Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

53.016 parados más y 86.826 asalariados en ERTE, saldo de un año de restricciones

Marzo da un respiro con 2.827 desempleados menos registrados en las oficinas de las Islas

El viceconsejero de Empleo del Gobierno de Canarias, Gustavo Santana

El viceconsejero de Empleo del Gobierno de Canarias, Gustavo Santana

Como un respiro puede entenderse la disminución de las listas del paro en las Islas en 2.827 (-1%) personas durante el pasado mes de marzo. Igual ocurre en el conjunto de España, con una reducción de 59.149 parados (-1,48%) en el mejor tercer mes desde 2015. Y de repente, la realidad. En Canarias hay 53.016 desempleados más (23,29%) que antes de la pandemia y en todo el país, el incremento se detiene en los 401.328 (11,31%). Eso sin contar que en el Archipiélago 86.826 asalariados –repartidos entre 12.641 empresas– permanecen cobijados bajo expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). En las Islas buscan empleo 280.650 ciudadanos y en el Estado, 3.949.640.

Marzo dejó otro dato que permite tomar algo de oxígeno: la afiliación a la Seguridad Social se cerró con 3.449 altas más –empleos creados– que un mes antes. El viceconsejero de Empleo del Gobierno de Canarias, Gustavo Santana, explicó la mejoría por “la relajación de las restricciones sanitarias” y los preparativos de la Semana Santa.

En las Islas hay 46.266 empleos menos que antes del primer estado de alarma

decoration

El ápice de laxitud en las medidas de contención del coronavirus es lo que, en opinión del viceconsejero, propició un mayor “dinamismo” en las contrataciones y que el desempleo se redujera mínimamente en ramas como la maltrecha hostelería (-0,74%) y el comercio (-0,75%). Sin embargo, retornando a los números publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, se observa que la primera de dichas actividades perdió 49 afiliados y la segunda, 295.

¿Dónde se generó entonces el empleo? En el sector público. “No en vano, en ramas como la Administración pública se registraron 951 nuevas altas, además de las 596 en Educación y otras 591, en el ámbito de la Sanidad”, señaló en su análisis la Confederación Canaria de Empresarios (CCE). Más de seis de cada diez (62%) de los puestos de trabajo surgidos en el tercer mes del año tuvieron como escenario el ámbito público, destacó la patronal de Las Palmas.

Asimetría interprovincial

Además con una asimetría interprovincial destacable que también puso sobre la mesa la CCE. De todos esos empleos generados por las instituciones casi dos tercios se crearon en la provincia occidental (1.378) y el restante, en la oriental (758).

Más en detalle, el organismo de representación empresarial que comandan Agustín Manrique de Lara y José Cristóbal Rodríguez situó el origen de esta disparidad en el “desigual comportamiento del empleo en la rama sanitaria, de servicios sociales y dependencia, que se redujo en 117 efectivos en Las Palmas, mientras que apuntó un alza de 707 personas en Santa Cruz de Tenerife”.

CEOE alerta de la exclusión de 400 ramas de actividad de las ayudas directas del Estado

decoration

Gustavo Santana desagregó también por sectores la evolución del paro registrado durante el mes pasado para concluir que solo la agricultura (38 parados más) y el colectivo de quienes se incorporan por vez primera al mercado laboral (83) mantuvieron el rumbo que nadie desea. Mientras, servicios (-2.300) e industria (-113) contribuyeron a la mejora de la estadística. Entre ambos se coló la construcción, que también cerró el mes con 535 desempleados menos, si bien la presidenta de la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores, Salud Gil, advirtió al final de la semana pasada que esta tónica no durará a no ser que las anunciadas inversiones públicas entren ya en escena.

Gil realizó esas manifestaciones tras conocer que en los dos primeros meses del año la licitación de la Administración autonómica se había desplomado un 93,4% y la estatal, un 84,5%.

Exceso de temporalidad


Desde el sindicato UGT se valoró “positivamente la ligera” reducción de los datos del paro, si bien la consideraron un “espejismo” de la Semana Santa y la “pequeña recuperación” que el sector servicios ha protagonizado “gracias a los desplazamientos y el consumo local”. Los rectores de la organización se mostraron preocupados por las cifras negativas acumuladas durante el último año y señalaron la “campaña de vacunación” como factor decisivo para retornar a la senda de la recuperación. El secretario general de UGT-Canarias, Manuel Navarro, subrayó que la mejoría no llegará hasta que esté vacunada el 70% de la población. Si se cumple la hoja de ruta detallada ayer por el presidente español, Pedro Sánchez, eso no ocurrirá hasta el final de agosto. Se está “muy lejos de estar entre las comunidades con mayor número de personas vacunadas”, continuó Navarro, y esa situación puede determinar una salida “más tardía y grave para la clase trabajadora”. Además, reclamó “estar atentos” para impedir que los ERTE se conviertan en despidos “si no se actúa de forma directa”. Uno de los principales caballos de batalla de los sindicatos desde antes incluso de estallar la pandemia es la alta tasa de temporalidad que existe en el país y que la Unión Europea (UE) ha conminado a España a reducir en el corto plazo si quiere recibir las ayudas comprometidas. El mes pasado se firmaron 40.382 contratos en las Islas, 8.419 más que en febrero y 5.788 menos que en mazo del año pasado. El 84,91% de ellos eran temporales. Desde CCOO, reclamaron la derogación de la reforma laboral de 2012 para atajar el problema.

Desde la otra patronal canaria, el secretario general de CEOE-Tenerife, Pedro Alfonso, mostró su preocupación por la evolución de la situación. Si bien se dejaron ver por vez primera los reseñados protobrotes verdes, la comparación con el momento anterior a la llegada del coronavirus resulta demoledora.

Con respecto a marzo del pasado año, en el Archipiélago se han evaporado 26.302 empleos. Y eso que en el tercer mes de 2020 ya se había descontado el golpe de las primeras dos semanas de confinamiento. Basta echar la vista un mes más atrás para notar que desde el momento previo al primer estado de alarma se han destruido 46.266 puestos de trabajo.

Los números también revelan el especial impacto que el parón económico tiene en Canarias por su dependencia del sector turístico. La pérdida de empleos durante los últimos doce meses computados en términos relativos es del 3,30% aquí y solo del 0,45% en el conjunto del país. Si volvemos a practicar el ejercicio de establecer la comparación con el día en que restaban catorce días para el confinamiento duro, las Islas se anotan una caída del 5,66%, mientras que la del Estado frena en el 1,71%.

La actividad alojativa no solo representa un 35% del PIB del Archipiélago, sino que además impregna muchos otros sectores y ramas de la economía canaria. De ahí que la patronal tinerfeña manifieste su “máxima preocupación por la falta de sensibilidad hacia las empresas canarias” mostrada por el Gobierno central al dejar fuera de las ayudas directas “a más de 400 ramas de actividad”.

“No está en nuestro mano buscar una solución a corto plazo”, expuso Pedro Alfonso, por lo que el número dos de CEOE-Tenerife reclamó diligencia a la hora de hacer llegar cuando antes las ayudas a fondo perdido a los negocios.

Compartir el artículo

stats