El propietario de la cadena textil Número 1, Amid Achi, ha conseguido saltarse la crisis con la exitosa apertura de dos tiendas en la capital de Senegal, Dakar, en las que vende por metro cuadrado tres veces más que otra en Canarias. "En las horas punta tenemos tres cajas para cobrar con 40 personas haciendo cola", explicó ayer Achi en una entrevista a Efe, después de participar en la Conferencia Internacional de Alianzas Comerciales con África que se celebra en Tenerife, donde ha acudido para continuar con su internacionalización por Malí, Gambia, Burkina Faso y Guinea Ecuatorial.

En sus dos tiendas en la capital de Senegal, de 2.000 y 3.000 metros cuadrados respectivamente, ha contratado a 108 trabajadores locales que se suman a los 13 que ha desplazado desde Canarias.

El empresario de origen sirio indicó que el mayor problema con el que se ha encontrado es el paso de sus mercancías por las aduanas, ya que "no creen que los precios de la ropa sean tan baratos", aseguró.

Preguntado por qué decidió implantarse en Senegal y no en Cabo Verde, como en un principio pretendió, Achi destacó que el archipiélago africano es muy pequeño y sólo cuenta con 700.000 habitantes e informó de la necesidad de encontrar un país base con buenas comunicaciones, como Senegal, a partir del cual continuar con la internacionalización.

"Hemos visitado todos los países de la costa occidental y Senegal es donde la gente tiene más cultura, preparación y contacto con Europa", explicó el reconocido empresario.

Achi detalló que su decisión de ir a Senegal se remonta al pasado julio, cuando, impulsado por la crisis económica y por el acuerdo al que llegó con Inditex para vender todo lo que le sobra a final de temporada a precios bajos, empezó a buscar las posibles localizaciones de sus tiendas en el continente africano

En su próximo viaje, que será durante el mes de abril, Achi tiene la intención de cerrar el acuerdo para su tercera boutique en Senegal, que se ubicará en un centro comercial en la zona turística de Saly, al sur del país y próxima al nuevo aeropuerto internacional.

La situación hoy en día difiere de la de hace unos meses, contó, ya que, mientras antes tuvo que apoyarse en amigos e instituciones para conseguir abrir sus tiendas, ahora son los empresarios locales los que se acercan a él con la intención de alquilarle o venderle sus locales.