La economía canaria crecerá durante 2011 de forma lenta y débil aunque no exenta de riesgos, con una estimación de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de un 1%, aseguró ayer Dolores Pérez, directora de estudios económicos de la Cámara de Comercio de Tenerife. Pérez, en la presentación del Anuario Económico 2010 y de las perspectivas empresariales en 2011, consideró positivo el crecimiento del 1% estimado para el Archipiélago, "sobre todo si tenemos en cuenta que venimos de un decrecimiento del 0,8% en 2010", informa Efe.

"El crecimiento estimado para el Estado español es del 1,3% en 2011, también positivo porque viene de un decrecimiento del 0,1%", agregó Pérez, que presentó el anuario junto a la directora general adjunta de CajaCanarias-Banca Cívica, Natalia Aznárez. Según el Anuario, "Canarias ha vivido la recesión más profunda y duradera de las últimas décadas, con una intensa destrucción de empleo".

Según el Anuario, la recuperación será débil como pone de manifiesto la preocupante escalada de precios inducida por el aumento de las materias primas y el precio del petróleo, así como por la incidencia negativa que tendrán los repuntes en el tipo de interés de la eurozona. Una mejoría condicionada que también apunta la evolución del Indicador de Confianza Empresarial elaborado por Las Cámaras, que cerró el año con un ICE de -14,5 puntos, tres puntos por encima del que alcanzaba en 2009 y seis puntos superior al ICE nacional. La confianza empresarial se vio frenada en la segunda mitad de 2010 por la presión que la debilidad de la demanda y las dificultades de financiación estaban ejerciendo sobre el conjunto del tejido empresarial, señala el Anuario.

Si a la debilidad del sector privado se le añade el recorte que han de asumir las administraciones públicas con un peso significativo en el conjunto de la economía canaria, "se puede afirmar -señala el Anuario- que el año 2011 será un ejercicio en el que continuarán los ajustes, un ejercicio de transición económica hacia la recuperación de la economía canaria".

"En 2010 hubo un estancamiento de la actividad económica, aunque hubo una ligera recuperación en el segundo semestre gracias al turismo, pero la construcción y los servicios se mantuvieron estancados", afirmó la directora de estudios económicos de la Cámara.

Pérez señaló que la debilidad de la demanda, las dificultades para conseguir crédito y la alta tasa de paro, cerca de un 30%, son las principales dificultades de la economía canaria. "El año 2010 se cerró con 254.620 desempleados, de los que 51.199 lo fueron en la construcción, 41.500 en el comercio y 36.234 en hostelería, y luego en menor proporción en otros sectores", añadió.