Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Canarias entera avanza en la desescalada

Hoteles asépticos y atención personal al cliente para salir del cero turístico

Los directores de alojamientos y la cadena RIU dan a conocer los protocolos de seguridad que regirán en el retorno a la actividad

Hoteles asépticos y atención personal al cliente para salir del cero turístico

Hoteles asépticos y atención personal al cliente para salir del cero turístico

Es pronto aún para atisbar una fecha en que los hoteles puedan abrir de nuevo sus puertas y empezar a revertir el ruinoso cero turístico actual. Hasta la aparición de una vacunahecho que ni los más optimistas sitúan antes de la primavera del año próximo, los establecimientos alojativos tendrán que poner toda la carne en el asador para preservar la salud de los clientes y los empleados. Desinfección de zonas comunes y atención personalizada están llamadas a convertirse en vectores protagonistas.

Están en juego la imagen de los negocios particulares y del destino en su conjunto. En este contexto empiezan a proliferar los manuales que regirán el turismo en el futuro inmediato; en el contexto actual, léase iniciativas que cerrarán el paso a la pandemia global.

La desinfección y evitar aglomeraciones de clientes en las zonas comunes, como dicta el sentido común, son las claves principales. Sobre ellas residen los documentos que han salido de las oficinas de la Asociación Española de Directores de Hotel (AEDH) y la cadena RIU.

Esta última establece 17 protocolos para describir con detalle cómo habrán de abordarse todas y cada una de las actividades diarias. El documento lo ha elaborado la consultora especializada Preverisk y nace con la vocación de compartirse con todo el sector desde la alianza Post Covid19 Hospitality Sector Alliance que impulsará la propia empresa. "Lo más importante ahora es la recuperación de los destinos y toda su oferta en conjunto", explica la firma balear a través de un comunicado.

Colaboración del cliente

En el sector saben que es absolutamente necesaria la colaboración de los clientes. A pesar de ello y lógicamente, la pretensión es que las molestias que les genere la pandemia sean las menos posibles. El ideal es que se garantice en los propios puntos de partida la inexistencia de peligro. Ahora bien, esas inconveniencias se entiende que serán bien recibidas por los viajeros por cuanto que es su salud lo primero que garantizan.

La AEDH advierte en un documento de 29 páginas que sin el consentimiento, tanto de los alojados como del personal, no serían posible tener un control exhaustivo. Los directores de hotel se refieren en este caso a la obligatoriedad de cumplir con la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Imposible realizar al personal hasta dos tomas de temperatura diarias ni registrar los movimientos de los visitantes por geolocalización utilizando para tal fin sus teléfonos móviles.

Incluso, se recomienda que los clientes firmen "una declaración responsable según la cual avisarán si se encuentran mal" y se abstendrán que hacer uso de su reserva en dicho caso. Por supuesto, ese mismo documento les obliga a revelar todos los puntos del hotel por los que han pasado y con qué personas mantuvieron contacto. Además, los hoteles contarán con asistencia médica todos los días de la semana durante 24 horas.

En RIU son conscientes de que propiciar el cumplimiento de todas las medidas de distanciamiento social obliga a limitar tanto la ocupación de los establecimientos en su conjunto como de las diferentes zonas que los integran. Es decir, una terraza o un área de piscina tendrán niveles de aforo que no podrán superarse en ningún caso.

"Los protocolos ya están en manos de gobiernos autonómicos españoles e internacionales, así como de TUI Group para su supervisión", explican desde RIU Hotels & Resorts. Como parte esencial para asegurar el éxito en su aplicación, el documento sitúa "la formación de los empleados".

Es la plantilla la que tendrá que conocer con qué periodicidad y de qué manera hay que proceder a la limpieza de los elementos de las zonas comunes tales como barandillas o los ascensores. Por cierto, en el caso de estos últimos, la AEDH señala que solo dos personas podrán utilizarlos al mismo tiempo para garantizar la salud de todos los alojados.

Evidentemente, un hotel no se basta por sí solo para ser operativo. Tiene una serie de proveedores y subcontratass, que también estarán obligados a garantizar la máxima asepsia la hora de prestar servicio.

Compartir el artículo

stats