Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guadalupe Hernández: “Hasta final de 2021 no veremos los primeros signos de recuperación”

“El empresario canario ha sido muy comedido y muchos no están usando las cuentas de crédito”, expone la directora territorial de BBVA en Canarias

| andrés gutiérrez

| andrés gutiérrez

Guadalupe Hernández (Salamanca, 1971) se incorporó como directora territorial de BBVA en Canarias en junio. El principal objetivo que se ha marcado es tratar de ser una pieza clave en la recuperación económica de las Islas, una comunidad autónoma para la que BBVA Research calcula una caída del PIB del 16% este año. Sin embargo, Hernández mantiene que en 2021 la recuperación será más rápida en Canarias que en el territorio peninsular. Aún así, asegura que los primeros signos de recuperación que sean capaces de generar inversión no se producirán hasta el último trimestre de 2021. 

¿Cuáles son sus objetivos como nueva directora territorial en Canarias ?

Es verdad que inicialmente todo el mundo te dice que no es el mejor momento para incorporarte a un puesto nuevo, pero sin embargo yo lo vi como una oportunidad fantástica también para ser una pieza clave dentro del proceso de recuperación de toda la comunidad autónoma. Creo que nosotros tenemos la obligación de drenar esa liquidez y de dar un soporte en todos los productos y servicios que podemos ofrecer a la sociedad. Yo soy muy azul, casi toda mi carrera profesional la he desarrollado en BBVA y creo que parte de la esencia de esta entidad financiera es dar un servicio global a todos nuestros clientes. Creo que somos capaces de ayudar a todos los sectores a recuperarse de esta situación económica.

¿Cómo ha cambiado el servicio que presta el banco debido a la pandemia?

BBVA ya tenía abiertas bastantes líneas de lo que llamamos gestión online. En el momento del confinamiento el banco pudo seguir atendiendo al 100% de sus clientes simplemente con el 10% del equipo en presencia física y el resto trabajando desde casa. Desde marzo, más de 4.000 clientes que no eran digitales en Canarias ahora ya lo son y se han incrementado un 20% los accesos a la aplicación. BBVA tiene aproximadamente el 70% de la clientela en digital. Mucha gente debe pensar que eso está asociado con clientela joven, pero no es cierto, aproximadamente el 44% de los clientes de más de 70 años son digitales. Pero también prestamos atención presencial. Antes del verano el 100% de las oficinas estaban abiertas con todas las medidas de seguridad. Estamos muy contentos porque los niveles de actividad se están recuperando. Hay líneas de productos que ya están en niveles de facturación de antes de la pandemia, incluso del mismo ciclo del año pasado. Por supuesto, hay otros que no, porque existe un declive económico.

¿Temía la entidad que aumentase la morosidad si no se ampliaba la carencia de los créditos ICO?

Ahora mismo los niveles de morosidad están contraídos y sujetos por todas las líneas que se han generado, tanto por los créditos ICO como los ERTE. Nosotros hemos firmado aproximadamente 16.000 moratorias para posponer deudas. Se esperan pequeños repuntes de la morosidad en la primera parte del año que viene pero todo dependerá de si se extienden los ERTE. Desde luego en Canarias como no se extiendan vamos a tener un problema. El hecho de que se haya dado la noticia de la prórroga de los ICO supone una bomba de oxígeno para la economía. La idea es volvernos a sentar con todas las empresas, ver cuál es su plan de crecimiento, porque no todas se han visto afectadas de la misma manera, y ver en qué medida podemos adaptarnos a sus posibilidades.

¿Se han puesto trabas para dar créditos ICO a algunas de las empresas más afectadas por la crisis?

Nosotros contamos con el aval del Estado, eso no quiere decir que se haya dado préstamos a todo el mundo. Se han visto soluciones para cada cliente viendo la viabilidad de cada negocio. Si realmente antes un negocio no funcionaba después de la crisis tampoco va a funcionar. Lo que se ha hecho son soluciones para ayudarles a reestructurar sus deudas y que no incurrieran en más endeudamiento. BBVA fue muy estricto y teníamos el protocolo definido y las operaciones que se aprobaron iban destinadas a la cobertura que luego los ICO iban a autorizar. El problema es que en un primer momento se han firmado operaciones por parte de otras entidades financieras que después han tenido problemas de adaptación. Nosotros hemos dado la línea ICO a entidades que realmente cumplieran los requisitos y para las que no estaban cubiertas se han buscado otras alternativas. Hemos seguido dando liquidez.

