El nuevo Convenio para evitar la Doble Imposición entre España y Alemania elevará en un 18% los impuestos que se pagan por la venta de participaciones de sociedades que poseen inmuebles. En la práctica, la medida supone alejar a los inversores alemanes del sector inmobiliario español. Ellos eran una de las salidas que el propio Ejecutivo central había propuesto para aliviar el stock de viviendas con que en la actualidad cuenta el país. En Canarias, existen alrededor de 25.000 viviendas nuevas sin venderse.

Hasta la fecha, las sociedades alemanas que poseían inmuebles en España tributaban en el país teutón cuando vendían sus participaciones. Ahora el criterio cambia y es el suelo en que radican los inmuebles el que marca donde deben liquidarse los impuestos. Esta variación de criterio acarrea consecuencias económicas notables. En Alemania los beneficios obtenidos por los fondos de inversión en el sector inmobiliario se repercuten en el Impuesto sobre Sociedades al 1%. En España, por contra, esa ganancia patrimonial, debe reflejarse en el Impuesto sobre la Renta de No Residentes Españoles, al 19%.

Las sociedades de inversión colectiva son las principales afectadas. Estas invierten en participaciones, acciones y obligaciones los fondos obtenidos de la venta de sus propias acciones. Si ahora deben tributar más por esas ventas en España, es lógico pensar que se apartarán del sector inmobiliario, ya que, de no hacerlo, los dividendos a repartir entre los accionistas mermarán notablemente.

La compra individual, a salvo

La medida no afectará a los alemanes que posean o compren un inmueble en las Islas. Primero, porque son personas físicas y no jurídicas y, más importante, "porque cuando algún extranjero constituye una sociedad para operar en el Archipiélago, es lógico que la radique aquí", explica el director general de Renta 4 en Canarias, Francisco Torres. De no hacerlo así, "no podría acceder a los incentivos con que cuenta el Archipiélago", señala. Entre estos se encuentra el de adquirir inmuebles con cargo a la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC).

Para el director de Renta 4 en las Islas, el impacto entre los pequeños inversores, los individuos que deciden adquirir un apartamento en el que pasar ciertas temporadas del año, "va a ser anecdótico". Sin embargo, el mercado inmobiliario sí lo va a notar. En enero y tras mantener una reunión con bancos y cajas (en Canarias poseen la mitad del stock de viviendas, en torno a 12.500) para buscar salidas a la crisis inmobiliaria, el ministro de Fomento, José Blanco, reconoció que el precio de la vivienda estaba aún "muy lejos del sueldo de los españoles". Con esta premisa, su propuesta era buscar inversores "fuera", principalmente en Alemania y Reino Unido.