Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crac inmobiliario en las Islas: se venden menos casas que tras estallar la burbuja

Durante la pandemia se han cerrado 1.097 compraventas menos que en el peor año de la crisis financiera | Las empresas se quedan sin negocio y dan 2020 por perdido

Crac inmobiliario en las Islas: se venden menos casas que tras estallar la burbuja

El mercado de la vivienda ha entrado en barrena a toda velocidad. Un crac que ni siquiera es comparable con el que se produjo tras el estallido de la burbuja inmobiliaria a finales de 2007. No solo se trata de la brusca caída de la compraventa de casas en relación con los meses anteriores a la pandemia, sino de un hundimiento que empeora las peores cifras de los años de crisis financiera. De abril a julio, es decir, en el primer cuatrimestre tras declararse la alarma nacional el 14 de marzo, se vendieron en Canarias 1.097 viviendas menos que en los mismos meses de 2011. Se vendieron 1.097 inmuebles menos que en el año más nefasto para el negocio inmobiliario. El más nefasto, eso sí, hasta que el coronavirus hizo estragos en la economía de medio mundo.

Con todo, lo peor para el mercado de la vivienda en el Archipiélago es que aún no ha pasado lo peor. Octubre, noviembre y diciembre serán meses con menos operaciones todavía. Una caída sobre otra caída. ¿Por qué? Porque la gran mayoría de las compraventas que se han cerrado desde que la Covid-19 obligara a confinar al país estaban en marcha con anterioridad. Con eso vienen tirando las inmobiliarias de las Islas, la mayor parte de las cuales son pymes con una media de entre 2,3 y tres trabajadores en plantilla. Las nuevas transacciones son casi inexistentes, con lo que en el sector dan por descontado que no recuperarán “algo de color” hasta el segundo trimestre del próximo año. “Si logramos tener un poquito de turismo, lo pasaremos algo mejor, pero en todo caso nos esperan de tres a siete meses muy muy duros”, explicó ayer el delegado en Canarias de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios (APEI), Isidro Martín.

Cifras demoledoras

Las cifras son demoledoras. Entre abril y julio (el Instituto Nacional de Estadística aún no ha publicado los datos de agosto) se cerraron en las Islas 3.663 compraventas de casas. La friolera de un 57,2% menos que en el mismo período del año pasado, cuando sumaron 8.562. Es más, la caída es 17 puntos más profunda que la experimentada en el conjunto del país (-40,2%). Sin embargo, lo más sorprendente y preocupante es que esas 3.663 operaciones firmadas durante la pandemia son un 23% menos de las 4.760 suscritas en los mismos meses de 2011. Los números del que hasta hoy era el peor ejercicio en la historia del negocio inmobiliario son así notablemente mejores que los actuales.

Gran parte de las dificultades que atraviesa el sector se deben a la retirada de los compradores extranjeros. En circunstancias normales, los foráneos protagonizan entre un 36 y un 38% de las operaciones, o lo que es lo mismo: por cada cien casas que se venden en el Archipiélago, 38 las compran extranjeros. Una importante cuota de mercado que no pasa ahora del 10%, lo que coincide con una igualmente drástica caída de la demanda de peninsulares y canarios. No en vano, la notable subida del paro, las decenas de miles de trabajadores en ERTE (83.500 solo en Canarias) o la incertidumbre laboral por la pandemia echan para atrás a miles de compradores.

Crac inmobiliario en las Islas

El delegado de la APEI hizo hincapié en que el mayor problema se da en las zonas turísticas precisamente por la falta de compradores extranjeros. De hecho, los precios “ya se están empezando a retocar” a la baja. En las áreas urbanas, como las dos capitales autonómicas, “sigue habiendo demanda”, apuntó Martín, pero entre el miedo al futuro laboral de los potenciales compradores y el miedo de los promotores a perder su inversión, el negocio “se ha parado”.

Las cifras de una caída histórica



  • CANARIAS. -57,2%: Entre abril y julio se vendieron en Canarias un total de 3.663 viviendas, la friolera de un 57,2% menos que en el mismo cuatrimestre del año pasado. El número de transacciones es tan irrisorio que incluso es un 23% inferior al del peor año para el negocio tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. En los mismos meses de 2011 se cerraron 4.760 operaciones, 1.097 más que durante la pandemia.


  • NACIONAL. -40,2%: También el sector inmobiliario está sufriendo más en las Islas las consecuencias económicas del coronavirus que en el conjunto del país. Y las causas vuelven a ser la paralización del turismo y las restricciones de movilidad. No en vano, los extranjeros compran casi un 40% de las casas que se venden en el Archipiélago. No extraña así que la caída de las compraventas en la región (57,2%) sea 17 puntos más profunda que en España (40,2%). 


  • PROVINCIAS. -55% y -60%: De las 3.663 casas que se vendieron en Canarias de abril a julio, 1.995 se traspasaron en la provincia de Las Palmas y 1.668, en la de Santa Cruz de Tenerife. La caída en la provincia oriental es de un 55% y en la tinerfeña, de un 60%.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats