Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los plataneros esperan el ‘indulto’ de Planas en su visita a las Islas

El sector recurrirá a los tribunales si no se les exceptúa de la Ley de Calidad Agroalimentaria

Un trabajador en una finca de plátanos.

Un trabajador en una finca de plátanos. LP/DLP

Los plataneros de Canarias esperan que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, otorgue al sector el indulto que llevan más de un año esperando y consigan que el plátano quede exento de cumplir con algunos de los artículos incluidos en la Ley de Calidad Alimentaria. Una normativa que obligará a los productores del Archipiélago a vender sus plátanos con un precio mínimo marcado por su coste de producción, algo que restará competitividad a la producción canaria frente a la banana latinoamericana. Quedar excluidos de los aspectos más lesivos de esta ley sería para ellos toda una medida de gracia, ya que aseguran que sin esta excepcionalidad el sector platanero en Canarias podría «morir a medio plazo».

El sector presentará una nueva batalla para tratar de conseguir quedar al margen de los puntos que consideran más dañinos en la visita que el ministro socialista realizará hoy y mañana al Archipiélago, donde además de reunirse con el presidente del Gobierno canario, Ángel Víctor Torres, también se encontrará con la Asociación de Productores de Plátano de Canarias (Asprocan).

Su presidente, Domingo Martín, recalca que «lo más racional» sería que el ministro claudicara y cediera para exceptuar al plátano de Canarias de «ciertos artículos que entendemos que son perjudiciales», ya que de lo contrario el sector dejará de vender en torno al 30% de la producción anual, o lo que es lo mismo, 100 millones de kilos al año.

Martín rechaza la solución que ha sido puesta sobre la mesa por el Gobierno central, modificando el articulado de la ley a través de una enmienda. «Tras asesorarnos jurídica y técnicamente entendemos que la ley es incompatible con el futuro del sector», por lo que advierte de que si la norma se aprobase sin apartar al plátano de Canarias « nos veríamos obligados a defender nuestros intereses en los tribunales».

Los plataneros del Archipiélago llevan doce meses reclamando no verse afectados por varios artículos de esta ley, convencidos de que provocarán un perjuicio inasumible para los productores. Martín explica que durante todo el año una parte del producto debe venderse en la Península, –el principal mercado de este sector–, a precios que no alcanzan los costes de producción. Dejar de hacerlo supondría que estas toneladas de fruta se queden en el Archipiélago con lo que «abriríamos un gran hueco para nuestra competencia, la banana», un producto cultivado en África y Sudamérica, que puede entrar al mercado peninsular a un precio más bajo debido a sus menores costes y a que no están afectadas por las normativas europeas, que son más garantistas.

El ministro visita hoy Tenerife y mañana se traslada a La Palma para reunirse con Asprocan

decoration

El presidente de Asprocan recuerda que el 100% del sector en Canarias ha pedido esta exclusión, lo que significa la totalidad de los productores de plátano de España, ya que en otras regiones esta fruta no se produce. «Queremos quedar al margen de esos artículos y no afectamos a nadie más, porque no hay plátanos en el resto del país», evidencia. Martín también añade que el plátano canario «es un producto de una Región Ultraperiférica (RUP)» y por lo tanto la Unión Europea (UE) posibilita en su normativa que pueda recibir un tratamiento diferenciado.

Además, Bruselas también reconoce al plátano de Canarias como un producto único, producido en un territorio alejado, que debe salvar las dificultades para poder comercializarse en un mercado internacional con puntos de venta que están a más de 2.000 kilómetros de distancia.

Los productores canarios estuvieron a punto de ganar la batalla frente a esta ley el pasado mes de diciembre, cuando el Senado casi aprueba las enmiendas presentadas por Coalición Canaria y Agrupación Socialista Gomera, que recogían establecer la salvedad para la fruta canaria para evitar una pérdida de competitividad. Sin embargo, el Partido Socialista (PSOE) tumbó con sus votos la propuesta, algo que desde el sector achacan al «temor» de que esta excepcionalidad del plátano canario pudiera servir de precedente para que otros sectores agrícolas descontentos con la normativa puedan solicitar también quedar al margen de algunos artículos de esta ley.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría en Madrid donde los diputados socialistas votaron en contra de excluir al plátano de Canarias de varios artículos de esta norma, el sector platanero sí puede trasladarle al ministro que cuenta con el apoyo de la mayoría del Parlamento regional, donde el pasado mes de marzo se aprobó una Proposición No de Ley (PNL) para reclamar que la Ley de la Cadena Alimentaria recoja excepciones al plátano. Una propuesta que salvo por la abstención de Sí Podemos, contó con los votos a favor de todos los grupos, también de los diputados del PSOE.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, arrancará hoy su visita en Tenerife, donde se reunirá con el presidente, Ángel Víctor Torres y con representantes del sector pesquero; y visitará la finca Garden Lycaste y la Bodega Linaje del Pago. Mañana se trasladará a La Palma, donde se reunirá con Asprocan y visitará las obras de la balsa del Vicario.

Compartir el artículo

stats