Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Banca | La penúltima fusión entre entidades españolas

La unión de BBVA y Sabadell obligará al cierre de hasta 1.500 sucursales

Los consejos de administración de los bancos prevén analizar la fusión el mes que vienev El recorte de oficinas y plantilla tendrá un coste de 3.540 millones

La unión de BBVA y Sabadell obligará 
al cierre de hasta 1.500 sucursales

La unión de BBVA y Sabadell obligará al cierre de hasta 1.500 sucursales

La fusión del BBVA y el Sabadell, o más bien la absorción del segundo por el grupo de origen vasco, coge velocidad. Los consejos de administración de las dos entidades prevén analizar la propuesta sobre su integración en diciembre, si las negociaciones avanzan al ritmo esperado y las partes llegan a un acuerdo, según informan fuentes financieras. De confirmarse, la operación conllevará un fuerte ajuste para lograr los ahorros de costes que la justificarán financieramente: el cierre de entre 1.200 y 1.500 oficinas, entre el 28% y el 35% de las 4.240 sucursales con que contaría el nuevo banco en un primer momento, con la consiguiente salida masiva de empleados de la red comercial y los servicios centrales.

Así lo han calculado diferentes casas de análisis como Autonomous Research (35% de solapamiento de redes: 1.484 oficinas), Barclays (1.232) y Bain & Company (1.250). El principal recorte se producirá previsiblemente en Catalunya, donde los dos bancos contaban con 1.232 oficinas al cierre del año pasado (687 el BBVA, tras las absorciones de Unnim y Catalunya Banc, y 545 el Sabadell), si bien los sindicatos estiman que actualmente han bajado ya a 1.084. Solo en Barcelona eran 894 oficinas en la provincia y 254 en la ciudad el pasado diciembre. También acumulan un número elevado de sucursales en las provincias de Madrid (545), Alicante (296), Valencia (209), Murcia (183), Asturias (165) y en Euskadi (218).

La nueva entidad tendrá una cuota de mercado del 21% en créditos y del 22% en depósitos

decoration

Las principales firmas de análisis que hicieron estimaciones ayer (Autonomous, Morgan Stanley, Jefferies, Credit Suisse, JP Morgan, Alantra, Société Générale, Mediabanca y UBS) han calculado de promedio que los recortes que conllevará la fusión supondrán un ahorro equivalente al 37% de la base de costes del Sabadell (3.213 millones de euros el año pasado). Según la estimación media, el coste antes de impuestos de la reestructuración (el nuevo grupo contará en un primer momento con 148.028 trabajadores, de los que 46.365 estarán en España) ascenderá a 3.540 millones de euros.

Margen suficiente

El BBVA tiene margen para afrontarla. La venta de su filial en Estados Unidos, anunciada el lunes, le permitirá ganar 8.500 millones de capital, con lo que su solvencia se elevará hasta el 14,5%. Los costes de la operación la harían bajar al 12,8%, según los analistas, con lo que aún tendría margen para remunerar al accionista como ha prometido. Además, al comprar el Sabadell por un precio muy inferior a su valor en libros (entre 0,3 y 0,4 veces), generará un badwill o fondo de comercio negativo de entre 4.700 (Credit Suisse) y 10.000 millones (Autonomous).

Esta cantidad no entra en caja y por lo tanto no se puede pagar a los accionistas como dividendo, pero refuerza el patrimonio, con lo que se puede cargar contra este el coste de la reestructuración, el previsible aumento de provisiones para elevar las coberturas del Sabadell (52%) al nivel del BBVA (64%), y los pagos por la ruptura de acuerdos con terceros en negocios como los seguros (unos 683 millones, según estimaciones del mercado). Los expertos prevén de promedio que la operación tenga un retorno de la inversión para el banco de origen vasco del 23,3%, con una rentabilidad sobre el capital tangible de la nueva entidad del 7,3% en el 2022.

