Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo varapalo al sector turístico

La patronal prevé una inédita caída del PIB del 25% tras el veto del Reino Unido

La CEOE pide prolongar los ERTE hasta abril para evitar una avalancha de empresas en concurso

La patronal prevé una inédita caída del PIB del 25% tras el veto del Reino Unido

La patronal prevé una inédita caída del PIB del 25% tras el veto del Reino Unido

Las previsiones macroeconómicas ya eran malas antes de que el Reino Unido decidiera que quienes regresen de Canarias deberán someterse a cuarentena. Pero ahora son sencillamente las peores de la historia de la Comunidad Autónoma. La patronal del Archipiélago pronostica que la crisis del turismo, agravada por la polémica decisión del Gabinete de Boris Johnson, se llevará por delante la friolera de un 25% del Producto Interior Bruto (PIB) regional. Es el cálculo que ayer adelantó la división tinerfeña de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE-Tenerife) en la presentación de su último informe de coyuntura, el correspondiente al segundo trimestre del año. Un hundimiento económico sin precedentes que corrobora la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), la patronal de la provincia de Las Palmas, que ya el martes había avisado, aún sin descontar los efectos del veto del Reino Unido, que el PIB de las Islas perdería "como mínimo" un 18%.

José Miguel González, director de Consultoría de Corporación 5, la firma que elabora los informes de coyuntura para la CEOE, explicó que la controvertida e inesperada decisión de la Administración Johnson los había obligado a recalcular a última hora las previsiones de cara al cierre del ejercicio. Un nuevo varapalo a la primera industria de la región que más allá de sus efectos inmediatos, tendrá también consecuencias a medio y largo plazo. No en vano, y con independencia de que el Gobierno británico recapacite y levante la obligatoriedad de cuarentena para quienes hayan pasado sus vacaciones en Canarias, el efecto disuasorio perdurará. Es decir, muchos potenciales turistas no vendrán al Archipiélago por si acaso a sus gobiernos se les ocurre imponerles un confinamiento a su regreso ante el más mínimo riesgo. Máxime cuando en el caso de las Islas ni siquiera existe riesgo alguno, o cuando menos es ínfimo en comparación con, sin ir más lejos, el propio Reino Unido. Todo esto es lo que ha dado lugar a que la previsión de la patronal sea casi apocalíptica.

El PIB de la Comunidad Autónoma es de unos 46.000 millones de euros, o dicho de otro modo: el valor de todos los bienes y servicios que se producen y prestan al cabo del año en la región asciende a 46.000 millones. Así pues, de cumplirse los pronósticos de CEOE-Tenerife, corroborados por el secretario general de la CCE, José Cristóbal García, Canarias perdería uno de cada cuatro euros de su producción anual, alrededor de 11.500 millones de euros. Y ahí se incluyen los beneficios de las empresas, los sueldos de los trabajadores y la recaudación pública por impuestos, por ejemplo. Todo un batacazo que no solo no tiene precedentes en la etapa autonómica, sino que difícilmente los tenga en cualquier otro período anterior, incluida la Guerra Civil.

"Gran crisis"

En este contexto, el presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, hizo hincapié en que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor están evitando que se produzca un aluvión de empresas en concurso de acreedores. Un aluvión que en cualquier caso se producirá igualmente si el Gobierno central no prolonga este tipo de ERTE en el caso del Archipiélago hasta después de la próxima Semana Santa, es decir, hasta abril de 2021. ¿Por qué? Porque la temporada alta turística comienza en las Islas el 1 de octubre, y de momento los ERTE por fuerza mayor tienen fecha de caducidad el 30 de septiembre, que es cuando acaba la temporada alta en Baleares. Es por tanto vital que el Ejecutivo autonómico convenza al Estado para activar la disposición adicional que posibilita prolongar en Canarias estos ERTE (que incluyen bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social) con carácter extraordinario. De no ser así, la "gran crisis" que ha originado la pandemia de coronavirus, tal como la calificó Francisco, engullirá un mayor número de negocios y de puestos de trabajo.

Al hilo de lo anterior, el presidente de la patronal de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, que en su día fue consejero de Economía y de Sanidad del Gobierno de Canarias, reparó en que el país "está anestesiado" por medidas como los préstamos blancos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) o los mismos ERTE, "instrumentos potentes que no dejan ver la realidad de la situación". En esta línea, Francisco dijo tener la percepción de que no se está aprovechando este período para "someterse a rehabilitación", sino que se ha optado por "tumbarse a ver la tele". El representante empresarial se refirió así a la falta de medidas para corregir la "ineficiencia" en determinados ámbitos de la Administración pública, para aligerar la burocracia y para acelerar las inversiones, si bien reconoció que el Ejecutivo regional sí parece estar dando pasos en esta dirección. "Me preocupa que el Gobierno central no sea consciente de la gravedad de la situación, que siga con su agenda pre-Covid cuando las cosas han cambiado radicalmente", ahondó José Carlos Francisco, que insistió en que "no estamos centrados en lo que tenemos que centrarnos; el país está anestesiado".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats