Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Declaración de ayudas y tributación del ERTE, las trampas de la Renta este año

Las consultas se multiplican en las asesorías por los cambios normativos de esta campaña

Dos personas frente a una oficina de empleo. | | LP/DLP

Dos personas frente a una oficina de empleo. | | LP/DLP

La campaña de la Renta de 2020 está siendo una de las más complejas de los últimos años. El trabajo se acumula en las oficinas de los asesores fiscales, que este año están recibiendo más consultas que en otras campañas, porque además de haberse visto incrementado el número de personas obligadas a declarar debido a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), –en Canarias deberán hacerlo unos 30.000 contribuyentes nuevos por este motivo–, los cambios normativos y las medidas tomadas por las diferentes administraciones para hacer frente a los efectos económicos de la pandemia tienen también su reflejo en la tributación, lo que complica a ciudadanos y empresas rendir este año cuentas con Hacienda.

Sin duda, la situación más excepcional de la campaña de este año viene de la mano de los ERTE, ya que no solo han obligado a declarar a ciudadanos que en anteriores campañas no habían tenido que hacerlo, sino que muchos de ellos además han percibido cantidades indebidas por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) que todavía no han sido regularizadas. El organismo ha ido actualizando la información de estos errores a la Agencia Tributaria y por eso, la recomendación de los asesores a quienes se hayan visto afectados por esta situación es la de esperar hasta que les hayan sido trasladas las cantidades definitivas que han percibido de forma indebida. «Lo prudente es esperar, todavía quedan casi dos meses para que se acabe la campaña», valora el asesor fiscal Orlando Luján.

En el caso de que se acerque el final del plazo para realizar la declaración, –que finaliza el 30 de junio–, sin que se conozca la cantidad cobrada de forma errónea, el contribuyente deberá igualmente presentarla, para después solicitar una declaración rectificativa y comunicar a Hacienda que ha pagado de más.

Sin embargo, para Luján la recomendación que se está dando a muchos ciudadanos de esperar hasta el final de la campaña para presentar su declaración puede generar «cierto atasco». «La Agencia Tributaria ha ampliado el servicio Le Llamamos, pero ha reducido la asistencia presencial a solo un mes», expone Luján, quien teme que se produzca un «cuello de botella» en las últimas semanas.

Los técnicos de Hacienda ya han previsto esta situación y han solicitado ampliar el horario de atención presencial al público, al menos en Tenerife. Así lo asegura Carlos Fernández, portavoz del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en Canarias. Aunque no cree que llegue a producirse un embotellamiento hacia el final de la campaña, sí reconoce que este año «esperan que haya mucha más demanda por culpa de los ERTE», por lo que están muy pendientes al número de citas que se van reservando para, en caso necesario, ampliar la atención presencial.

Sin embargo, los efectos de los ERTE en esta campaña de la Renta no acaban ahí. Otra de sus trampas afectará a miles de mujeres trabajadoras con hijos menores de tres años que se hayan visto afectadas por uno de estos expedientes. Si en años anteriores habían podido deducirse hasta 100 euros mensuales por la maternidad, –un total de 1.200 euros al año–, al haberse visto suspendido su contrato no podrán deducirse esta cantidad en los meses en los hayan estado en ERTE. Por lo que, aquellas madres que no hayan podido ser reinsertadas desde marzo, cuando estalló la pandemia, apenas podrán beneficiarse de tres meses de esta deducción.

«Se salvan aquellas madres que hayan tenido un ERTE parcial, que sí tiene derecho a cobrarlo porque ha seguido siendo trabajadora», explica Luján, que señala que el Gobierno debería haber modificado la norma, ya que muchas mujeres se verán doblemente perjudicadas, «por haber pasado a cobrar el 70% de la base reguladora al estar en ERTE y por perder también esta deducción».

Luján también recuerda que los ciudadanos deben tributar por todas aquellas ayudas, prestaciones o subvenciones que hayan recibido de cualquier administración para ayudarles a paliar los efectos de la pandemia. De esta manera, los autónomos deberán tributar por la prestación por el cese de actividad y muchos ciudadanos por los bonos de consumo aportados por los ayuntamientos.

También podrán verse perjudicados aquellos emprendedores que solicitaron en su día el cobro único del paro para iniciar un negocio. Si no han transcurrido cinco años, el tiempo mínimo obligatorio que debían mantener la actividad, y se han visto obligados a cerrar por la pandemia deberán reintegrar la cantidad que hayan percibido.

Sin embargo, esta campaña de la Renta también tiene cambios beneficiosos. Uno de ellos es que los propietarios tienen más fácil deducirse los impagos de sus inquilinos, ya que hasta ahora debían transcurrir al menos seis meses para poder descontarse los recibos no abonados y el Gobierno central ha reducido este límite a tres de forma excepcional por la pandemia.

Claves para la Renta 2020

Errores del SEPE

Los contribuyentes que tendrán más complicaciones serán los afectados por un ERTE que cobraron más del SEPE de forma indebida. Si todavía no se le ha comunicado la cantidad que deben devolver, el consejo de los expertos es demorar todo lo posible la declaración hasta que el error sea subsanado, para evitar tener que presentar una rectificación más adelante. 

Rebajas del alquiler

Los profesionales recalcan la conveniencia de que los acuerdos entre propietarios e inquilinos para rebajar el alquiler o postergar su pago durante la pandemia se pongan por escrito. De lo contrario, Hacienda puede considerar que la rebaja no se ha producido y exigir el correspondiente IRPF. 

Ingreso Mínimo Vital

Aunque el Ingreso Mínimo Vital está exento de IRPF, sus perceptores están obligados a realizar la declaración, una obligación que afecta a todos los que vivan en el domicilio donde se perciba esta prestación. 

Deducción por hijos

En el caso de tener hijos menores de 25 años, hay que estudiar si resulta más conveniente incluirlos en la declaración de los progenitores o que cada uno presente la suya. A veces, los jóvenes optan por presentar la suya porque les sale a devolver, pero esto impide a los padres deducirse una cantidad mayor. 

Facilidades de pago

Los trabajadores que, como consecuencia de haber estado afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo y haber cobrado del Sepe, les salga la declaración a pagar, podrán fraccionar el abono en seis meses sin intereses, según decidió la Agencia Tributaria.

Compartir el artículo

stats