Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La prórroga de los ERTE, un respiro para 84.500 canarios afectados

La patronal y sindicatos del Archipiélago aplauden que el Gobierno ceda y mantenga las exoneraciones a la Seguridad Social en el nuevo acuerdo

José Cristóbal García, vicepresidente de CCE La Provincia

El acuerdo alcanzado ayer para prorrogar los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre supone un nuevo balón de oxígeno para las 84.500 personas que están afectadas en el Archipiélago. Una ampliación que también fue aplaudida por patronales y sindicatos en las Islas, que celebraron que el Gobierno central cediera en su propuesta inicial y mantenga las exenciones a las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores suspendidos. Unas exoneraciones que pretendía limitar en favor de incentivos para la reincorporación de afectados.

CEOE-Tenerife, la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), así como los sindicatos CC OO y UGT consideraban que si el Ejecutivo nacional hubiera aprobado la propuesta del ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, las consecuencias hubieran sido desastrosas para el Archipiélago.

Con una economía dependiente del turismo que no ha podido reactivarse aún debido a los efectos de la pandemia, de haberse reducido las exoneraciones a la Seguridad Social de los trabajadores en ERTE, empresarios y representantes sindicales defienden que se estaría perjudicando a aquellos centros de trabajo más afectados por la crisis, que todavía no pueden retomar su actividad con normalidad y que suponen un gran porcentaje del tejido productivo de las Islas.

«Podría haberse llevado a cabo una auténtica caída de la viabilidad de algunas empresas y con esto ponerse en juego no solo los puestos de trabajo de los afectados, sino del resto de la plantilla», expone Pedro Alfonso, secretario general de CEOE-Tenerife. Por eso, asegura que desde Canarias se insistió para que el acuerdo que se alcanzara fuera el propuesto por el Consejo Canario de Relaciones Laborales, –que incluye a empresarios, sindicatos y al Gobierno canario–, con el objetivo de que los ERTE se ampliaran en las mismas condiciones.

Para José Cristóbal García, vicepresidente de CCE, ha sido todo un logro para el Archipiélago que se hayan mantenido estas exoneraciones «prácticamente igual» y señala que el ministro apuntaba en una dirección equivocada al querer estimular la reincorporación reduciendo sus cuotas a la Seguridad Social. «Es un gran error pretender que incentivando a los trabajadores que salgan del ERTE se van a producir más incorporaciones», valora y recalca que esto solo se producirá «cuando las empresas tengan actividad».

Finalmente, la negociación se cerró ayer in extremis con el beneplácito de patronal y sindicatos y el Consejo de Ministros aprobará hoy la prórroga que además de las exoneraciones anteriores también incluirá esos incentivos a la reincorporación.

«Que se bonifique a trabajadores reincorporados puede tener su beneficio en otras partes del país, pero aquí no por el momento, porque no se saca a empleados al no haber actividad», señala Inocencio González, secretario general de CCOO en Canarias, quien destaca que se haya logrado cerrar un acuerdo y no se hayan prorrogado de forma unilateral por el Gobierno central. «Esto genera confianza, lo contrario hubiera sido un fracaso después de cinco negociaciones fructíferas», manifestó.

«El acuerdo es bueno para Canarias», indica Manuel Navarro, secretario general de UGT en el Archipiélago, que achacó el retraso en el cierre de este pacto a «las diferentes sensibilidades que existen entre los miembros del Gobierno de Sánchez». Navarro celebró que se haya optado por continuar en la misma línea que hasta ahora y confió en que a partir de septiembre las Islas tengan «una base sólida» para poder comenzar a reactivar su economía.

Compartir el artículo

stats