Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo varapalo para el sector turístico

Reino Unido recomienda no viajar a las Islas y hunde la recuperación turística

El Gobierno británico desaconseja ahora viajar a la región pese a las presiones de España y destroza la conectividad reconquistada por Canarias tras el estado de alarma

Reino Unido recomienda no viajar a las Islas y hunde la recuperación turística

Reino Unido nos hunde. Pese a que las autoridades británicas reconocen que Canarias y Baleares presentan una situación epidemiológica más favorable que el resto del país, mantiene la imposición de cuarentena de dos semanas para todos los pasajeros que procedan de España e incluye a los dos archipiélagos entre los destinos a los que desaconseja viajar. La decisión del Gobierno de Boris Johnson pone en peligro el mantenimiento de 250 vuelos con las islas británicas, lo que representa un 28% -casi un tercio- de la conectividad con el exterior recuperada por el Archipiélago tras la irrupción de la pandemia. Jet2 y TUI anunciaron anoche, al cierre de esta edición, que suspendían vuelos con Canarias.

Los contactos iniciados por el Gobierno central para tratar de levantar el aislamiento impuesto a los viajeros que partan de las islas no solo no han fructificado, sino que han obtenido como primera respuesta de Reino Unido un endurecimiento de las medidas al incluir a Canarias y a Baleares en el mismo saco que al resto del país para recomendar que también se eviten los desplazamientos a estas regiones. Una decisión más que amenaza con dar la puntilla a un sector muy afectado por la pandemia. En el caso de Canarias, que tiene en Reino Unido su principal mercado emisor de turistas, existe temor a que se pierda una buena porción de la capacidad aérea recuperada. En concreto están en peligro 250 vuelos semanales con las islas británicas -de los 891 que hay en total- o, lo que es lo mismo, unas 50.000 plazas. De estas, 18.900 las aporta la aerolínea británica Jet2, que ayer anunció a última hora que cancelaba todas sus conexiones con las Islas después de que el Gobierno británico actualizara sus recomendaciones. La compañía, en un comunicado colgado en su página web, aconsejaba a sus clientes que no acudieran hoy al aeropuerto si tenían previsto volar a Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote -además de a Baleares y Península-. Ryanair, con 75 vuelos y 13.500 plazas a la semana es la segunda compañía que más operaciones suma con Reino Unido. TUI, que primero canceló el sábado y luego retomó ayer sus conexiones con los archipiélagos, también decidió suspenderlas ante el nuevo escenario, cancelando sus conexiones desde hoy hasta el 31 de julio.

La consejera regional de Turismo, Yaiza Castilla, apuntó ayer a que si bien la previsiones no eran las de 2019, sí eran positivas. Castilla confía en que las relaciones entre ambos estados avancen porque al complicado contexto actual se suma que los principales turoperadores y compañías que traen británicos a Canarias están en una situación de "liquidez delicada". Como "caigan los grandes", advierte, costará recuperar lo que aportan y el escenario podría "agravarse mucho". El propio presidente del Ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, afirmó ante los micrófonos de Onda Cero que de no contar con turismo en las Islas, "el hambre se comerá a Canarias". Torres se refirió a la necesidad de encontrar una solución dada la dependencia del Archipiélago al sector turístico y al hecho de que la región canaria sea la comunidad con más personas afectadas por un ERTE (156.121 en junio). La realización de las pruebas PCR antes de viajar y la creación de un corredor sanitario seguro y directo son dos de las medidas por las que apuesta.

Los expertos epidemiológicos de Reino Unido y España se reunieron ayer para aclarar la evolución del Covid-19 en el país y, en especial, en Canarias y Baleares. La ministra de Asuntos Exteriores, ?Arancha González Laya, confió en que el diálogo diese sus frutos, en especial en lo que respecta a los territorios insulares por su "especificidad". "El diálogo continúa y confío en que la solidez de los datos y explicaciones españolas den sus frutos en breve", afirmó, antes de que el Gobierno británico decidiera desaconsejar también los desplazamientos a los dos archipiélagos.

La secretaria de Estado de Sanidad británica, Helen Whately, reconoció, por su parte, que la incidencia del Covid-19 es menor en Canarias y Baleares, según recoge Efe, pero advirtió que "los casos están aumentado muy rápidamente" en "otros lugares". Pese a esa mejor posición de las dos comunidades insulares, las negociaciones han caído, de momento, en saco roto. Whately justificó que se haya actuado de forma "rápida" con España porque el objetivo es evitar una "segunda ola" de coronavirus, si bien los sectores británicos afectados también han criticado la medida. El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, insistió, a su vez, en que la cuarentena atiende a razones de salud pública y que su suspensión dependerá de la evolución de las cifras.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats