Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consumidor poscovid: más digital y en busca de marcas confiables

Cerca de dos millones de españoles se han estrenado con las compras online durante las semanas que ha durado el confinamiento

Pocas cosas volverán a ser igual después de los últimos tres meses. La crisis provocada por el Covid-19 y las semanas de confinamiento han provocado ya importantes cambios en la forma de trabajar o de relacionarse de la mayoría de ciudadanos, y los hábitos de compra tampoco escaparán de esta tendencia. Consultoras y expertos coinciden en que la pandemia dejará un consumidor más preocupado por la seguridad y la salud, que buscará marcas que le generen confianza, que valorará más el precio, ante las dificultades económicas que se avecinan, pero, sobre todo, un consumidor mucho más digital.

"Las semanas de encierro han servido para que muchos pierdan el miedo a comprar online y cada vez se impone más la omnicanalidad. Es decir, compradores que, por ejemplo, van a la tienda a mirar el producto, pero luego prefieren encargarlo en internet, ya sea por comodidad o, incluso, por seguridad, porque no quieren una prenda que haya estado expuesta, por temor al Covid", explica el CEO?de la consultora 3dids.com, Andrés de España.

Ya sea por necesidad o por curiosidad, lo cierto es que, durante el confinamiento, alrededor de dos millones de españoles se han lanzado a comprar en internet por primera vez en su vida, según los cálculos de la red social Chollómetro. Un incremento que, además, ha sido más acusado entre aquellos que tienen más edad: los compradores de más de 60 años han aumentado hasta un 70% con relación a las cifras precovid y suponen ya casi un 6% del total, según explica el portavoz del portal, David Gutiérrez. Este anticipa además ese incremento que se mantendrá especialmente para el consumo de ocio. Es decir, en las plataformas de vídeo bajo demanda, como Netflix o HBO, y en los videojuegos en red, cuya utilización ha aumentado hasta un 43% durante el estado de alarma.

Las marcas se adaptan

Más allá de esta digitalización, la actual crisis del Covid-19 también ha cambiado los valores que mueven a los consumidores y una de las tendencias que se han acentuado es la necesidad de poder confiar y conocer la marca que se adquiere, de acuerdo con las investigaciones realizadas por la consultora Kártica, mediante focus groups. Otra motivación que ha despertado esta situación excepcional es la de la solidaridad: los consumidores expresan que van a querer "ayudar" en el acto de comprar y que desean apoyar a las marcas y los establecimientos que, a su vez, se mostraron responsables durante la epidemia, de acuerdo con el mismo estudio. Además, ganarán adeptos aquellos que sepan transmitir esperanza, que hay una salida a la crisis y se calmarán las aguas.

La consultora que dirige Enrique Pernía también ha detectado el deseo de muchos ciudadanos de no dejar perder el tiempo que han ganado para sus relaciones familiares o, incluso, para sí mismos gracias a las semanas que han pasado en casa, por lo que muchos expresan su voluntad de mantener prácticas como el teletrabajo, aunque sea de forma parcial, y de adaptar sus momentos de ocio a este nuevo deseo.

Es lo que en Nielsen denominan como cocooning y otras firmas de prospección llaman nesting y que se traduce en querer pasar más tiempo en casa, lo que de nuevo lleva a un aumento de los canales digitales. Por ejemplo, esta última consultora, en un reciente análisis distribuido a los medios, ponía el caso de lo que está ocurriendo en China, el país donde más ventaja llevan en esto de la desescalada y donde un 60% de los consultados pide potenciar el online y la entrega a domicilio.

Más cómodos

En la misma línea, en Kártica señalan que el confinamiento ha potenciado el estilo homewear, lo que se va a manifestar en una tendencia a la comodidad en la indumentaria. Según explican, los consumidores ya han experimentado en sus casas el confort en el vestir y les ha gustado: ahora valoran más que antes la comodidad y están menos dispuestos a sufrir por su imagen.

Por último, desde Nielsen apuntan que otra de las tendencias que se va a agudizar será la preocupación por el ahorro. De esta forma, si la anterior crisis ya generó que la sensibilidad al precio creciera desde el 52% al 67% de los consumidores, ahora aún será mayor. Además, como recuerda el CEO de 3dids, Andrés de España, internet permite comparar mucho más, con lo que los consumidores tienen más claro el rango de precios que están dispuestos a pagar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats