Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La crisis arrebata 6.600 millones a los negocios isleños del sector servicios

Estas empresas pierden en 2020 un 30% de su facturación por los efectos de la pandemia

Una restauradora limpia una mesa tras la marcha de sus clientes. CARSTEN. W. LAURITSEN

La crisis provocada por el coronavirus ha vaciado las cajas registradoras de muchos negocios de Canarias que han visto como su facturación se desplomaba el año pasado. Algunas de las empresas más afectadas por esta caída de las ventas son las del sector servicios, que a lo largo de 2020 han tenido que enfrentarse a múltiples dificultades: el cierre total de marzo y abril, la tímida reapertura en mayo, una remontada insuficiente en el verano y la llegada de nuevas restricciones y limitaciones para su actividad a partir de otoño, cuando los rebrotes comenzaron a complicar la situación epidémica. Las empresas del sector servicios del Archipiélago perdieron hasta el pasado mes de noviembre un 30% de los ingresos que percibieron un año antes. Un porcentaje que si se compara con el volumen de facturación correspondiente al año 2018, el último para el que el Instituto Nacional de Estadística (INE) dispone de datos, evidencia que la pandemia les ha arrebatado más de 6.600 millones de sus ingresos.

Canarias es una de las comunidades que más se ha visto afectada por la actual situación de crisis. Su alta dependencia del turismo, que en estos momentos se encuentra casi totalmente paralizado, provoca que el Archipiélago sea la región del país en la que los empresarios del sector servicios hayan visto más reducidas sus ganancias. Se trata de negocios como bares y restaurantes, comercios o aquellos que se dedican al transporte y almacenamiento, a actividades de administración y servicios, a actividades profesionales y técnicas, además de las referidas a la información y las comunicaciones.

Buena parte de las ventas de estos negocios dependen de los millones de turistas que hasta el pasado 14 de marzo, –cuando se declaró el Estado de Alarma–, llegaban al Archipiélago a pasar sus vacaciones. Otra parte de su volumen de negocio lo sustenta una población local dedicada en un porcentaje muy alto a la actividad turística, por lo que la destrucción de empleo y los ERTE también han reducido su poder adquisitivo, afectando a la cuenta de resultados de estos negocios. La caída de la facturación del sector servicios en Canarias es casi el doble que la media española, que se sitúa en el 16%.

La restauración y el comercio, entre las actividades más afectadas por la caída de las ventas

decoration

Si se tienen en cuenta los datos interanuales correspondientes al mes de noviembre ofrecidos por el Instituto Canario de Estadística (Istac), la caída en un año del volumen de negocio de estas empresas en Canarias se situó en el 31,3%. La actividad que más sufre es la hostelería. Cafeterías, bares y restaurantes vieron reducidos sus ingresos en un 62,7%. Un porcentaje que no sería raro que se incrementase en los meses siguientes, ya que aunque en noviembre ya estaban activas algunas restricciones, será en diciembre cuando en Tenerife se decrete el cierre del interior de estos establecimientos, que desde ese momento solo pudieron servir en las terrazas, que poco a poco fueron inundando las calles de la Isla como medida de urgencia para garantizar el sustento a estos negocios. Una medida que se tuvo que aplicar en enero también en Gran Canaria y Lanzarote por el avance del virus.

Los empresarios reclamaban al Estado y al Gobierno de Canarias un rescate para un sector al límite. Un plan que el pasado viernes fue concretado por el Ejecutivo de Ángel Víctor Torres, que pondrá en marcha este mes un plan económico extraordinario para ayudar a los sectores más afectados por la crisis, como son la restauración, los comercios y los gimnasios, que también se vieron obligados a suspender su actividad por completo en aquellas islas con un nivel tres de alerta por el coronavirus. Este plan ascenderá a más de 400 millones de euros entre los aplazamientos fiscales y las ayudas directas previstas.

Las actividades administrativas servicios auxiliares, vieron reducida su facturación en noviembre respecto a 2019 un 62,7%, mientras que los comerciantes canarios perdieron en ese mes un 17,2% de sus ingresos. Este último sector también está sufriendo con dureza las restricciones derivadas del coronavirus. La reducción de aforo que imperó durante las principales semanas de la campaña de Navidad en Tenerife y que ahora también se ha trasladado a Gran Canaria y Lanzarote, provocaron largas colas frente a los establecimientos que desincentivaban las compras. El inicio de las rebajas tampoco ha sido mejor y muchos son ya los que están pensando en cerrar de manera definitiva sus puertas al no poder remontar la caída de ventas. El sector calcula que uno de cada cinco comercios de Canarias está en riesgo de cerrar, lo que supone que más de 1.700 tiendas del Archipiélago podrían desaparecer en las próximas semanas.

Estos negocios también podrán acogerse al plan de ayudas del Gobierno canario, que incluye el aplazamiento de deudas fiscales durante seis meses, así como el aplazamiento del Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) en el primer trimestre. Además, contempla un total de 165 millones de euros que se destinarán a ayudas directas. Dinero que el Ejecutivo regional espera que provengan de los fondos europeos, pero el Gobierno ya ha asegurado que está dispuesto a endeudarse para llevar a cabo este rescate, si finalmente el dinero de Bruselas no pudiera destinarse para este fin.

El transporte y el almacenamiento también sufrió una caída del 31,7% de su volumen de actividad en noviembre, así como las actividades profesionales y técnicas, cuyos ingresos descendieron el 17,4%, según los datos recopilados por el Instituto Canario de Estadística.

En cuanto al número de trabajadores de estos sectores, la paralización de la actividad en el Archipiélago con motivo de la pandemia global también ha tenido su efecto en este indicador. El sector servicios de Canarias registra hasta el pasado noviembre una pérdida del 7,1% del personal que se desempeñaba en el sector.

Datos

  • 62,7% caída en bares y cafeterías: La facturación hasta noviembre del año pasado cayó un 62,7% en la restauración del Archipiélago, que ha tenido que hacer frente a continuas restricciones. 
  • 17,2% bajada en el comercio: Los ingresos de las tiendas de Canarias se han visto reducidos un 17,2% en el año de la pandemia. Muchos se verán abocados al cierre si no reciben ayudas. 
  • 7,1% reducción de la ocupación: Los niveles de personal ocupado en el sector servicios de Canarias descendieron a lo largo del año pasado un 7,1% según los datos del Instituto Canario de Estadística. 

Compartir el artículo

stats