Las dos entidades se vieron obligadas el lunes a confirmar sus conversaciones después de una filtración a El Confidencial. “Estamos en el inicio de las conversaciones, no hay decisiones tomadas, están abiertas las due diligence, y en las próximas semanas sabremos cuál es el resultado”, aseguró Jaume Guardiola, consejero delegado del Sabadell, en unas jornadas financieras de Deloitte y ABC. Se espera que el ejecutivo no continúe si se cierra la fusión, pero que Josep Oliu, su presidente, siga vinculado al proyecto con algún cargo no ejecutivo.

La mayoría del ajuste se hará en Cataluña, Madrid, Valencia y País Vasco

decoration

El análisis de estas semanas debe servir para establecer el valor de las dos entidades y definir el precio a pagar por el BBVA (la mayoría de los expertos espera que sea en metálico, aunque Jefferies y Mediobanca creen que será mediante un canje de acciones y Alantra no descarta una fórmula mixta). El consenso de los analistas prevé una prima del 8,8% sobre el valor de cierre de las acciones del Sabadell de ayer, lo que supondría un precio de adquisición de 0,45 euros por cada título de la entidad, si bien hay mucha dispersión (algunos no prevén prima y otros estiman una de hasta el 25%, lo que lleva a precios de entre 0,419 y 0,524 euros por acción). La nueva entidad tendrá una cuota de mercado del 21% en el crédito (entre el 25% de CaixaBank-Bankia y el 14% del Santander) y del 22% en los depósitos (24% y 17% sus competidores, respectivamente).

El Sabadell estaba ya negociando con los sindicatos un recorte de 1.800 empleos. Las conversaciones para la fusión obligaron a suspender el encuentro previsto para ayer , en el que teóricamente debían cerrar un acuerdo. CCOO planteó a la empresa suspender por ahora la negociación. “La empresa acepta esta solicitud y nos emplaza a una nueva reunión a inicios de la semana que viene”, informó el sindicato.AbcEfe

SANTANDER SACA PECHO

El Banco Santander descartó ayer participar en la nueva oleada de fusiones en España, pues en el grupo están satisfechos con el tamaño que alcanzó la entidad tras la integración del Banco Popular y la cuota de mercado en diferentes segmentos. El consejero delegado de Santander España, Rami Aboukhair, insiste en que el banco se siente “muy cómodo” con su tamaño en España y no tiene intención de formar parte de ninguna fusión, a pesar de que el resto de grandes entidades están inmersas en proceso de este tipo, como CaixaBank y Bankia, y ahora el BBVA y el Sabadell.

De llegar a buen puerto esas dos grandes fusiones, el grupo creado por CaixaBank y Bankia sería el primer banco de España con más de 600.000 millones en activos, seguido muy de cerca por el que podrían crear el BBVA y el Sabadell; el Santander, a pesar de integrar recientemente al Popular, quedaría desplazado al tercer puesto.

Aun así, durante su intervención en una jornada organizada por Deloitte y Abc, el máximo responsable de Santander España sacó pecho de que el grupo tiene en el negocio de pymes y también en el de banca privada cuotas de mercado del 25 %, que llegan al 30 % en el caso de banca mayorista.

Y a pesar de que el banco tiene la intención de cerrar 1.000 sucursales en España, lo que supone el 30 % de sus oficinas, el directivo destaca el tamaño de la red y la capilaridad.

Aboukhair también insistió en la idea de que la banca puede ser parte de la solución para salir de la crisis y, en línea con la tesis expuesta en otras ocasiones por la presidenta del Banco Santander, Ana Botín, instó a seguir fomentando la colaboración público-privada para canalizar los fondos europeos. Una idea que defendió igualmente en el mismo encuentro el director de España y Portugal del BBVA, Peio Belausteguigoitia, quien aseguro que la reputación del sector ha mejorado durante los últimos meses, a medida que se mantenía el servicio a los clientes y se percibía el “esfuerzo” que estaban haciendo los bancos canalizando préstamos con aval del ICO o concediendo moratorias. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats