Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CCOO y UGT presionarán al Gobierno para que cumpla la agenda social

“Tenemos la impresión de que si no hay un aliento desde la calle, desde la movilización sindical, va a ser complicado que [el Gobierno cumpla con] los objetivos en materia de reforma laboral, de reforma de las pensiones, de reforma de desempleo o reformas de fiscalidad”, declaró ayer el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en la rueda de prensa para presentar los actos del Primero de Mayo.

Los sindicatos con representación mayoritaria, CCOO y UGT, volverán a reivindicar este año el Día Internacional de los Trabajadores desde las calles, tras haberlo celebrado virtualmente el año anterior, forzados por la pandemia.

Presionar al Gobierno para que cumpla con sus compromisos electorales está en el punto de mira de las centrales, en este Primero de Mayo que los sindicatos esperan sea “seguro, multitudinario y con la ilusión de que las cosas pueden cambiar”, según afirmó el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. Las centrales celebrarán concentraciones presenciales en las principales ciudades de todo el país bajo el lema Ahora toca cumplir.

CCOO y UGT instarán al Gobierno a atender en la mayor brevedad posible la derogación de la primera parte de la reforma laboral del PP y su reforma de las pensiones, así como un despliegue “justo” de los fondos europeos para la reconstrucción poscovid. Las centrales también recordaron la asignatura pendiente que tiene el Ejecutivo para con la subida del salario mínimo interprofesional, en teoría congelado transitoriamente hasta que se pactara un nuevo aumento.

La principal reivindicación de los sindicatos para este Primero de Mayo, no obstante, será la derogación de un primer bloque de la reforma laboral del PP.

Compartir el artículo

stats