Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias pierde 3,8 millones de clientes y 4.800 millones euros en su peor semestre

El Archipiélago recibió en los primeros seis meses del año a menos de la mitad de visitantes extranjeros que en 2019 - Apenas 2.201 turistas llegaron en junio a las Islas

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Apenas 2.201 turistas extranjeros visitaron Canarias el pasado junio. La cifra supone una mejora respecto al mes anterior, cuando -en pleno estado de alarma, con el espacio aéreo prácticamente cerrado y los hoteles temporalmente clausurados- ningún cliente internacional llegó a las Islas, pero añade un dato más al demoledor golpe que la epidemia del nuevo coronavirus y las medidas adoptadas para combatir su expansión han propinado a la tradicionalmente considerada primera industria de la región. La pérdida de visitantes foráneos en el primer semestre del año roza los cuatro millones -3,87- y, a su vez, se ha traducido en el desplome del gasto turístico, cerca de 4.800 millones de euros menos que en el mismo periodo de 2019. La primera mitad del ejercicio concluye, así, como la peor para el sector desde que se tienen registros.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer los resultados del estudio sobre movimientos turísticos en fronteras (Frontur) y de la encuesta de gasto turístico (Egatur), ambos correspondientes al sexto mes del año. Los datos colocan al Archipiélago como la comunidad autónoma en la que más ha caído la llegada de turistas extranjeros en relación a junio de 2019 -un 99,8%-, aunque también como la que más ha resistido si lo que se mide es el conjunto del semestre -un 58,6% menos-. Los 2,7 millones de turistas que accedieron a Canarias en la primera mitad del año son, pese a todo, el mayor volumen acumulado de visitantes foráneos de todas las comunidades españolas.

La irrisoria cifra de 2.201 turistas internacionales llegados a las Islas en los diez últimos días de junio -los primeros vuelos se produjeron el día 21 de ese mes, tras más de dos meses de paralización de los movimientos aéreos- contrasta con las que exhiben destinos como Cataluña -76.634-, Comunidad Valenciana -31.847- o Baleares, que acogió a 28.382 turistas extranjeros, 13 veces más que los que llegaron a Canarias. No obstante, cabe recordar que el archipiélago mediterráneo recibió, antes del 21 de junio, varios vuelos piloto -cinco a Mallorca y uno a Ibiza- dentro del corredor turístico que estableció esa región con Alemania.

Los registros del INE no permiten observar la evolución de los distintos mercados internacionales en cada una de las comunidades autónomas, pero sí en el conjunto del país, donde el retroceso de los procedentes del Reino Unido explica en buena parte la magnitud de la caída en la llegada de visitantes extranjeros. Los clientes de esta nacionalidad son habitualmente los más numerosos en España -al igual que en Canarias-, pero el pasado junio descendieron hasta el sexto lugar, con solo 8.473, superados por Francia (el mercado mayoritario ese mes, con 64.895 turistas), Alemania, Países Bajos, Italia y Bélgica.

Los turistas internacionales llegados a las Islas en junio desembolsaron en total 2,7 millones de euros, la menor cifra de todo el país y que representa un 99,1% menos que en junio de 2019. El gasto por persona fue de 1.226 euros durante la estancia y de 175 euros diarios. La suma de los primeros seis meses del año asciende a 3.454,89 millones de euros, 4.794 millones menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior. En términos porcentuales, el descenso durante esta mitad del año es del 58,1%, el más reducido de todas las comunidades autónomas. De hecho, y pese a que el gasto total realizado en junio por los turistas extranjeros en Canarias fue el más bajo de todos los destinos españoles, el acumulado en los seis primeros meses fue, por el contrario, el más elevado, más de 1.100 millones de euros superior al de Cataluña, la comunidad que la sigue en este aspecto.

Las cifras nacionales dan cuenta también del impacto que la crisis de la Covid-19 ha tenido sobre el sector turístico. España fue en junio el destino elegido por en junio 204.926 turistas extranjeros, un 97,7% menos que en el mismo mes de 2019. En los seis primeros meses de 2020 el volumen de visitantes bajó un 71,7% y rozó los 10,8 millones. El gasto de estos clientes alcanzó en junio los 133 millones de euros, un 98,6% menos que un año atrás. Durante la primera mitad del año, el desembolso de los turistas internacionales disminuyó un 70,6% y se situó en 11.840 millones.

La ministra de Turismo, Reyes Maroto, afirmó ayer que el Gobierno está trabajando en la reactivación del sector, "uno de los más afectados por la pandemia", y que para ello lo más importante es tanto la recuperación de la confianza en los viajes como el control de los rebrotes. En declaraciones al programa Al Rojo Vivo, de La Sexta, afirmó que se tiene que seguir trabajando en el control de los rebrotes porque eso "va a generar confianza y seguridad".

Maroto reconoció que hay rebrotes, pero aseguró que estos están controlados y que lo que están trasladando a todos los gobiernos de la Unión Europea es un panel de indicadores que dan una visión "más real" de la situación en España. La ministra aseguró que el Gobierno español está trabajando con el de Reino Unido en la posibilidad de rebajar o incluso levantar la cuarentena impuesta porLondres a todos los viajeros que provienen de España, independientemente de la situación epidemiológica de cada territorio. Confía en que Canarias y Baleares, con unos índices de incidencia bajos, se puedan librar de esas cuarentenas.

"Mantenemos la esperanza de los test en los aeropuertos"

"Mantenemos la esperanza de los test en los aeropuertos"

  • Crece la lista de países europeos que han decidido hacer test a los viajeros que lleguen a sus aeropuertos. El consejero de Sanidad del Gobierno canario, Blas Trujillo, se remitió la semana pasada en el Parlamento a los ejemplos de Austria y República Checa, mientras que el último en incorporarse a esta iniciativa ha sido Alemania, que empezó a practicar las pruebas el 1 de agosto de forma voluntaria y tenía previsto hacerlas obligatorias a partir de ayer para los pasajeros procedentes de zonas consideradas de riesgo (entre ellas, Cataluña, Aragón y Navarra), para así evitar que los viajeros se vean sometidos a una cuarentena a su regreso. El número cada vez mayor de gobiernos europeos que han optado por esta medida respalda las aspiraciones de Canarias, que negocia desde hace un mes y medio con el Ejecutivo central para tratar de conseguir el visto bueno del Estado a la realización de test en los aeropuertos y puertos de las Islas. Trujillo anunció en la Cámara regional que se encuentra cerca de cerrar un acuerdo en este aspecto. "No está conseguido, pero sí a punto de conseguirse", dijo el consejero. El Ministerio de Sanidad está evaluando actualmente la metodología propuesta por el Gobierno autonómico. El Consejo de Gobierno de Canarias, reunido ayer con carácter extraordinario, no abordó esta cuestión, pero el portavoz y consejero de Administración Pública, Julio Pérez, defendió que los test son "el mejor sistema". "No perdemos la esperanza", aseguró. En paralelo a esta medida, Canarias espera que el Reino Unido reconsidere su decisión de incluir a las Islas entre las regiones de procedencia de viajeros que deben ser sometidos cuarentena. "Nuestra esperanza tiene cierto fundamento", apuntó Pérez.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats