Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tercer retraso del Plan Renove paraliza las ventas de 6.000 coches en Canarias

Los concesionarios del Archipiélago habrían vendido el mes pasado más vehículos que en junio de 2019 si el Gobierno central hubiera cumplido sus propios plazos

El tercer retraso del Plan Renove paraliza las ventas de 6.000 coches en Canarias

Enorme decepción entre los vendedores canarios de automóviles por el tercer retraso del Gobierno central en la aprobación del nuevo Plan Renove. Cuando el sector daba por hecho que el Consejo de Ministros daría ayer su visto bueno al programa para la promoción de las ventas, que están en mínimos históricos por el parón de la actividad a causa del coronavirus, el Ejecutivo de Pedro Sánchez lo ha pospuesto una vez más. Y sin concretar la fecha. El plan de incentivos se aprobará durante la primera quincena de este mes, según aseguró la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Siempre que no se produzca, claro está, un nuevo aplazamiento. Quedan así paralizadas más de 6.000 compraventas solamente en los concesionarios del Archipiélago, decenas de miles en todo el país. De hecho, "los cajones están llenos de operaciones" pendientes de la publicación del nuevo Renove en el Boletín Oficial del Estado, explicó Manuel Sánchez, presidente de la patronal de concesionarios de automoción Aconauto Canarias.

Fue el propio Pedro Sánchez quien a mediados del mes pasado anunció la inmediata puesta en práctica del plan. Empresas y compradores dieron por descontado que el mismo día 16, uno después del anuncio del presidente del Gobierno, la maquinaria administrativa estaría a punto para comenzar a aplicar el programa de incentivos. No en vano, el Ejecutivo había garantizado que así sería y que ese mismo día, el martes 16, el Consejo de Ministros aprobaría el Renove. En las Islas, la intención del Ejecutivo estatal se recibió como un balón de oxígeno por las empresas y como una enorme oportunidad por los ciudadanos. Tan es así, que las operaciones de compraventa crecieron de golpe en los concesionarios del Archipiélago pese a la mala situación económica. Operaciones, eso sí, a falta de cerrarse, es decir, a falta de la firma, ya que el plan sigue y seguirá sin aprobarse en los próximos días. Todo un "jarro de agua fría", subrayó el máximo representante de Aconauto, cuando el mes pasado muy probablemente habría concluido en mejores cifras que junio de 2019 a pesar de la pandemia. Entonces se vendieron en la región un total de 6.052 turismos y todoterrenos, y las previsiones de Aconauto apuntaban que, gracias al Renove, este año el mes se cerraría con un volumen de ventas de entre un 3% menos y un 3% más que el año pasado. En definitiva, con una mínima caída de ventas en el peor de los casos y con un ligero incremento en el mejor. De cualquier forma se habrían contabilizado alrededor de 6.000 operaciones, algo impensable hace apenas un par de meses.

Ahora, sin embargo, el efecto positivo de aquel anuncio se ha evaporado y las ventas "están paralizadas", agregó el presidente de la Federación Regional Canaria de Empresarios Importadores y Concesionarios de Automóviles (Fredica), Rafael Pombriego. "Al final se ha generado un enorme cabreo y se ha paralizado todo", insistió Pombriego, que recordó que el parque móvil de las Islas es uno de los más envejecidos del país, de ahí que muchos canarios se hayan apresurado para acogerse a los incentivos del plan bajo unas expectativas que de momento no pueden cumplirse. En este sentido, los canarios están entre los españoles que más rédito pueden obtener del nuevo Renove, que en principio tendrá un presupuesto de 250 millones de euros. La base del programa es facilitar la compra de un coche nuevo a cambio de que el comprador achatarre un automóvil más antiguo, menos seguro y más contaminante. Según expuso el presidente de la patronal Aconauto, el parque móvil de la Comunidad Autónoma es el cuarto más viejo de España, con lo que no resulta así tan extraño que las peticiones para acogerse a los nuevos incentivos se amontonaran en los días siguientes al anuncio de Sánchez. Incluso hasta el punto de obligar a los concesionarios a adaptarse sobre la marcha a este súbito incremento de la demanda.

ERTE

Manuel Sánchez apuntó que ha habido empresas concesionarias que han reactivado a trabajadores que estaban en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para poder atender debidamente el notable incremento de la demanda a raíz del anuncio del presidente del Gobierno. Por eso hay miles de operaciones pendientes de que se publiquen oficialmente los pormenores del plan, algo que no siempre entienden los clientes.

Ocurre que los concesionarios trabajaron desde el 16 de junio sobre la base de lo prometido por el Ejecutivo central, y sin la ayuda del Estado, sencillamente no tienen margen para ofrecer descuentos tan grandes como los que hace posible el Renove. Muchos compradores vienen quejándose estos días de la tardanza de sus concesionarios en matricular sus nuevos coches y entregarles las llaves, pero es que sencillamente no pueden hacerlo, no al menos con los descuentos pactados, hasta que el programa de incentivos efectivamente sea realidad. De este modo, "se ha desaprovechado ese boom, y la oportunidad ha acabado por convertirse en un problema", ahondó por su parte el presidente de Fredica.

Nervios en la clientela

Desde la firma concesionaria de una de las grandes marcas del sector ubicada en el norte de Tenerife, su director de ventas puso énfasis en que los clientes "están muy nerviosos", y a los comerciales no les queda más remedio que explicarles la situación y confiar en que sean comprensivos. Muchas empresas incluso añadirán descuentos propios a los incentivos públicos, pero en ningún caso tienen el suficiente músculo como para igualar las ventajas del Renove.

Los trabajadores autónomos y particulares que compren un modelo cero emisiones disfrutarán de una subvención de 4.000 euros, que serán entre 600 y mil euros si se trata de un modelo eco. Y también quienes adquieran un coche con motor de combustión con etiqueta C podrán beneficiarse de una ayuda de entre 400 y 800 euros. En el caso de las pymes, las ayudas serán de 3.200 euros para los cero, de entre 500 y 800 euros para los eco y de entre 350 y 650 euros para los C. Eso sí, en todos los casos el automóvil en cuestión no podrá tener un precio de más de 35.000 euros. Si sobrepasa esa cantidad, la compraventa queda automáticamente excluida del Renove. Se trata de descuentos históricos que, no obstante, no podrán materializarse hasta que el Consejo de Ministros apruebe el programa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats