Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pyme se la juega con la digitalización

La pandemia dispara el comercio electrónico, pero las carencias aún son enormes | Solo un 4% de las empresas isleñas vendía por Internet antes del coronavirus

La pyme se la juega con la digitalización

La pyme se la juega con la digitalización

El momento es ahora. Las pymes canarias tienen que entrar de lleno en la era digital. El comercio electrónico ya no es una opción o una ventaja, tampoco una estrategia de cara al futuro. Es una necesidad imperiosa. Así lo ha demostrado la pandemia. La irrupción del coronavirus ha multiplicado las compras por Internet, premiando así a las empresas que ya habían dado el paso hacia la digitalización y castigando a las que aún no han sabido o podido aprovechar las muchas herramientas que les ofrecen las nuevas tecnologías. El problema en las Islas es que estas últimas son muchísimas más que las primeras. Hasta el punto de que solo un 4% de las pymes canarias con menos de diez trabajadores vendía sus productos u ofertaba sus servicios a través del comercio electrónico antes de la pandemia. Apenas cuatro de cada cien. Es verdad que ese porcentaje se ha incrementado en los últimos meses porque a muchos negocios no les ha quedado más remedio que subirse al carro de la digitalización a toda prisa. Pero el número sigue siendo muy bajo. “Menos de un 19% de las pequeñas y medianas empresas está utilizando el comercio electrónico”, reconocía recientemente la secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas.

En el Archipiélago hay unos 152.000 negocios —incluidos aquí los de los empleados por cuenta propia—, de los que 145.000 son microempresas, es decir, tienen menos de diez asalariados. Pues bien, de estas últimas, tan solo 5.800 vendieron en 2018 vía comercio electrónico. El número se incrementa hasta poco más de 18.000 en el caso de las pymes que compraron productos, materiales o materias primas por medio de Internet, pero es igualmente bajo. La radiografía del Observatorio Canario de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, publicada en enero —justo antes del estallido de la pandemia en España—, evidencia así que la digitalización del tejido productivo regional todavía está en pañales.

La pyme se la juega con la digitalización

Consciente del retraso que acumulan las pymes españolas en el camino hacia la digitalización, el Gobierno central pondrá en práctica un ambicioso programa para que un millón de pequeñas empresas de todo el país —alrededor de 45.000 en la Comunidad Autónoma— se incorporen al fin a la era digital entre 2021 y 2023. La idea del Ejecutivo de Pedro Sánchez es destinar 2.600 millones de euros para este plan, que forma parte de la Agenda España Digital 2025 y que se financiará con los fondos del NextGenerationEU, el programa de ayudas de la Unión Europea para paliar las consecuencias socioeconómicas de la Covid-19.

Pero más allá de los planes públicos, lo cierto es que la pandemia ha obligado a muchas pymes a hacer de la necesidad virtud. Muchos bares y restaurantes han empezado a repartir comidas a domicilio, explotando como nunca sus páginas web y las redes sociales; muchos despachos y consultorías se han iniciado en el asesoramiento on line; las clínicas han pasado más consultas virtuales que nunca; y hasta las inmobiliarias han tenido que ofrecer visitas virtuales a los potenciales compradores de viviendas. En definitiva, servicios que antes del coronavirus eran una excepción son ahora imprescindibles. Durante los meses que duró el confinamiento de la nación, solo las tiendas de alimentación y de productos esenciales estuvieron abiertas, con lo que la venta por Internet fue la única opción de seguir manteniendo un cierto nivel de actividad para la gran mayoría del tejido empresarial, tanto en las Islas como en España. El pasado marzo, cuando el Gobierno decretó el estado de alarma y paralizó la actividad económica, marcó así un antes y un después en el camino hacia la digitalización de la pyme. Por eso 2021 “va a ser el año de la digitalización”, explica el secretario general de la Federación de Áreas Urbanas de Canarias (Fauca), Abbas Moujir. Y lo va a ser porque tiene que serlo, porque “el que no se suba a este tren se quedará fuera de mercado”, agrega el representante de Fauca, que defiende los intereses de los sectores del comercio, el ocio y la restauración. Y el tren ya está en marcha.

La pyme se la juega con la digitalización

La Dirección General de Comercio y Consumo del Gobierno de Canarias ha dado un primer paso con el portal consumecanarias.info. De momento no se trata de un marketplace propiamente dicho —un marketplace es un mercado en línea u on line— pero sí permite acceder a la información y los servicios digitales de las empresas inscritas. Es una gran base de datos interactiva que, a medio plazo, aspira a convertirse en el gran marketplace de las Islas. Hasta entonces, la idea en la Consejería de Turismo, Industria y Comercio, que dirige Yaiza Castilla, es dar ayudas a las pymes que den el salto al comercio electrónico y se integren en plataformas de comercio por Internet, el llamado e-commerce. El proyecto ha tenido una acogida “interesante”, apunta Moujir, algo a lo que han ayudado los bonos promocionales, de 20 euros, que se repartieron entre los primeros usuarios de consumecanarias.info.

Un claro ejemplo de los cambios que ha acelerado el coronavirus es el de Plátano de Canarias. Los productores isleños han suscrito un acuerdo de colaboración con Glovo —la firma de envíos a domicilio— para poner en marcha La frutería de tu barrio de Plátano de Canarias. De esta manera, la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) se convierte en pionera en la comercialización de productos hortofrutícolas en el canal delivery. Más de 5.000 comercios —los miembros del Club de Fruterías de Plátano de Canarias— ya ofrecen sus productos a través de la aplicación de Glovo gracias a esta iniciativa.

La unión hace la fuerza

De hecho, tanto consumecanarias.info como La frutería de tu barrio son ejemplos de que la unión hace la fuerza. Muchas pymes no tienen capacidad para lanzarse a la aventura digital en solitario, entre otras cosas porque no pueden sufragar el coste de montar su propio marketplace. Por eso muchas han tenido que recurrir a los gigantes mundiales del e-commerce, con Amazon como principal actor. No obstante, Amazon, AliExpress o Wish tienen una dimensión tan grande que no necesariamente son el lugar ideal para la pequeña tienda de la esquina. De ahí la importancia de los marketplace que se ciñen a las pymes de un determinado ámbito territorial —el caso de las Islas en consumecanarias.info— o de mercado —como en La frutería de tu barrio con los productos hortofrutícolas—.

El secretario general de Fauca explica que también en Canarias ha aumentado sensiblemente el comercio electrónico en los últimos meses. No en vano, hasta un 73% de los ciudadanos —73 de cada cien o siete de cada diez— ha tenido que cambiar sus hábitos de compra por el coronavirus, según el Estudio sociológico sobre el cambio de hábitos en el confinamiento elaborado por el instituto IOSondea. Y muchas de esas nuevas costumbres a la hora de comprar ya no van a desaparecer. Por eso la pyme canaria necesita dar cuanto antes el salto al comercio electrónico y por eso sorprende que una de cada dos empresas isleñas —exactamente un 48%— ni siquiera utilice las redes sociales, como Facebook o Twitter. El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones también revela que solo una de cada cuatro —un 26,4%— cuenta con algún programa informático para la gestión de la clientela y que hasta un 96% sigue facturando en papel.

Los datos

  • El 9% de las pymes tiene e-factura frente al 67% de las grandes empresas
  • El 10% de las pymes dispone de nube frente al 62% de las grandes empresas
  • El 57% de las pymes dispone de soluciones de ciberseguridad frente al 98% de las grandes empresas
  • El 6% de las pymes puede vender on line frente al 42% de las grandes empresas
  • El 31% de las pymes tiene página web frente al 95% de las grandes empresas
  • El 68% de las pymes tiene acceso a Internet frente al 99% de las grandes empresas

Compartir el artículo

stats