Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los cabildos ‘menores’ no se resignan a que haya canarios de segunda

Los presidentes de las ‘Islas Verdes’ apoyan la atención especial a Lanzarote y Fuerteventura

“Hemos construido una Canarias de desiguales”. El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, resume así la situación en que las Islas Verdes llevan ya décadas estancadas. El riesgo ahora es que Lanzarote y Fuerteventura, que han experimentado un extraordinario desarrollo y crecimiento poblacional desde el boom turístico, se vean tan golpeadas por la crisis del coronavirus que necesiten años para recuperarse. “Por eso apoyamos que haya planes específicos para Lanzarote y Fuerteventura, pero también para La Palma, El Hierro, La Gomera y La Graciosa, porque unas sufren una crisis coyuntural y otras, un problema estructural”, explica Curbelo.

En las dos islas orientales y en las tres occidentales comparten el convencimiento de que el Gobierno de Canarias debe actuar con la periferia del Archipiélago como quiere que el Gobierno de España actúe con la Comunidad Autónoma. Es decir, atendiendo a su peor situación. El Ejecutivo regional debe, en definitiva, “tener con las islas más golpeadas la misma sensibilidad que con razones exigen para Canarias”, manifestó la presidenta del Cabildo de Lanzarote, Dolores Corujo, en el Parlamento. Un trato singular que exige, agrega Curbelo, “saber la Canarias que hemos construido, ser sensibles con el golpe que han recibido Lanzarote y Fuerteventura y también ser conscientes de qué islas son las que arrastran déficits estructurales, las que han perdido población y las que tienen, por ejemplo, los combustibles más caros del Archipiélago”, subraya el dirigente gomero. “Saber la Canarias que tenemos y tener bien claro la Canarias que queremos”, precisa.

En esta línea, también los presidentes de los cabildos de El Hierro, Alpidio Armas, y de La Palma, Mariano Hernández Zapata, hacen hincapié en que tanto las islas orientales como las occidentales sufren un grave problema de desempleo, pero en un caso es coyuntural y en otro, “crónico”.

Hernández Zapata recuerda que las tres Islas Verdes han sido en lo económico los particulares patitos feos de la Comunidad Autónoma, hasta el punto de que vienen sufriendo un continuo goteo de pérdida de población que en el caso de La Palma solo se ha corregido de forma leve en los últimos años. Su evolución ha sido justo la contraria a la de Fuerteventura y Lanzarote, donde la población creció al calor de la industria turística. 

“Damos todo nuestro apoyo a las islas orientales, que tienen todo nuestro compromiso, pero también hay que tener en cuenta el problema crónico que venimos soportando las Islas Verdes”, resume el presidente del Cabildo palmero, que, como Alpidio Armas, pone el ejemplo de los mayores precios de la gasolina para ilustrar el también mayor coste de vida.

Compartir el artículo

stats