Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias recupera 117 rutas aéreas para la temporada estival

Las compañías operarán en verano 260 conexiones con el Archipiélago, el 78% de las que había antes de la pandemia

Promoción del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria en Madrid

Promoción del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria en Madrid

Canarias tendrá suficientes rutas y aviones para encarar la temporada turística de verano con garantías. Ahora queda por ver si habrá pasajeros para llenar las aeronaves, al menos en una cantidad que justifique el esfuerzo de las compañías para restablecer la conectividad perdida por la pandemia. Las aerolíneas recuperarán a lo largo de los próximos meses un total de 117 rutas suprimidas desde marzo del año pasado, cuando el Gobierno central decretó el estado de alarma para contener el avance del coronavirus.

La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) avanzó ayer que las compañías que operan en el Archipiélago tienen programadas 260 conexiones con la Comunidad Autónoma, en concreto con los aeropuertos de Gran Canaria, Tenerife Sur, Lanzarote y Fuerteventura, para la inminente temporada estival. Aunque se trata de un número considerable, los trayectos programados aún están bastante por debajo de la oferta habitual en los años prepandemia. De hecho, la ALA calcula que las rutas previstas para este verano equivalen al 78% de las ofertadas en la misma temporada de 2019, que fue el último año de normalidad antes del estallido de la pandemia. En otras palabras: Canarias estará conectada vía aérea con prácticamente ocho de cada diez destinos con los que tenía vuelos en servicio el último verano antes de la irrupción de la covid-19. Así pues, a las Islas aún les queda por recuperar alrededor de un 20% de las rutas desaparecidas durante la crisis del coronavirus para el total restablecimiento de la conectividad aérea.

La vuelta a la normalidad del tráfico aeroportuario es uno de los objetivos hacia los que pretenden avanzar las instituciones canarias presentes en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que arranca hoy en Madrid. La Consejería de Turismo del Gobierno regional, que dirige Yaiza Castilla, viene esforzándose, en conversaciones y negociaciones permanentes con las compañías, para que la Comunidad Autónoma, una vez superada la pandemia, tenga al menos la misma conectividad que tenía antes de la crisis. Un objetivo que coincide con el de las aerolíneas, que, en general, atraviesan el momento más delicado de su historia, con muchas al borde de la quiebra, otras tantas ya en bancarrota y otras muchas rescatadas por sus Gobiernos.

En línea con lo anterior, el presidente de la ALA, Javier Gándara, explicó que las compañías «no han cesado en su afán de recuperar la conectividad y retomar las conexiones perdidas por la ausencia de tráfico aéreo por el cierre de fronteras o por las restricciones de la movilidad». Gándara recordó que tras el primer estado de alarma nacional, decretado el 14 de marzo de 2020, el sector de la aviación comercial se vio obligado a reducir su actividad hasta casi suprimirla. Tan es así, que las operaciones se limitaron a las de los vuelos para transporte de material sanitario o para repatriaciones, que apenas representaron un 5% del volumen normal de actividad. Fueron 750 vuelos de repatriación y 590 de transporte de material médico.

Para dar un empujón al sector, y con este también a la industria turística y en última instancia a la economía regional, el Parlamento de Canarias ha solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez la bajada de las tasas aeroportuarias. El argumento de los diputados de la Cámara autonómica es que el abaratamiento de las tarifas –entre otras cosas piden la exoneración del pago de la tasa de pasajero en todas las plazas extras para volar al Archipiélago a partir de julio– incentivará a las compañías para poner en el mercado más asientos. Sin embargo, la petición del Parlamento regional ha tenido respuesta de Madrid antes incluso de trasladarla de forma oficial.

El Ejecutivo central considera que las tarifas aeroportuarias de Aena «nunca han sido un factor determinante para la operación de las compañías aéreas, y menos ahora, cuando el problema no es el precio del billete sino la confianza del pasajero, debilitada por la crisis sanitaria y el consiguiente cierre de fronteras, restricciones y cuarentenas». Así lo expone el Gobierno en la respuesta por escrito a una pregunta de varios congresistas del PSOE, donde agrega que la bajada de las tasas para recuperar la actividad y la conectividad «no es una medida efectiva».

Compartir el artículo

stats