El consejo de administración de Banca Cívica discutió también ayer los tiempos para la salida a Bolsa de la entidad de la que forma parte CajaCanarias. El objetivo es seguir los pasos a Bankia. Inmediatamente después de que se estrene en el parqué la entidad que preside Rodrigo Rato, sobre la mitad del mes de julio, lo hará Banca Cívica.

A partir de hoy, la Comisión Nacional del Mercado de Valores podrá aprobar el folleto informativo con las condiciones de la operación para que el banco se pueda lanzar a la caza de compradores.

El objetivo de Banca Cívica es captar casi 1.000 millones de euros, de los que cerca del 60 % se colocará en el tramo institucional, que incluye una parte reservada a los propios empleados de las cuatro cajas que lo conforman, y el resto entre inversores minoristas.

En cuanto Banca Cívica registre el folleto de su salida a Bolsa, los inversores podrán empezar a emitir órdenes de compra de acciones y los máximos responsables de la entidad se desplazarán para exponer en los principales mercados internacionales los detalles de la operación puesta en marcha para su capitalización.

Ante la inestabilidad del mercado se espera que Banca Cívica ofrezca también un descuento interesante y una amplia horquilla que permita fijar el precio de sus acciones.

Banca Cívica venderá sus títulos a particulares con una inversión mínima de 2.500 euros y máxima de 250.000 euros, a través de la red de sucursales de sus cuatro cajas, en las de La Caixa y también con la colaboración del Banco Madrid.

Durante las semanas pasadas, los rectores de la compañía han girado visita a los cuatro centros principales de su actividad: Pamplona, Sevilla, Canarias y Burgos. Pretendían transmitir a sus directivos la importancia de salir con éxito del proceso y explicarles los puntos fuertes del producto que van a vender. La estrategia de Banca Cívica es la de centrar la venta de sus títulos a través de su propia red de oficinas.

El banco de CajaCanarias aún está pendiente de los últimos análisis e informes de los bancos colocadores. Cuando obren en su poder, la entidad determinará el descuento y, por tanto, con qué valoración saltará al parqué.

El proceso externo para la captación de inversores también se inició desde hace semanas. Los contactos con grandes compradores se han multiplicado en las últimas fechas con el fin de conocer su interés de cara a formar parte del accionariado del nuevo banco.

La imagen de esta entidad es buena a decir de los expertos en inversión. Banca Cívica aparece como un valor sólido.

Los rectores de la entidad se mantienen a la espera de que la CNMV valide el folleto de la salida a Bolsa. Desde ese instante, iniciarán el road show por Europa y Estados Unidos.