por su alta dependencia al turismo -actividad que representa un 35% de su PIB y genera en torno al 40% de los empleos de la región-, va a sufrir el peor impacto económico y laboral. La parálisis de la economía a la que ha obligado el Covid-19 para frenar los contagios ha golpeado con fuerza a las Islas. El sector servicios acapara el 82% de la destrucción de empleo, con 31.653 afiliados menos. Las ramas de hostelería y comercio son las que anotaron los mayores retrocesos de afiliación, con 10.760 y 6.404 trabajadores menos, respectivamente. Le siguen la estela el sector de la construcción, con la pérdida de 4.912 efectivos, y las actividades administrativas y de servicios auxiliares, que contabilizan 4.192 empleados menos. Industria, por su parte, pierde 1.309 afiliados y la agricultura a otros 957.

Los números son aún más elocuente si el análisis abarca marzo y abril. En dos meses, el Archipiélago destruyó el cuádruple del empleo que creó en 2019: 58.795 puestos de trabajo menos frente a los 14.441 generados durante el pasado año.

La revisión de los datos del paro, publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, también apuntan al sector servicios como el más afectado por esta crisis. Esta actividad acapara un 77,42% del paro total. Es decir, de los 254.981 que engrosan las listas de desempleo de las Islas, 197.385 provienen de esta rama de actividad. Un segmento, además, que aporta la mayor subida del paro, con 22.549 personas. En el resto de sectores el desempleo también crece, pero en menor medida. La construcción, la industria y la agricultura aportan 2.941, 981 y 465 parados más, mientras que 411 personas decidieron durante el pasado mes embarcarse en la búsqueda de una oportunidad en el mercado laboral. Oportunidades que en tiempos de crisis y confinamiento, escasean.

La contratación se desplomó en la región un 63,23% en abril o un 77,68% si la comparación se realiza con el mismo mes de un año antes, el mayor y segundo descenso del país, respectivamente. Solo se firmaron 14.433 contratos, de los que el 87,46% eran temporales (12.623). Y si bien el sector servicios es el que sufre los mayores estragos del paro y la destrucción de empleo, este segmento es el que anota el mayor volumen de formalización de contratos: 9.821.

Pese a que el colectivo de hombres experimenta el mayor ascenso en el desempleo, las mujeres (137.530) continúan siendo mayoría en las listas de desempleo. Los datos conocidos ayer también revelan que casi la mitad de los parados, 126.948 de 254.981 -un 49,8%- no cobra ningún tipo de prestación por desempleo. En cuanto a los afectados por los ERTE, el SEPE aún no ha desvelado cuántos han cobrado ya la prestación. De los 231.537 afectados por estos expedientes, 220.630 lo son por causa de fuerza mayor. Las Palmas cuenta con 127.409 personas en esta situación frente a las 104.128 que se contabilizan en Santa Cruz de Tenerife.

En el conjunto del país, el paro se disparó en abril en 282.891 desempleados, su mayor repunte en este mes. España destruyó en conjunto, a su vez, 548.093 puestos de trabajo.

Una cifras "dramáticas"

La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) tilda de "dramáticas" las cifras del paro de abril. Su presidente, Agustín Manrique de Lara, indicó ayer que reflejan de forma clara el impacto de la crisis sanitaria en la economía canaria. La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife también reclama que en Madrid y en Bruselas se tengan en cuenta las especificidades de las Islas. Su presidente, Santiago Sesé, cree importantes la adopción de medidas diferenciadas por parte del Gobierno central y la UE para evitar la quiebra económica y social "en un territorio altamente vulnerable".

Los sindicatos también alertan del fuerte retroceso de la contratación. Héctor Fajardo, responsable de Organización de UGT en Canarias, lamentó que la región ya acumule tres meses de caídas. Fajardo, que valoró de forma positiva las medidas adoptadas por el Gobierno central para paliar los efectos de la crisis, advirtió que aún existen "importantes incertidumbres" que exigen un "diálogo implicado y comprometido" de los agentes sociales y las administraciones para hacer frente a una crisis "que va a tener un impacto brutal". El líder de CCOO en las Islas, Inocencio González, tildó de "malas" las cifras en un mes que suele ser bueno para el empleo. La consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno canario, Elena Máñez, señaló, por su parte, que los datos del paro "eran de esperar" debido a la emergencia sanitaria que "ha impactado con especial fuerza y de manera diferencial" en las Islas.

El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, apuntó, a su vez, que los datos son "terribles", pues en un solo mes España ha perdido 41.250 autónomos, un descenso del 1,3%.

Compartir el artículo

stats