Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS Repercusiones en la economía

Bruselas eleva el desplome de la economía española al 9,4% este año

La Comisión avisa que la recuperación tendrá dos velocidades y España estará en la lenta. Las Bolsas acusan los malos augurios

La crisis del coronavirus y las estrictas medidas de confinamiento puestas en marcha por España para frenar la propagación de la pandemia provocarán, según la Comisión Europea, un desplome brutal de la economía española cuyo Producto Interior Bruto registrará este año una caída del 9,4%, dos décimas peor de lo anunciado por el Gobierno español la semana pasada. Este mayor pesimismo se compensará en el 2021 con una recuperación del PIB del 7% frente al 6,8% previsto por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, aunque insuficiente para recuperar el terreno perdido.

Las nuevas previsiones económicas de primavera -con fecha de corte en el 23 de abril- reconocen que la economía española "estaba en una senda de crecimiento moderado" antes del estallido de la pandemia del, con un crecimiento del PIB del 2% en el 2019, una previsión para el 2020 del 1,6% y unos indicadores de enero y febrero sin cambios respecto al ritmo previsto. Una situación que estalló a principios de marzo. El brote severo de la pandemia llevó a las autoridades españolas a imponer estrictas medidas de confinamiento que culminaron en la suspensión de todos actividades esenciales durante dos semanas.

Estas restricciones tendrán "un efecto sin precedentes en la actividad económica, con un impacto particularmente severo en el sector servicios" y "profundamente negativo" en las finanzas públicas debido a una fuerte contracción de la recaudación fiscal y un aumento del gasto por desempleo, las transferencias sociales y el gasto en atención médica. Todo esto, junto con los aumentos ya aprobados en las pensiones y el salario de los funcionarios, dispararán el déficit hasta alrededor del 10% del PIB. El agujero en las cuentas públicas se reducirá en el 2021 pero sin cambios en la política económica el déficit será del 6,7% del PIB, muy por encima del 3% de límite que fija el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Como consecuencia, el ratio entre deuda y PIB aumentará unos veinte puntos y llegará al 115,6% antes de disminuir al 113,7% en el 2021.

Gentiloni anima "gastar"

"España obviamente es uno de los tres o cuatro países más afectados en Europa por este brote. Necesita nuestra solidaridad y necesita que el Gobierno adopte decisiones potentes y rápidas", indicó ayer el comisario de asuntos económicos, Paolo Gentiloni, eludiendo pronunciarse sobre cuándo deberá acometer ajustes el Gobierno español. "No es habitual que el comisario de Asuntos Económicos invite a los gobiernos a gastar, pero así es. Las consecuencias de no gastar, de no intervenir, y no juzgo la calidad de las intervenciones, habrían sido peores que las consecuencias que tendremos por alto déficit y deuda", ha explicado.

"Tendremos un período para recuperar el camino adecuado. Pero para hacer frente a la crisis, y particularmente el riesgo de perder puestos de trabajo en España, es absolutamente necesario", añadió Gentiloni sobre la necesidad de inyectar fondos en la economía. Según el análisis de la CE, España será junto con Grecia (-9,7%) e Italia (-9,5%) el país que registrará este año la mayor contracción económica pero también caerán con fuerza Francia (-8,2%) o Irlanda (-7,9). El impacto, no obstante, será generalizado, con una caída récord en la Eurozona (-7,7%) y la UE (-7,4%) aunque países como Alemania (-6,5%) conseguirán limitar la caída.

"Una vez que la pandemia esté controlada y las medidas de contención puedan ser progresivamente levantadas la economía debería empezar a recuperarse en la segunda mitad del año", sostiene Gentiloni. El pronóstico de Bruselas es que la Eurozona crecerá un 6,3% en 2021 y un 6,1% la UE en 2021 aunque los números dependerán de la severidad de la pandemia y de la recuperación de los sectores más golpeados, lo que podría llevar a una recuperación a varias velocidades en función de la capacidad de los gobiernos para adoptar medidas. De momento, las estimaciones de Bruselas apuntan que para finales del próximo año solo Alemania, Austria, Polonia, Eslovaquia y Croacia habrán recuperado el nivel previo a la crisis del coronavirus.

En el caso español, el diagnóstico comunitario apunta que la industria reanudará su actividad con mayor rapidez que el sector servicios, donde las restricciones se mantendrán más tiempo lo que afectará al comercio minorista, al turismo, el transporte, la alimentación y los hoteles.

Bolsas

Las malas previsiones sobre la economía de la UE a las que se unió un bajón en 15,6% en la cartera de pedidos de la industria alemana, la mayor caída Bolsas europeas, excepto la de Londres, cerraron con descensos. Milán bajó un 1,31 %; Fráncfort, un 1,15 %; Madrid, un 1,13 %; y París, un 1,11 %, mientras que Londres subió un 0,07 %.

El índice Eurostoxx50, que agrupa a las 50 empresas europeas más capitalizadas, perdió también un 1,09 %.

En Wall Street pesaban los datos negativos sobre la pérdida de puestos de trabajo en el sector privado de Estados Unidos, que ha destruido 20,23 millones de empleos en marzo, y también se pasó al rojo.

Compartir el artículo

stats