El sector del comercio ha visto caer sus ventas durante el primer trimestre un 10,5% frente al descenso medio nacional, del 1,8%. La canaria fue la caída más acusada del conjunto de comunidades autónomas entre enero y marzo.

La pérdida de actividad está provocada por la caída de la demanda turística y por un progresivo deterioro del poder adquisitivo de las familias canarias durante el último año, a causa del aumento del desempleo, que se ha traducido en una importante pérdida de empresas y de miles de puestos de trabajo en el sector, según el último boletín sectorial de coyuntura, elaborado por el Servicio de Estudios de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife con el patrocinio de Cajasiete.

Ante este escenario, los representantes camerales advirtieron que ahora, más que nunca, es necesario que se mantengan a lo largo de todo este año las medidas que eviten el cierre de empresas y la pérdida de puestos de trabajo como son, las ayudas directas a pymes, con las que cubrir sus costes de estructura, y los ERTE. Además, piden al Gobierno la puesta en marcha de fórmulas que estimulen el consumo de la población local con bonos de compra o acciones de dinamización comercial.

Visto en detalle, las ventas del comercio minorista durante el primer trimestre retrocedieron con fuerza debido a las caídas en enero (-19,3%) y febrero (-18,9%), que no pudieron ser compensadas por el aumento registrado en marzo (12,3%), este último debido a su comparativa con marzo de 2020, en el que a partir del día 15 los comercios tuvieron que cerrar por la obligación de confinamiento tras la declaración del primer estado de alarma.

Respecto al número de negocios inscritos en la Seguridad Social con trabajadores dados de alta, el último día de marzo alcanzaba las 13.733 empresas que desarrollaban actividades comerciales, incluida la reparación de vehículos. Esta cifra supone un leve crecimiento anual del 0,4% con 59 empresas más que a finales de marzo, motivado, únicamente, por el aumento en venta y reparación de vehículos de motor.