¿Hay ya empresas con dificultades para pagar los intereses que deben abonar este año?

Las cifras ahora mismo son muy bajas. Creo que el empresario canario lo está haciendo muy bien, para mi ha sido muy comedido, ha pedido realmente lo que necesita y no lo están usando en unos porcentajes altos. Es decir que nosotros hemos dado unas cuentas de crédito que están ahí y en una gran medida están sin ser utilizadas y eso es porque el empresario considera que no lo tiene que utilizar. El ratio de los que tienen problemas de pago de los intereses es muy bajo.

Finalmente la salida de la crisis no será tan rápida como se esperaba en mayo. ¿Han cambiado las previsiones de BBVA Research respecto a la caída del PIB en Canarias?

A la vuelta del verano las previsiones cambiaron. BBVA Research las ha modificado y estima que el PIB en Canarias caerá un 16%. Pero es verdad que se espera una recuperación muy superior para el próximo año. En Canarias será del 8% mientras que a nivel nacional estará alrededor de un 6%. Se espera que los primeros signos de recuperación potente que sean capaces de atraer inversión sean a finales del último trimestre del 2021. La recuperación estará condicionada por la crisis sanitaria y las medidas que se apliquen. En cuanto haya noticias de una buena vacuna Canarias saldrá en vertical. Yo soy positiva y creo que se están percibiendo en Canarias pequeños signos de recuperación.

¿No se prevé una crisis larga?

Todo depende de las medidas. Hay que hacer pequeñas reformas que realmente permitan ese dinamismo económico.

¿Cuál será la respuesta que va a dar el BBVA a la crisis?

BBVA no va a cambiar su estrategia por la crisis del coronavirus. Nosotros ya llevamos tiempo con una adaptación de la red de oficinas a las nuevas demandas de servicios del cliente. Llevamos varios años en lo que estamos haciendo oficinas más grandes para poder dar servicio a esas necesidades de demanda en la que el cliente quiere un asesoramiento puntual. No es que estemos cerrando oficinas sino haciendo oficinas mucho más grandes y potentes, con otros niveles de servicio y se está haciendo una reubicación de los empleados. Nosotros seguimos con una plantilla de alrededor de 800 personas en Canarias y la estrategia no va a cambiar por el coronavirus. Claro que cuando abrimos una oficina grande cerramos pequeñas oficinas del entorno, pero no perdemos presencia en plaza porque estamos hablando de distancias cortas.

¿Cree que tras la ruptura de las negociaciones con el Sabadell pueda llegarse a otros acuerdos?

Me vas a permitir que me remita a las palabras de nuestro consejero delegado, Onur Genç, hace unos días. La venta de la filial de BBVA en EEUU nos da una amplia opcionalidad y solo haremos operaciones corporativas si generan valor para el accionista

¿Cuál es la situación del crédito a las familias?

El consumo en general se ha reducido. El cliente consume menos y eso hace que demande menos financiación. Los niveles de facturación de préstamos en consumo se han visto reducidos pero por la demanda del cliente no porque BBVA no quiera darlo. Eso no quiere decir que BBVA no de crédito al cliente que tiene capacidad de pago. Lo que sí estamos haciendo es la reestructuración de deuda para clientes que han reducido sus ingresos mensuales y adaptamos esos préstamos a su capacidad de pago actual.

¿Y del sector turístico?

El sector turístico en Canarias lo ha hecho muy bien en la época de bonanza lo que les ha generado mucha liquidez. Eso acompañado con algunas soluciones financieras le ha permitido finalizar inversiones que tenían en curso o algunas pequeñas reformas y les ha permitido reducir la vulnerabilidad ante esta situación de crisis. Están siendo muy comedidos, realmente no están haciendo grandes inversiones y están esperando buenas noticias. Me consta que hay muchos empresarios con las decisiones 100% tomadas esperando a la ejecución en el momento adecuado. Pero de momento están siendo muy conservadores.

Compartir el artículo

stats