Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus

El turismo se la juega ante el inicio de la obligación a los viajeros de tener la PCR

El Gobierno canario mantiene los contactos con el Ministerio de Sanidad para que admita también el test de antígenos a la llegada de los turistas a los aeropuertos

Turistas este fin de semana en la zona turística de Maspalomas, en el sur de Gran Canaria.

Turistas este fin de semana en la zona turística de Maspalomas, en el sur de Gran Canaria. Andrés Cruz

Canarias mantiene las espadas en alto para lograr que el Ministerio de Sanidad acepte la validez del test de antígenos para los turistas que lleguen a las Islas. Hoy comienza a aplicarse en los aeropuertos españoles la resolución por la que los viajeros internacionales que entren en España tendrán que llevar una PCR negativa realizada en las últimas 72 horas antes del viaje. Esta medida ha soliviantado al sector turístico de las Islas porque no se contempla otro tipo de pruebas sino la PCR, cuando en Canarias también está permitido el test rápido de antígenos para entrar en los establecimientos de las Islas.

Los contactos y negociaciones han continuado en estos días para que Sanidad permita las dos pruebas por igual o que se flexibilice la medida en Canarias, ya que el principal sector de la economía se juega la temporada de invierno, algo que no sucede en otras comunidades del país. El presidente del Ejecutivo regional, Ángel Víctor Torres, se mostraba confiado el pasado viernes en revertir la situación y desvelaba sus contactos diarios con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en este sentido. Durante el fin de semana se han mantenido las conversaciones y desde el Ejecutivo autonómico se mantiene la confianza en que en las próximas horas o días se consiga este respiro para el sector turístico ya que, de lo contrario, las cancelaciones de reservas aumentarán y se podría llegan incluso a un nuevo cero turístico.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, evitó responder sobre esta cuestión en su visita a las Islas. El sábado en Tenerife el dirigente socialista mostró su convencimiento de que la entrada en vigor hoy de la orden de que cada viajero internacional aporte una PCR negativa realizada 72 horas antes de viajar a España ayudará a la recuperación turística de Canarias. En este sentido, comentó que el Gobierno central ha seguido la “recomendación” de la Unión Europea y prevé que va a contribuir a “afianzar la percepción” de que Canarias “es un lugar seguro de vacaciones”.

Sin embargo, el titular de Transportes evitó pronunciarse sobre la petición del Gobierno canario y del sector turístico sobre que se permita tanto la PCR como el test de antígenos pese a las preguntas de los medios de comunicación. Ábalos se limitó a decir que “recuperar el turismo es prioritario” y eludió opinar sobre la medida puesta en marcha por la Comunidad Autónoma en la que también se autoriza la entrada en los alojamientos turísticos con un test de antígenos.

Nuevos controles

El control que se establece desde hoy en los aeropuertos supone un refuerzo que se añade a lo que ya se venía haciendo desde que se inició la pandemia. De esta forma, se continuará con el control de temperatura a los pasajeros y el formulario que deben traer los viajeros, o rellenar a la llegada, con una declaración jurada de que se han hecho una prueba PCR. La novedad es que de forma aleatoria el personal de Sanidad Exterior puede exigir un certificado o acreditación de la prueba.

En el caso de que el viajero no demuestre que tiene una prueba realizada 72 horas antes del viaje, corre el riesgo de ser sancionado con hasta 3.000 euros en el caso de faltas leves y hasta 6.000 si es un falta grave. El pasajero será trasladado a la zona perimetral habilitada por AENA en cada aeropuerto, donde será sometido a un test rápido de antígenos y esperar al resultado. En el caso de dar positivo hay una sala de aislamiento y después será Sanidad quien se hará cargo del viajero para su traslado y seguimiento.

Zona delimitada en el Aeropuerto de Gran Canaria para las pruebas del Covid. Andrés Cruz

Ante este escenario los ánimos siguen caldeados entre las empresas y operadores del sector, que ven con preocupación y alarma como la consecuencia de imponer las PCR es la paralización de nuevas reservas para el invierno. Los empresarios no entienden como Europa acaba de homologar los test de antígenos para evitar bloqueos y problemas de movilidad entre los países, mientras que España mantiene como única prueba la PCR, por lo que desde el sector turístico se espera que a corto plazo el Gobierno español ya acepte la prueba rápida.

Según publica el digital especializado en turismo Preferente, el CEO de Meliá y presidente de Exceltur, Gabriel Escarrer, aseguró en el Foro Turismo de Santa Eulària que los PCR en origen que se exigirán a partir de hoy a los viajeros que entren en España desincentivan el turismo, ya que cuestan más que el billete de avión. Países competidores de España por atraer turismo europeo como son Grecia, Italia y Portugal, ya vienen apostando por los test de antígenos como alternativa a los PCR debido a su menor coste y a que sus resultados son mucho más rápidos, aunque no está del todo demostrada que la capacidad de detección sea igual de efectiva en los asintomáticos.

En este sentido, turoperadores como Tui, Fti, Jet2, Apollo y Ving, que son los principales emisores desde Escandinavia, Reino Unido, Alemania, Holanda e Irlanda, avisan al Gobierno de Canarias que si solo se valida la PCR no habrá temporada de invierno en las Islas, por lo que han instado a admitir también los test de antígenos para detectar el coronavirus.

Algunos empresarios temen que el nuevo control que se establece desde hoy en los aeropuertos sea todo lo contrario, es decir, un descontrol por falta de personal y porque la exigencia de acreditación de la PCR será aleatoria. También creen contradictorio que no se permita de entrada un test de antígenos y después sanidad exterior haga uno a los viajeros que no traigan una prueba hecha. La cuestión de las sanciones también preocupa al sector porque supone un efecto “disuasorio” para los turistas, que se pueden retraer más no solo por el coste que supone una PCR, sino también por el aviso de sanciones tan altas.

Compartir el artículo

stats