Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acertar a la segunda resulta vital, el tiempo se agota para muchos negocios

Hacienda ya tiene preparado el convenio que debe firmar Canarias para recibir las ayudas en un plazo máximo de diez días tras la rúbrica

“De nada sirve lanzar un salvavidas a un ahogado”. La frase la hizo suya el presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, para destacar la necesidad de que las administraciones actúen con rapidez. Precisamente ayer el Ministerio de Hacienda informó de que ya ha remitido a las comunidades autónomas los convenios para poner en marcha las ayudas directas para autónomos y empresas más afectados por la pandemia.

La maquinaria parece engrasasada y, además, debe estar acertada. Como apuntó Agustín Manrique de Lara, presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), “no caben errores” ante esta oportunidad de corregir el texto inicial para que las ayudas estatales a fondo perdido lleguen al máximo número de empresas de las Islas.

“En otras ocasiones, cualquier fallo no tiene importancia porque se corrige a los seis u ocho meses, pero en esta ocasión justo lo que no tenemos es tiempo”, expuso el representante empresarial de la provincia de Las Palmas. En su opinión, someter a escrutinio la redacción de los textos ayudaría a ser certeros.

El comunicado de Hacienda señala que cada comunidad autónoma está obligada a firmar el convenio como condición indispensable para que le llegue el dinero. La suma, en el caso de las Islas 1.144 millones de euros, se transferirá en un plazo máximo de diez días a contar desde que el acuerdo se rubrique. Además, el texto del convenio está adaptado para acoger en el real decreto original los cambios que permitirán a más empresas tener subvenciones.

Entre estas, la patronal intentará que entren también los negocios que abrieron sus puertas en los dos primeros meses y medio del año pasado, justo antes de decretarse el estado de alarma. No pueden acreditar haber perdido el 30% de la facturación a lo largo de 2020 porque no estaban funcionando antes, no tienen con qué comparar los raquíticos números que la pandemia ha dejado en sus balances. Sin embargo, padecen la contracción general de la actividad económica como todas.

“Vamos a intentar que se incluyan todos los casos que son justos. Claro, después puede ocurrir que nos encontremos con algún artículo de alguna norma europea que lo impida, pero por nosotros no va a quedar”, expuso Manrique de Lara.

Compartir el artículo

stats