Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias y TUI establecen un corredor seguro con test selectivos a los pasajeros

Turismo valora en un millón al mes la realización de pruebas en destino a todos los visitantes que lleguen este año | Castilla apuesta por la financiación público-privada

Yaiza Castilla y Ángel Víctor Torres dan cuenta ayer del acuerdo con TUI.

Yaiza Castilla y Ángel Víctor Torres dan cuenta ayer del acuerdo con TUI.

Los corredores seguros que no se lograron conseguir en la cumbre europea celebrada el lunes llegaron ayer de la mano del Gobierno de Canarias y del mayor turoperador del mundo. TUI y el Ejecutivo autonómico acordaron establecer un pasillo sanitario mediante el testeo selectivo de los pasajeros que lleguen a las Islas procedentes de Alemania. Será a partir del próximo sábado cuando este grupo reanude las operaciones con el Archipiélago, con una oferta inicial de 12.500 plazas a la semana y siete vuelos, que se irán incrementando en función de la demanda.

El CEO de TUI, Sebastian Ebel, mantuvo una videoconferencia con el presidente canario, Ángel Víctor Torres, y la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, en la que reconoció los avances en la contención de la pandemia que está realizando el Archipiélago, que actualmente cuenta con una incidencia de 51,3 contagios por cada 100.000 habitantes en siete días. Es decir, que Canarias está a punto de llegar a la tasa exigida por Alemania para levantar las restricciones de viajes –50 positivos por cada 100.000 habitantes–. Según estimó Ebel, si esta tendencia continúa el Gobierno germano podría eliminar la advertencia de viajar a las Islas antes de dos semanas.

Hasta que eso ocurra, los turistas que contraten sus vacaciones de invierno con TUI podrán realizarse pruebas selectivas -en función de los índices de contagios de su lugar de procedencia– y de manera voluntaria. El modelo que se ha planteado por su rapidez, fiabilidad, coste y disponibilidad consiste en utilizar los test de antígenos.

Pruebas para todos los turistas

Torres destacó la importancia de este acuerdo “porque la decisión de TUI animará a otros turoperadores, con los que también se mantiene contacto a tomar medidas en el mismo sentido”. Sin embargo, el pasado lunes el propio presidente canario quitaba importancia a la realización de estas pruebas ya que, según afirmó en el Día Mundial del Turismo, éstas no conllevarán la recuperación automática del sector. El socialista llegó a poner como ejemplo a Madeira, que a pesar de realizar los PCR en destino había perdido más turistas que Canarias. Una postura bien distinta a la que siempre ha mantenido la Consejería de Turismo, que en ningún momento ha dejado de defender la necesidad de realizar los para blindar la economía y la salud de los residentes.

A pesar de que ni los países europeos se ponen de acuerdo ni el Gobierno central está por la labor de autorizar que las pruebas se realicen en las Islas, Yaiza Castilla las defiende no sólo como una potente herramienta promocional para el destino, sino también para salvaguardar la sanidad de los canarios. El coste de llevar a cabo estas pruebas ascendería al millón de euros mensual, para lo que ya se buscan fórmulas de financiación mixta. “El sector empresarial canario ha sido siempre muy consciente de la situación y ha apostado por ayudar, por lo que estamos analizando un sistema público-privado que todavía no está definido”, explica la consejera, que además reconoce que todavía tiene que establecerse la cantidad que podría aportar el Gobierno autonómico. También esperan que el Estado se pronuncie de una vez no sólo sobre si piensa contribuir o no a la financiación de los PCR, sino también sobre si va a prestar los recintos aeroportuarios para realizarlos, tal y como solicitó Canarias hace tiempo.

El protocolo elaborado por las consejerías de Turismo y Sanidad, que fue enviado el pasado 11 de septiembre al departamento de la ministra Reyes Maroto, concreta con detalle cómo efectuar las pruebas a los pasajeros. Los ocho aeródromos contarían cada uno con seis especialistas en recibir a los turistas, explicarles el protocolo y derivarlos al enfermero que realizará los test. En el caso de los puertos, sería suficiente con una persona encargada de atender a los pasajeros y un enfermero. Todo este personal, así como los boxes para realizar las pruebas y los equipamientos de seguridad –tanto los EPI como los geles, mascarillas o guantes– alcanzarían un coste de 824.100 euros mensuales. Las pruebas, consistentes en test rápidos y PCR rápidos en el caso de que los primeros den positivo, costarían 258.817 euros.

En total, más de un millón al mes, una cantidad estimativa que podría variar según los visitantes que lleguen –Turismo maneja unas previsiones de dos millones de personas repartidas sobre todo entre los meses de noviembre y diciembre– y de los nuevos test que vayan apareciendo en el mercado.

Castilla informa de los resultados de la videoconferencia con representantes de TUI

Además, el protocolo canario no se limita sólo a garantizar que los turistas llegan sin coronavirus, sino también que se marchan sin él. Por ello, incluye tanto en su estrategia como en su planificación económica las pruebas que los visitante se realizarían horas antes de abandonar las Islas, preferiblemente en los hoteles o apartamentos en los que se hayan alojado y, si esto no es posible, en clínicas privadas.

Con la hoja de ruta bien trazada por Canarias, ahora queda por vencer la resistencia del Estado. “A nivel legal hay complicaciones porque las competencias son de Sanidad Exterior, por lo que tendríamos que llegar a un acuerdo”, reconoce Castilla, que recuerda que cuando se declaró el estado de alarma ya se dialogó con este área para que, con base en el Estatuto de Autonomía, se cedieran espacios aeroportuarios en los que poder realizar las pruebas. Una negociación que tampoco tuvo éxito.

El turoperador se garantiza liquidez 

El grupo TUI ha cumplido todos los requisitos para el segundo paquete de estabilización del Gobierno alemán. El Fondo de Estabilización Económica suscribió un bono de garantía de 150 millones de euros, lo que asegura, por ahora, la financiación del turoperador con 1.200 millones de euros más. El presidente de la junta de supervisión de TUI, Dieter Zetsche, ya había expresado su confianza al afirmar que el grupo turístico con sede en Hannover sería capaz de superar la crisis. Este segundo paquete de ayuda estaba vinculado a ciertas condiciones que debían cumplirse antes del 30 de septiembre y que fueron finalmente solventadas. De este modo, a la línea de crédito de 1.050 millones de euros TUI sumará ahora otros 1.200 millones adicionales y unos recursos financieros totales de unos 2.000 millones, según indicó la compañía en un comunicado. Este nuevo paquete asegura al grupo la liquidez suficiente para cubrir las fluctuaciones estacionales durante el invierno y también refuerza su posición en plena crisis del coronavirus. “Continuamos operando en un entorno de mercado muy volátil. Las recomendaciones de viaje y el parón de la actividad en nuestros mercados y destinos cambian constantemente”, recordó el CEO del grupo TUI, Fritz Joussen. | LP / DLP

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats