Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin intermediarios, los agricultores reciben hasta el 85% del precio final

Un informe señala que solo entre dos o tres euros de cada diez llegan a los productores

Uno de los graves problemas al que siempre se han enfrentado los productores agrarios y ganaderos es el escaso porcentaje del precio final que les llega. Un estudio de la Confederación de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) reveló que tan solo reciben entre dos y tres euros por cada diez que paga el consumidor. Variar el sistema de distribución de los productos puede dejar en sus manos hasta el 85% de la suma final.

“Cuando sean los propios productores quienes comercialicen a través de sus organizaciones y la distribución se considere como lo que es, un servicio, eso cambiará”, anunció el director del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA), José Basilio Pérez.

Ocurre desde hace varios años con el proyecto Ecocomedores, por el que en varios centros de enseñanza y sociosanitarios del Archipiélago sus alumnos y usuarios solo comen productos ecológicos y de temporada. Una iniciativa que, además, al garantizar el consumo de grandes volúmenes de productos permite planificar. El director del ICCA expuso que este modelo de trabajo permite “hilar muy fino con los costes”, por lo que el precio tampoco se resiente en comparación con los productos convencionales.

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, reveló que Ecocomedores buscaba precisamente generar “cadenas cortas para evitar los sobrecostes”. De este modo, el ciudadano paga menos que en el caso de existir muchos intermediarios y el agricultor recibe la mayor parte de esa suma.

El socio propietario de Aloe Vera Internacional SA, Vicente Melián destacó que precisamente esa es una de las ventajas de la producción ecológica, no estar sujetos a vaivenes de precios. “Los que se establecen son de producción y permanecen estables todo el año, eso nos da seguridad”, afirmó sobre la posibilidad de planificar con antelación para adaptar todo el mecanismo de la empresa.

Desde el punto de partida del resultado que aporta Ecocomedores, se mostró convencido de que sería factible “dar de comer a todos los turistas” en los hoteles con las verduras y hortalizas de la huerta canaria libres de agentes químicos. Por supuesto, anunciarlo debidamente para que el destino se anote otro elemento para la competitividad.

Vanoostende explicó que Canarias trabaja en este momento en un proyecto de ecocomedores supraautonómico junto a Madrid y la Comunidad Valenciana. Y, aún en cartera, proyecta un “gran salto cuantitativo: Queremos trasladar a todos los comedores de servicios públicos de Canarias el consumo de productos ecológicos”, anunció. Visitantes más usuarios de los servicios públicos generarían un consumo elevado tanto que Melián señaló que “se va a quedar corta” la superficie cultivable que existe en Canarias.

Para hacer frente a ese incremento de la demanda que se produciría habría que contar con un mayor número de productores. En la anterior crisis económica ocurrió que muchos jóvenes, ante la imposibilidad de encontrar empleo, se decidieron por dedicarse a la agricultura. Ahora vuelve a ocurrir. Aún sin datos, tanto Pérez como Melián señalan que se nota la llegada de nuevos operadores.

Por otro lado, la consejera explicó la necesidad de que un territorio alejado del continente como las Islas “tenga garantizado un autoabastecimiento mínimo”. Cualquier eventualidad podría, de lo contrario, dejar al Archipiélago sin algunos productos durante un tiempo.

Compartir el artículo

stats