Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La industria apela a la ‘canariedad’ para remontar la mayor caída en once años

La nueva campaña de Asinca anima a convertir el consumo local en un orgullo para los isleños

La consejera Yaiza Castilla en la presentación de la estrategia ‘Canariedad’ de Asinca. | | CARSTEN W. LAURITSEN

La industria canaria busca la complicidad del cliente local para poder remontar el peor año que el sector ha sufrido en algo más de una década. El confinamiento y la pérdida total de turistas provocó una caída de la producción del 10,4% el año pasado en las fábricas del Archipiélago, un descenso que ahora las empresas quieren comenzar a mitigar incentivando el consumo interno. La estrategia está clara, convertir la compra de productos elaborados en las Islas en parte de la canariedad que identifica a la región.

Precisamente este es el objetivo de la nueva campaña promocional presentada ayer por la Asociación Industrial de Canarias (Asinca) dentro de la estrategia Elaborado en Canarias, que este año adquiere una relevancia aún mayor debido a las consecuencias de la crisis. «Queremos que la población canaria quede identificada con el producto canario, que además es sostenible y genera riqueza y empleo en las Islas», subrayó Raúl García, presidente de Asinca.

El sector industrial de Canarias está conformado por un tejido empresarial de unas 5.000 empresas, que generan 40.000 empleos directos, aunque si se suman los indirectos la cifra alcanza los 120.000. La actividad contribuye con 3.000 millones de euros a la economía de las Islas y en 2019 representaba el 6,5% del Producto Interior Bruto (PIB) del Archipiélago.

Sin embargo, la industria isleña, al igual que otros sectores de actividad, también ha sido fuertemente golpeada en Canarias por la pandemia. A diferencia de lo que podría parecer, el cero turístico ha afectado y mucho a las empresas de este sector. En mayor o menor medida casi todas han sufrido el impacto del parón de la principal actividad económica del Archipiélago y por eso la caída en Canarias fue superior a la registrada en el conjunto del territorio nacional, que se situó en el 9,1%.

La industria canaria no había vivido un ejercicio económico peor que el registrado el año pasado desde hacía más de una década. De hecho, hay que retroceder hasta 2009 para encontrar una reducción de la producción que estuviera por encima del 10%. Hace once años, como consecuencia de la crisis financiera que arrancó en 2007 la caída que experimentó este sector en Canarias fue del 11,2%, según los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, 2020 es el segundo peor año de la historia para la industria isleña, al menos desde que existen registros.

El fin del Año I de la pandemia no ha acabado con la caída de la producción en el sector, aunque la tendencia apunta a una mejora. Si en enero la caída alcanzó el 14,5%, el porcentaje se redujo hasta el 9% en marzo, el último mes del que hay datos disponibles.

«Canarias tiene que apoyar a su tejido industrial», recalca el presidente de Asinca, ya que «el consumidor tiene que entender que no solo repercute en estos empleos, sino en el efecto arrastre que supone para el resto de actividades económicas en Canarias». De ahí que la marca incentive cada año con campañas de promoción los productos y servicios elaborados en las Islas, ya que «sin contar con la complicidad de nuestros consumidores no podemos desarrollar esta actividad económica en nuestro territorio».

«El objetivo de esta campaña es definir el concepto de canariedad y hacer de esta palabra un hecho», manifestó la consejera de Turismo, Industria y Comercio, Yaiza Castilla, para quien «el éxito de nuestra industria es el éxito de la sociedad».

Por eso, insistió en que una de sus prioridades al llegar al Gobierno regional hace dos años fue «alinear las estrategias de la Consejería con las que necesitara el sector». Para ello se marcó cuatro retos: que el peso de la industria en la economía subiera, que aportara mayor empleo y estabilidad, que aumentara el suministro de productos de consumo interno para residentes y que el sector contribuyera a mejorar la balanza comercial del Archipiélago.

Con este objetivo no solo se están ofreciendo mecanismos de apoyo a las empresas para su modernización, sino también acciones que pongan en valor los bienes elaborados en las Islas y recordó que el presupuesto autonómico para el área de industria ha pasado de 5,5 millones de euros en 2019 a 15,4 millones este año.

La campaña puesta en marcha por Asinca busca precisamente que el consumidor canario muestre su orgullo de pertenencia al Archipiélago comprando productos elaborados en Canarias y que esta alternativa se convierta en parte de la canariedad que define a los isleños.

La estrategia se lanzará en esta segunda quincena del mes de mayo, para que quede enmarcada con la celebración de el Día de Canarias. Esta acción promocional se ha podido poner en marcha gracias al apoyo de la Consejería regional, –que ha destinado medio millón de euros a la iniciativa–, así como de las 58 empresas asociadas a la marca. Además, los propios trabajadores de diferentes industrias de las Islas han prestado su imagen para ser la cara visible de los diferentes soportes promocionales.

Compartir el artículo

stats